VOLVER

SUBASTA ONLINE

SUBASTA ONLINE HILARIO VI

Buenos Aires. Plaza de Mayo. Circa 1905.

Gelatina de plata virada al sepia. Ejemplar suelto. Medidas: 18 x 24 centímetros. Fotografía con referencia autoral escrita en letra mayúscula sobre el negativo de vidrio, abajo a la izquierda: "AC / Buenos-Aires / Plaza de Mayo". Obra en buen estado. Se exhibe enmarcada.


A mediados de 1843 y, con cuatro años de retraso con relación a la cuna europea, finalmente la revolucionaria fotografía desembarcó en la ciudad de Buenos Aires; aquellos primeros daguerrotipistas y sus continuadores los flamantes fotógrafos por el proceso negativo-positivo, se establecieron en su gran mayoría alrededor de la actual Plaza de Mayo.


Estos profesionales explotaron el segmento más rentable del negocio, o sea la retratística social pero, algunos pocos audaces, decidieron salir de sus confortables estudios y registrar a través de sus cámaras, trípodes y complejos laboratorios para exteriores aquella pujante ciudad a través de las novedosas vistas urbanas.


Obviamente su primer objetivo fue documentar las muy cercanas e históricas plazas 25 de Mayo y Victoria, por entonces divididas por la Recova Vieja. Hoy podemos destacar los nombres de algunos de aquellos pioneros del daguerrotipo y las placas húmedas, como por ejemplo Carlos D.Fredricks y Cía., Edmund Lebeaud, Rafael Castro y Ordóñez, Adolfo Alexander, Esteban Gonnet, Benito Panunzi, Christiano Junior, Carlos Feltscher, Samuel Boote, James Niven, Alejandro S. Witcomb, Emilio Halitzky, Samuel Rimathé o la mítica Sociedad Fotográfica Argentina de Aficionados (SFAA)


La metodología de muchos de ellos fue la realización de tomas de tipo panorámico, estrategia para abarcar aquel céntrico espacio y sus edificios públicos y privados más emblemáticos. Para este fin siempre buscaron un punto de cámara alto como en este caso sería la Casa de Gobierno.


A los profesionales antes mencionados debemos sumarle ahora un nueva firma fotográfica, de la cual solo conocemos por ahora su monograma "AC", quien hacia los primeros años del siglo XX realizó un valioso relevamiento del casco céntrico de la ciudad de Buenos Aires -otras dos gelatinas porteñas de este autor se conservan en una colección particular consultada- con destino por supuesto a la venta de vecinos interesados y viajeros.


La vista inédita que hoy ofrecemos es un panorama casi total de la nueva Plaza de Mayo -unificada tras la demolición de la Recova Vieja en agosto de 1883- que, desde cierta altura, nos muestra de izquierda a derecha la calle Victoria con Defensa y sobre el edificio de esa esquina apreciamos -probablemente-  la última casilla aérea de pose para retratos de Buenos Aires, en este caso de la Fotografía "La Victoria" (Defensa 113) dato que agradecemos al investigador Roberto Ferrari.


Siguiendo nuestro paseo observamos la Pirámide de Mayo en su ubicación original -sería trasladada recién en 1912  y atrás de aquel monumento patrio, el mutilado edificio del Cabildo sin su torre y con los tres arcos de la derecha demolidos debido a la apertura de la nueva Avenida de Mayo (1894) y finalmente la cúpula del Diario "La Prensa" (1898).


Se aprecia además la cuidada parquización de aquella Plaza de Mayo con sus anchas veredas, cuidados canteros, alta arboleda y fuentes de agua; mirando con mayor detenimiento rescatamos exhibidores de publicidad y, entre los pocos transeúntes, el paso de un sacerdote de sombrero y negra sotana muy cercano a un barrendero de blanco con su carrito de escobas… ¡La Fe y el Trabajo!


Por Abel Alexander

Presidente de la Sociedad Iberoamericana de Historia de la Fotografía


AUTOR/A AC o CA (¿?)
ITEM 65
PRECIO U$S 570

¿Le interesa vender algunas obras?

Envíenos un correo electrónico indicando brevemente
qué obras piensa poner en venta, y le responderemos. Haga click aquí­

Suscríbase a nuestro newsletter para estar actualizado.