VOLVER

SUBASTA ONLINE

SUBASTA ONLINE HILARIO XXI - Inicio de exhibición 13 de Septiembre - remate 19 de Septiembre

Finaliza en

¿OBRA DE AMAND HENRY GAVIER?

Retrato de niña muerta. Buenos Aires. Década de 1830.


Definir técnica y soporte. Medidas: 7,5 x 11,4 cm. La obra se entrega con un su enmarcado moderno.


En el arte de la primera mitad del siglo XIX, las miniaturas cumplen, principalmente hasta la expansión de la fotografía, la función de la conservación intimista de los rasgos de las personas. Nunca más importante este aspecto que cuando se trata del retrato post mortem de un pequeño hijo. Esta miniatura representa la imagen burguesa de la muerte infantil, distante de la costumbre popular del velorio del angelito. El pequeño cuerpo se encuentra acostado a lo largo del sofá que ocupa todo el espacio de la placa de marfil. La cabeza recostada sobre la almohada como si estuviera durmiendo. El blanco del vestido de algodón con encajes –la forma de vestir a los niños pequeños no diferenciaba entre los sexos- contrasta con el tapizado azul grisáceo. El bebé muerto presenta un rostro de cutis muy claro, los ojos cerrados con largas pestañas, el pelo corto de matiz rubio rojizo, zapatillitas amarillas con moño celeste, mientras que las piernas se representan rígidas, los brazos y manos están colocados delicadamente, uno al costado hacia el espectador y el otro no visible, salvo la mano sobre el cuerpo que lleva un anillo; también luce las vueltas de un collar. Así, la sublimación de la muerte como sueño eterno, en su inocencia inalterable, se encuentra bien lograda. El punto de vista alto potencia nuestro lugar de espectador ante el cadáver.


La factura señala el tratamiento de un miniaturista de oficio, probablemente un europeo activo a comienzos de los años cuarenta por el estilo del mobiliario, aunque este presenta particularidades como el tachonado visible y el color del tapizado que lo distancia de la precisión estilística, aunque próximo a los muebles Luis Felipe. Si bien no podemos dar una certeza sobre la autoría, es factible pensar en la obra de Amand Henri Gavier Vanneste (1811-1844) [1], aunque el escaso corpus conocido no permite sostener la atribución con certeza, pero vale señalar que se conocen dos miniaturas de niños de su autoría. La atribución es más compleja por tratarse de una composición poco habitual en las miniaturas locales, generalmente retratos ovales, tanto por la presencia del mobiliario como por tratarse de un cuerpo entero acostado. En este sentido, recuerda la obra del tucumano Ignacio Baz, afecto a retratar a la figura con el attrezzo de su ambiente. Si el sofá se encuentra levemente rebatido con cierta dureza para facilitar la visión desde lo alto, contrasta con la excelente factura formal de la figura. Estas cuestiones no permiten asociarlo, sin margen de duda, a una autoría precisa. En un tiempo de apogeo de la miniatura donde junto a artistas de calidad como los franceses Antoinette Brunet de Annat y Jean-Philippe Goulu se desarrollaba la práctica de aficionados. Sin datos externos a la propia obra, optamos entonces por mantener la autoría desconocida, pero subrayando la calidad y singularidad de la pieza. 



Nota: 

1.  Gavier, nacido en Courtrai, había llegado a Buenos Aires en 1834, y estuvo activo en Córdoba donde abrió botica –había sido boticario del Hospital Mayor de su ciudad natal- y comercio mular. Fue asesinado en un robo cuando se encontraba comerciando en las proximidades de Nogoyá en 1845. Véase Susana Fabrici. El retrato miniatura en la Argentina. Buenos Aires: Fondo Nacional de las Artes, 2014, p. 75-77.


AUTOR/A AUTOR NO IDENTIFICADO
LOTE 2
PRECIO BASE U$S 800

¿Le interesa vender algunas obras?

Envíenos un correo electrónico indicando brevemente
qué obras piensa poner en venta, y le responderemos. Haga click aquí­

Suscríbase a nuestro newsletter para estar actualizado.

Ver nuestros Boletines Virtuales