• SUBASTA ONLINE
    -Cierre 25 de mayo de 2020-
     

    Lotes disponibles




     
    Consultar

    MARINO DE LOS SIETE MARES

    121. Coronel José María Pinedo.

    Circa 1885.
     
    Portrait Cabinet. Albúmina – 16,5 x 11 cm- montada sobre un grueso soporte secundario de cartulina gris, sin publicidad autoral. Al dorso del mismo en letra manuscrita y tinta negra se ubica la referencia: "Coronel Armada Don José M. Pinedo". Ejemplar en buen estado con sello seco de anterior propietario.
     
    Estamos frente al único retrato conocido sobre este longevo marino argentino -aquí en una reproducción de época-, de amplia trayectoria militar y múltiples aventuras a bordo de naves de guerra. El Coronel posa sentado en el vidriado atelier aéreo de un fotógrafo profesional, luce uniforme de gala con grandes charreteras y aferra la espada mientras su bicornio descansa en la otra mano: se encuentra inmovilizado por el infaltable sujetador de nuca. La iluminación solar ingresa por la izquierda y moldea aquel cansado rostro, testigo de mil combates navales. 
     
    Nuestra iconografía fotográfica militar rescata numerosos ejemplos sobre los últimos Guerreros de la Independencia que posaron frente al fenómeno de las nuevas cámaras y en el ocaso de sus vidas. En realidad somos reacios a retratarnos en nuestra ancianidad por motivos obvios pero, estos célebres hombres de armas, debieron seguramente ceder frente a ruegos familiares y aún de autoridades nacionales. El mejor ejemplo del caso es el único retrato de José de San Martín plasmado en un daguerrotipo del año 1848 y a pedido de su hija Mercedes.
     
    Si tuviéramos que referirnos a la expresión mitológica "marino de los siete mares"  - mencionada ya en el siglo XXIII a. C. - para aplicarla a un viejo lobo de mar, éste sería sin duda el célebre Coronel José María Pinedo (Buenos Aires: 1795 - 1885), hijo del Coronel del ejército español Agustín José de Pinedo. J. M. Pinedo puso su espada al servicio del gobierno patrio a partir del 1° de abril de 1816, cuando ingresó como oficial aventurero a bordo de la corbeta "Vigilancia" bajo el mando del Comandante Jorge Ross y con la misión de incursionar en calidad de corsarios, en especial contra los navíos españoles.
     
    A partir de allí se vio involucrado en todos los conflictos navales de este naciente país sudamericano; participó de la Guerra de Independencia, luego en las luchas civiles y se lo vio combatir en la Guerra del Brasil bajo las ordenes del Almirante Guillermo Brown. En su foja de servicios se destaca su controvertida participación en la ocupación inglesa de las Islas Malvinas comandando la goleta "Sarandí". Enviado por el gobierno de Buenos Aires, se encontraba en Malvinas cuando arribó la corbeta "Clío" comandada por el capitán Onslow y le comunicó la decisión inglesa de apoderarse de nuestras islas, y luego de protestar se alejó sin presentar batalla. En Buenos Aires debió enfrentar un consejo de guerra y afrontando una censura, continuó su carrera militar. En tiempos del bloqueo anglo-francés combatió junto al almirante Brown.
     
    Por Abel Alexander
    Presidente 
    Sociedad Iberoamericana de Historia de la Fotografía

     
    Precio: POR CONSULTA
     

  • Consultar

    HUERGO, JUAN CARLOS

    120.

    Uniformes argentinos. Mediados del siglo XX.

    Acuarela sobre papel. Medidas: 15 x 19 cm, y 16 x 12 cm. Ejemplares en muy buen estado de conservación, enmarcados.
     
    El pincel de Huego nos entrega dos estudios de soldados argentinos; en la primera hoja le agrega su identificación de pertenencia: “Batallón del Restaurador 1835” y “3 Infantería de Rosas 1831”. El restante, inconcluso, sin indicaciones.
     
    Juan Carlos Huergo (París, 1889 – Buenos Aires, 1962), pintor, dibujante, litógrafo e ilustrador argentino, llegó a Buenos Aires con apenas un año, y en 1911 optó por la ciudadanía argentina. Trabajó como dibujante en “La Nación”, participó en el Salón Nacional desde 1911, ganó premios, medallas y menciones en variados concursos. Realizó exposiciones individuales en Buenos Aires y en Estados Unidos. Se lo identifica como uno de los pintores costumbristas más reconocidos en el ámbito nacional, divulgando a través de su obra escenas y costumbres del gaucho argentino. Aquí lo presentamos representando al gaucho soldado.
     
