VOLVER

MUEBLES

Sillones fraileros. Argentina, siglo XIX.

Tallados en madera, de respaldo recto y apoyabrazos, con el original cuero de vaqueta del asiento -los dos, con deterioros a restaurar- y respaldos labrados, y una importante clavazón dorada. Si bien ambos poseen rasgos comunes, presentan pequeñas diferencias entre sí. Medidas, muy próximas entre ellos. Alto: 100 cm. Ancho: 61,5 cm. Profundidad: 59 cm.


Elaborados en nuestro país desde Córdoba hacia el norte y el oeste, las faenas de carpinteros y artesanos del cuero se plasmaron en sillas, sillones y baúles; en este ejemplo, con una composición simétrica y sin policromar en la que el motivo central del respaldo -representación simbólica de León y Castilla- queda envuelto en guardas y ramazones, flores y follajes curvilíneos, además de dos animales mitológicos de inspiración barroca, motivos que con variantes, se expresan también sobre los asientos, donde observamos cuatro aves distribuidas en torno a una flor central.


Denominados sillones fraileros o conventuales, los encontramos desde el siglo XVII en adelante, simplificando sus líneas a medida que el tiempo transcurre. En el período virreinal, más allá de algunos pocos artesanos calificados que cruzaron el Atlántico, los oficios se extendieron desde las manos de algunos frailes de la Orden de San Francisco y otros misioneros de la Compañía de Jesús; nativos y mestizos aprendieron técnicas y estilos que aplicaron en sus producciones de uso religioso y civil.



S.O.H-XII-GGLM


¿Le interesa vender algunas obras?

Envíenos un correo electrónico indicando brevemente
qué obras piensa poner en venta, y le responderemos. Haga click aquí­

Suscríbase a nuestro newsletter para estar actualizado.

Ver nuestros Boletines Virtuales