• Consultar

    FRENO DE LA BRIDA ARAUCANO.

    Freno de hierro de camas con aplicaciones y cobertura de plata, en parte desprendida. Importante trabajo de forja con sus camas con movimiento -desgoznadas- más rectas en sus brazos (tramo superior) y en forma escalonada y de líneas curvas en las patas, el inferior.
     
    El puente es medianamente alto y muy fuerte, con tres rodillos por lado a modo de coscojas que lo hacen más suave. En el remate superior de los brazos encontramos los orificios para la prendedura de la cabezada y de la barbada, la que se conserva hecha con una cadena. De los mismos brazos y un poco más abajo, dos pequeños orificios permiten sujetar con sendos pernos y ganchos otra barra de hierro que hace las veces de doble puente. El decorado de los brazos en particular se realizó con láminas de plata apenas buriladas con rombos hechos en forma de zigzag.
     
    En las piernas, de bellas líneas curvas, encontramos la típica ornamentación heredada de España: el damasquinado reconocido en el país trasandino como “empepado”, esta vez hecho en plata. Ya en el remate de los brazos, sendos orificios por donde pasa desde cada uno un perno del que se prenden las argollas, aquí resueltas con destorcedor, para colocar las riendas.
     
    En la litografía que ilustra la obra de John W. Maguire "Loncagüé", vemos al jefe "Juan Callvucurá (así escrito en el grabado) Emperador de la Pampa..." montado en su caballo y con un freno de la brida similar al que ahora describimos.
     
    Medidas. Largo del puente: 14 cm. Alto del puente: 5,8 cm. Largo de las camas: 16 cm. Largo de los brazos: 9 cm. Largo de las piernas: 8 cm.
     
    Chile, fines del siglo XVIII o principios del XIX.

    GSMM

  • Consultar

    ESTRIBO SOLITARIO DE PLATA.

    Sobrio estribo -”estipu” en lengua mapuche- de plata, fundido y cincelado, con desgastes de uso. Lamentablemente sólo se conserva uno del par.
     
    Su forma austera ofrece rasgos que lo hacen propio de la platería “pampa”. En los laterales, sendas láminas de plata apoyan sobre el arco de forma transversal, decoradas tan solo por surcos cincelados, y en ambos extremos del arco, cuatro pequeñas estrías paralelas, también cinceladas.
     
    Para Raúl Morris von Bennewitz, ésta sería una versión del estribo de arco trapezoidal, “inspirado en antiguas piezas morisco-hispanas que llegaron a la araucanía con los jinetes de Andalucía”. (“Los Plateros de la Frontera y la Platería Araucana”, Temuco, Edic. Univ. de la Frontera, 1977, pág. 179)
     
    Pisada u hondón oval, liso, fundido. Las dimensiones pequeñas del mismo indican su uso con botas de potro o descalzos, ya que el jinete pampa estribaba con los dedos.
     
    Medidas. Alto: 13 cm. Abertura: 7,8 cm.
     
    Argentina, siglo XIX. 

    GOMM

  • Consultar

    PAR DE ESTRIBOS ARAUCANOS DE MADERA.

    Madera ahuecada y tallada, con pequeñas incisiones en diagonal ubicadas en su borde inferior -motivo típico de la ornamentación araucana-; en lo demás, lisa. Ambos estribos conservan restos de su policromía original. Llevan estriberas de cuero con argollas de bronce decorado.
     
    Por su tipología estamos ante una variante del estribo “de baúl”, de uso en zonas montañosas, siempre tallados en una pieza de madera. Sin embargo sus formas lo distancian de los típicos “trompa de chancho” (y de sus versiones derivadas con zunchos de hierro) corrientes entre huasos y gauchos argentinos de la región andina.
     
    Medidas. Alto: 18 cm. Profundidad: 18,2 cm.
     
    Chile, primera mitad del siglo XX.

    GOMM

  • Consultar

    CABEZADA, BOCADO Y RIENDAS MAPUCHES.