    Precio: POR CONSULTA
     

  • Consultar

    MUY RARAS POSTALES FOTOGRÁFICAS DE TANDIL

    119. Tandil.

    1900 / 1920.
     
    Conjunto de 20 postales seleccionadas por su rareza en cuanto a la iconografía de esta ciudad, ya que no incluyen sus lugares comunes -poco menos que excluyentes en la temática de sus postales conocidas-, como la Piedra Movediza, el Calvario, el cerro El Centinela o el Portal del Parque.  Ex colección Loeb.
     
    La colección reúne obras de las empresas tandilenses:  "Foto Rembrandt" , Casa Editora "La Minerva", Librería de Manuel Carné, Editorial "Casa Grothe" o del conocido estudio "M. Ros", ubicado en la calle Riobamba N° 577 de aquella ciudad, y también de la firma porteña "J. Peuser". Destacan ocho postales de impresión fotográfica o real foto en blanco y negro, vistas aéreas obtenidas por aviadores pioneros, postales viradas a distintos tonos e imágenes color gracias al proceso técnico cromolitográfico; entre ellas la vista del Hospital Ramón Santamarina, donado por su familia poco después de la muerte de este destacado vecino de Tandil. Trasciende por su singular exotismo el registro casi paleolítico de la "Puerta del Diablo", con algunos viajeros encaramados sobre aquellas monumentales piedras y al pie, uno de ellos empuñando un arma larga cual custodio de aquella entrada a otro mundo...  
     
    Podemos afirmar que la postal fotográfica o "postcard" significó un tajante capítulo en la historia mundial de la fotografía; aquellas pequeñas cartulinas se iniciaron hacia la segunda mitad del siglo XIX, gracias a la revolucionaria idea del funcionario postal del reino de Prusia Dr. Heinrich von Stephan quien ideo una carta mínima, sin sobre y con tarifa reducida. La guerra franco-prusiana (1870-1871) mostró su gran practicidad y muy pronto fueron adoptadas por todos los correos del mundo. 
     
    En Argentina la postal ilustrada con imágenes fotográficos se inició hacia fines de la década de 1890 y su mayor auge se registró aproximadamente hasta la Primera Guerra Mundial. Grandes empresas editoras como Jacobo Peuser, Guillermo Kraft, Roberto Rosauer se lanzaron a la impresión fotomecánica de esta novedad, editando atractivas cartulinas con vistas urbanas y rurales, paisajes, celebraciones y mil motivos más. Imprentas más pequeñas y multitud de estudios fotográficos de todo el país ingresaron muy pronto al negocio, editando en forma artesanal (por el proceso negativo-positivo) postales fotográficas - marcas como Kodak, Agfa, Kolux, etc. - en papeles sensibles a la gelatina de plata.
     
    Actualmente estas nostálgicas joyas del ayer se valorizan en forma creciente a medida que museos históricos, archivos y coleccionistas privados se disputan las mejores imágenes. Ahora y a más de un siglo de distancia, este valioso conjunto de 20 obras que hoy presentamos sobre la ciudad de Tandil, nos muestra un rico panorama sobre sus bellezas naturales y riqueza arquitectónica de este tradicional destino turístico. 
     
    Por Abel Alexander
    Presidente
    Sociedad Iberoamericana de Historia de la Fotografía

     
    Precio: POR CONSULTA
     

  • Consultar

    CRÓNICA DE VIAJES. PATAGONIA EN UN CLÁSICO IMPERDIBLE

    117. DIXIE, FLORENCE

    Across Patagonia. With Illustrations from Sketches by Julius Beerbohm engraved by whimper and Pearson. London: Richard Bentley and Son. 1880.
                                                  
    In 4° (21,3 x 13 m), XIII pp., (incluye Portada, v. en bl.), 251 pp., 12 Grabados. Encuadernación posterior con lomo de cuero, nervios y tejuelo con títulos dorados. Buen ejemplar, con algunas pocas motas de oxidación. Santos Gómez, n.1052. Palau, n. 74686. No en Matijevic. Primera edición.
     
