VOLVER

OBRA GRÁFICA

Buenos Aires (Ciudad y campaña)

Vista de la Ciudad de Buenos-Ayres. Madrid.

Aguafuerte estampada de la plancha original, iluminada. Medidas: 32,8 x 23,4 cm. Obra en gran estado, con sus amplios márgenes, enmarcada.


Grabado en cobre que realizó Fernando Brambila a fines del siglo XVIII a partir de los dibujos levantados por la expedición Malaspina en su visita a Buenos Aires. Aquel croquis le sirvió a Brambila para trazar su aguada hacia 1794, la que llevaba por título “Vista de Buenos Ayres desde el Camino de las carretas” (el original se conservaba en la colección de Bonifacio del Carril), y que finalmente sería la imagen que se trasladó buril mediante a la plancha de cobre, con el agregado de un imponente ombú en el margen derecho de la vista.


Se trata sin duda de una de las primeras estampas iconográficas de la ciudad de Buenos Aires, extremadamente rara. Para el coleccionista y estudioso argentino Alejo B. González Garaño, el grabado fue impreso por el Departamento Hidrográfico de Madrid entre los años 1795 y 1798. Para algunos estudiosos, de aquella tirada se conservarían menos de diez ejemplares; catalogado uno de ellos en el libro de la Colección de Guillermo H. Moores (“Estampas y Vistas de la Ciudad de Buenos Aires”, lámina 10, pp. 22). Lo cierto es que bien entrado el siglo XIX y utilizando la plancha original, el propio Departamento Hidrográfico madrileño la estampó nuevamente en una versión desde hace años casi tan esquiva como la primera.


Siendo las láminas de ambas épocas siempre tan escasas, la vista en sí se difundió con mucho más estímulo por la tarea de otro autor; el sabio D. Félix de Azara, que la incluyó en su álbum “Voyages dans L´Amérique Méridionale” editado en París, en 1809.


Lamentablemente, el grabado que se ejecutó para el álbum de Azara, un trabajo parisino, invirtió la imagen original, quedando con la perspectiva cambiada, como si la vista hubiera sido tomada desde el Norte en lugar del Sur, en un yerro que se multiplicó en un importante número de versiones, pues la litografía de Azara fue replicada por numerosos viajeros en sus crónicas impresas, convirtiéndose en una imagen icónica de la ciudad.


Para ser bien precisos, hay que advertir que una vez concluida la expedición de Malaspina, el destino le jugó una mala pasada. A propósito de aquellas horas sostuvo el estudioso Aníbal Aguirre Saravia que “Concluida la expedición, Malaspina fue recibido calurosamente por la Reina, aunque las intrigas de la Corte, provocadas por el celoso Godoy, le oscurecieron el horizonte; fue preso y luego desterrado. En tal escenario, los estudios realizados en aquel viaje quedaron inéditos en España y recién en 1885 fueron publicados parcialmente.” Digamos que apenas unas pocas imágenes fueron estampadas en su época, entre ellas la Vista de Buenos Aires.



S.O.XIX - ESM


AUTOR/A BRAMBILA, FERNANDO

¿Le interesa vender algunas obras?

Envíenos un correo electrónico indicando brevemente
qué obras piensa poner en venta, y le responderemos. Haga click aquí­

Suscríbase a nuestro newsletter para estar actualizado.

Ver nuestros Boletines Virtuales