    Rústica cabezada de cuero crudo con herrajes forjados en hierro. Bocado también de hierro con argollas “empepadas”; es decir, decoradas con metal incrustado, herencia de la técnica de ataujía o damasquinado, aquella que España adoptara de la ocupación mora y que trasladaran a América los conquistadores en sus avíos de montar y los artesanos en sus oficios.
     
    Las riendas de cuero trenzado se unen al final en una argolla también damasquinada, en este caso en bronce.
     
    Los jinetes indígenas de las pampas y de la Patagonia en ambas márgenes andinas utilizaron avíos de plata cuando sus recursos y capturas lo permitían; en caso contrario disponían de estos arreos elaborados por sus propios artesanos sogueros.
     
    Medidas. Largo de la cabezada: 50 cm. Largo de las riendas: 155 cm.
     
    Argentina o Chile, fines del siglo XIX o principios del XX.

    GBEM

  • Consultar

    FAJA ARAUCANA O “TRARIHUE”.

    Prenda tradicional del vestuario mapuche -de uso corriente en Argentina entre las tribus "Pampas"-, la faja o trarihue se confeccionaba en un telar horizontal de palillos o tablillas, el que se armaba clavando estacas sobre el suelo y tejiendo de modo paralelo a éste, con lana de oveja hilada a huso, y en este caso teñida con colorantes naturales.
     
    Como su nombre lo indica -trarihue, faja de mujer-, sólo ellas la utilizaban en las distintas etnias de los pueblos pámpidos. Pero desconociendo sus códigos simbólicos en la cultura que la diera origen y sentido, el gaucho la adoptó en su vestuario tradicional.
     
    En el espacio central de la faja aparece una representación continua de lukutuel (personaje asexuado, en alusión a los participantes de la gran rogativa nguillatun) enmarcado en ambos bordes por un tejido de peinecillos. La imagen de lukutuel en actitud de rogativa -aseguran los antropólogos-, fue obtenida por un desdoblamiento de la figura humana en una abstracción étnica de singular carácter. Por encima de su representación -seguimos el estudio de Pedro Mege R.-, en la faja se ha desmembrado la figura del rewe -el laberinto escalonado de la machi- en cuyo centro se ubica una cruz-lonko. En la cosmovisión mapuche, el lonko es la autoridad -el más importante entre las cabezas de linaje-, y el rewe es emblema y símbolo de la gran rogativa, y también representa la organización sociopolítica más estratégica dentro del sistema político militar mapuche. (Boletín del Museo Chileno de Arte Precolombino, N° 3, 1989, pp. 81 - 114)
     
    El campo protagónico de esta faja trarihue se tejió en natural y rojo; mientras que el peinecillo perimetral lleva rojo, natural, azul y verde. La prenda concluye en flecos trenzados en forma de cintas.
     
    Chile o Argentina, principios del siglo XX.
     
    Medidas. Largo: 255 cm. Flecos: 30 cm. Ancho: 7,5 cm.

    IBM

  • Consultar

    FAJA ARAUCANA O “TRARIHUE”.

    Faja tejida en lana de oveja hilada a huso y teñida con colorantes naturales y anilinas. Para su realización se han utilizado las técnicas de laboreo en doble faz con el corrido de urdimbre complementaria que permite crear una representación de lukutuel (hombre o mujer arrodillado en acto de nguillipun o kamarucun- rogativa). Cada figura de lukutuel y por encima de éste, del rewe con una cruz en su interior, se encuentran contenidas por una serie simétrica de líneas paralelas continuas y discontinuas.
     
    Sus colores natural y bordó definen los dibujos en su tramo central. En los bordes, distintos peinecillos formados con el rojo y el natural, y en un tramo intermedio, con lanas teñidas con anilina en fucsia, azul, verde, naranja y rojo. La pieza remata en sus extremos con flecos trenzados y aunados en dos grupos.
     
    Argentina o Chile, principios del siglo XX.
     
    Medidas. Largo: 170 cm. Flecos: 19 cm. Ancho: 9 cm. 

    IHM

Volver a arriba