    La presente crónica de viajes en nuestra Patagonia es una de las más hermosas hasta hoy editadas. Su autora, la escocesa Lady Florence Dixie, realizó su periplo desde Tierra del Fuego acompañada por su esposo, dos hermanos y un amigo. Su historia rica en aventuras no la alejó de los círculos periodísticos y científicos; al contrario, se conoce su correspondencia con Charles Darwin en la que especialmente se detuvo en el comportamiento del tucutuco, descripto por el inglés en su obra "Viaje del naturalista alrededor del mundo". Dixie corrige los dichos de Darwin en aquel texto, y le relata sus experiencias personales. Además de recorrer la Patagonia, ella avanzó hacia los ríos de la Plata, Uruguay y Paraná, aunque ese segundo tramo de sus aventuras no aparece en estas páginas.
     
    Las crónicas de Lady Florence por las tierras australes acercan narraciones increíbles; luego de navegar hacia el Sur del planeta, desembarcó en Punta Arenas e inició su periplo por tierra, el que describe con minuciosidad hasta en los detalles de su paso por las tolderías tehuelches, en la Patagonia septentrional. 
     
    Precio: CONSULTAR
     

  • Consultar

    LA FANTASÍA DEL NIÑO JINETE

    111. Montura de cuero con estribos y estriberas.

    Argentina, primera mitad del siglo XX.

    Montura para niños tipo mexicana “sin pico”; con su arzón delantero finamente repujado a mano, al igual que su asiento con peineta y sus faldas de ángulos rectos. Las estriberas con “guarda piernas” y estribos tipo “capachos” en suela, también repujados. Medidas de la silla de montar. Largo: 36,5 cm. Alto: 18,5 cm.

    Casimiro Gómez, la famosa talabartería porteña fundada en 1868 ofrecía en sus catálogos de los años ´20 y ´30 del siglo XX, monturas “mejicanas sin pico” para niños. De igual modo publicitaba sus modelos para niños la “Gran Talabartería de los Estancieros”, Casa Arias, indicando en sus catálogos: “muy vistosa, muy cómoda y segura”. La que aquí presentamos va en franca sintonía con las fabricadas por estas firmas, aunque no posee marcas de autoría.

    Precio: POR CONSULTA

  • Consultar

    RETRATO ECUESTRE

    110. ENRIQUE CASTRO

    Buenos Aires. 2020.

    Óleo sobre papel de 360 gramos, italiano, marca Fabriano. Obra firmada. Medidas: 28 x 27 cm. Con su paspartú preparado por el artista en un glaseado de óleo, medidas: 44 x 43 cm.
     
    La hermosa cabeza del criollo colorado "pampa" se muestra con un juego de pasadores; vemos la cabezada y el bozal en cuero crudo y ornamentado con frentera y hociquera de tientos tejidos. Lleva un freno con copas de plata y pontezuela del mismo metal. Las riendas, también de pasadores, haciendo juego. Se advierte la manea y muestra armado el maneador de cuero con un botón de plata.
     
    Un maestro de la pintura de caballos, Enrique Castro -nacido en 1939-,  ha dedicado gran parte de su obra a la representación ecuestre de la Argentina. Su experiencia de quince años de vida en un campo bonaerense criando caballos de polo y los secretos del oficio adquiridos bajo la guía de su maestro Miguel Caride, se reflejan en cada una de sus creaciones. Castro vendió obras en prestigiosas galerías de Londres -como Tryon- y Nueva York -en la Wally Findley Gallery de Manhattan- y expuso en Estados Unidos. Sus creaciones han merecido la tapa de prestigiosas revistas y otras publicaciones del mundo del caballo y numerosas colecciones poseen obras de su autoría. Su óleo "Retrato de paisano" fue subastado días pasados con muy buen resultado.
     
    Precio: POR CONSULTA
     

  • Consultar

    Charreteras de oficial.

    109.

    Ejército argentino. Circa 1890.

    Bordadas, preservadas en excelente estado de conservación. Las acompaña un estuche que no es el suyo -antiguo, en muy buen estado también-, con su interior en seda estampada con el escudo nacional y el nombre de la Sastrería Militar, creada formalmente en 1897, en la presidencia del Dr. José Evaristo Uriburu.
     
    El modelo es anterior al indicado en el Reglamento de uniformes publicado en 1904. (1) Por sus dos estrellas, indica corresponder al grado de Teniente Coronel. Tiene la particularidad que rodeando el escudo nacional presenta de un lado laureles, y hojas de roble en el otro. Por sus características indicamos que se trata de un modelo transición entre 1880 y 1890. No posee marcas de fabricante, ni de la casa importadora.
     
    Notas:
    1. Reglamento de Uniformes del Ejército. República Argentina. 1904. Imprenta, Litografía, etc. Arsenal Principal de Guerra.
     
    Agradecemos la información brindada por el doctor Sergio Lancha Ruiz, especializado en el estudio de nuestros uniformes militares.

     
    Precio: POR CONSULTA
     

  • Ofertar

    EXCEPCIONAL TESTIMONIO DE NUESTRA HISTORIA

    106. Espada virreinal de caballería.

    España, fines del siglo XVIII o principios del XIX.

    Con pequeñas variantes sobre la espada de Caballería utilizada en tiempos de Fernando VI y conocida como "boca de caballo" (1), el ejemplar que presentamos también lleva su guarnición hecha en hierro con dos conchas como protección ante los golpes del enemigo. La empuñadura tallada en madera -carece del torzal de cobre-, con pomo de hierro y guardamano sencillo, cuenta con dos gavilanes en cruz cuyas vueltas se orientan en sentido opuesto; a modo de S. Medidas. Largo de hoja: 84,5 cm. Largo total: 103 cm. 
     
    La hoja, recta y de sección hexagonal -de tres mesas por lado-, con doble filo, muestra huellas de un intenso uso en combate. Hacia el recazo presenta un punzón con la letra "R" (en alusión a Rex) y una línea sobre ella, restos de su corona original desgastada por el uso. También próximo a la cazoleta se advierten las huellas de un punzón, hoy ilegible. Carece de la vaina, originalmente de cuero.
     
    Estas variantes se usaron en las fuerzas asentadas en la Península, las que enfrentaron al ejército de Napoleón Bonaparte, y en las tierras del Río de la Plata, combatiendo contra los invasores ingleses. Más tarde, y empuñadas por ambos bandos protagonizaron los combates entre los regimientos de caballería de patriotas y realistas en plena Guerra de la Independencia.
     
    Notas:
    1. Una Real Orden firmada el 12 de julio de 1728 aprobó el uso en el arma de caballería del modelo llamado "Boca de caballo".

     
    Precio: POR CONSULTA

  • Consultar

    FORJA HISPANOAMERICANA EN LA EQUITACIÓN CRIOLLA

    104. Antiguo freno de hierro.

    Sudamérica. Siglos XVIII / XIX.

    Hierro fundido, forjado y cincelado, con atractivas huellas de uso, conservándose en muy buen estado. Medidas. Abertura: 11 cm. Largo de las piernas: 16,3 cm.
     
    Sus camas o piernas, largas y de caprichosas líneas en forma de S al centro de las mismas, llevan un eje -donde se ajusta el puente- que las hace rebatibles. Conserva las argollas en las que se fijan las riendas, ya con desgastes y breves deformaciones provocadas por su manejo en un largo tiempo.
     
    El puente, robusto y de sección redonda, presenta un pronunciado arco al centro, en una versión de los llamados frenos tipo "candado". En sus extremos se forjó el rulo por donde pasa el eje de las piernas. El largo de estas y la profundidad del puente hacían que al menor movimiento de muñeca del jinete, multiplicado por el sistema de palancas, el caballo recibiera la orden con total elocuencia.
     
    Posee una muy ornamentada barbada formada por eslabones fundidos en hierro, cada uno con un diseño distinto. 
     
    Precio: POR CONSULTA
     

  • Consultar

    ARTE RURAL

    103. Vaso de guampa.

    Uruguay. 1904.

    Jarro de asta vacuna con decoración tallada. Próximo a su boca lleva una ranura calada y un pequeño clavo forjado, seguramente para sujetar un tiento y utilizarlo montado -recogiendo agua-. o también para fijarlo a la montura. Largo: 18,7 cm.
     
    Los trabajos realizados con la cornamenta del vacuno siempre se han vinculado a la vida cotidiana del gaucho, que elaboró con este material vasos, mates, jarros o chambao y chifles. Lisos y funcionales, u ornamentados con tallas y hasta calzados en plata, nuestro hombre de campo acudió a estos utensilios para almacenar líquidos y beberlo.
     
    En esta ornamentación el estandarte -al parecer sujetado a una lanza con moharra de lanza de medialuna y en cruz- junto con otra lanza con medialuna y el sable, aluden a un jinete reclutado. Lleva iniciales -al parecer, "G. J. P."-, una margarita y una fecha: 26 SB 904". Quizás realizado por él mismo propietario, dos días después de la rendición de los revolucionarios que al mando de Francisco Saravia enfrentaron al Partido Colorado en el poder, con su líder José Batlle y Ordóñez electo presidente de la República.
     
    Aquella fue la última guerra civil librada en territorio uruguayo entre blancos y colorados; los primeros herederos políticos del general Manuel Oribe, y los colorados, de su rival, el también general Fructuoso Rivera. En los combates de 1904, el 1° de septiembre Saravia -el caudillo blanco-, de extracción rural, cayó herido en la batalla de Masoller y nueve días después, murió para desconcierto de sus fuerzas. Al fin, el 24 de septiembre se firmó la Paz de Aceguá, una rendición con amnistía para los sublevados.
     
    Agradecemos la información brindada por el historiador uruguayo Alberto del Pino Menck.
     
    Precio: POR CONSULTA
     

  • Consultar

    POBLADORES FUEGUINOS, REALIDAD Y FANTASÍA

    101. GRASSET DE SAINT-SAUVEUR, JACQUES / J. LAROQUE SCULP.

    Habitans de la Terre de Feu. Paris. 1792 - 1796.
     
    En 4° menor (23,8 x 17,7 cm), 2 pág. de texto, más 3 grabados coloreados a mano. Ejemplar en buen estado.
     
    Separata de la obra "Encyclopédie des voyages (...)", presenta los tres grabados que ilustraron a los Habitantes de Tierra del Fuego: Sauvage de la Terre de Feu, Sauvagesse de la Terre de Feu y Petre Medecin de la Terre de Feu. Las dos primeras, con los nativos en su hábitat... Él con arco, flecha y en la espalda un carcaj; lleva una manta que apenas cubre su espalda y un pequeña tela que tapa las partes púdicas; en la cabeza una redecilla y vincha, y en los pies botas de cuero sostenidas por una liga. Detrás una vivienda. Ella, responsable de preparar los alimentos, con una manta también -deja al descubierto sus pechos y piernas- y una falda corta, lleva en su mano derecha un pescado y en la izquierda, una cesta tejida con más frutos de la pesca. También calza botas, y en las muñecas y cuello, abalorios decorativos. La tercera imagen es la de un chaman o curandero con tocado y ornamentos en sus piernas hechos con vegetales. En su mano una larga pértiga al parecer con un filo de acero cortante en su extremo.
     
    Jacques Grasset de Saint-Sauveur (1757 - 1810) francés nacido en Montreal, publicó su maravillosa "Encyclopedie Des Voyages, Contenant l'Abrege Historique Des Moeurs, Usages, Habitudes Domestiques, Religio, Fetes, Supplies, Funerailles, Sciences, Arts, Commerce De Tous Les Peuples" en cinco volúmenes, con numerosas secciones formadas por un breve texto y las ilustraciones grabadas por Labrousse y J. Laroque, todas acuareladas. Para algunos estudiosos, Grasset fue el mejor de los enciclpedistas de vestuario de finales del siglo XVIII.
     
    Hábil empresario, Grasset editó su monumental obra pensada para un amplio público; la diseñó como un atractivo adorno para los gabinetes de curiosidades y las salas de estar más hermosas. Buscó su público entre los comerciantes -quienes deben conocer los productos y las telas de cada país-, los clientes ricos -quienes leían poco por miedo a dañar los grabados-, coleccionistas, y también otros públicos como jóvenes y actores, presentando la obra en fascículos ofreciendo los más variados vestuarios para el arte dramático.
     
    Precio: POR CONSULTA
     

  • Consultar

    UN TEMPORAL DESTRUYÓ SU VIVIENDA Y SOLICITA UNA DE LOS “SALVAGES UNITARIOS”

    98. PANCRAZI, JUAN

    Buenos Ayres. Octubre 18 de 1843.

    En 4° (31,3 x 21,2 cm), 1 p., v en bl. Buen ejemplar manuscrito -con una pérdida marginal de dos letras-, con el sello en tinta punzó que indica el año y la obligatoria leyenda federal. 
     
    La nota fue escrita por un damnificado del “horroroso temporal” que por esos días afectó Buenos Aires. El valor histórico de este documento se incentiva por el tenor de su demanda: le escribe al Juez de Paz de la Parroquia del Socorro “como encargado de las fincas” de su jurisdicción para que se digne facilitarle alguna de las que “pertenecieron a Salvages (sic) Unitarios”.
     
    En pleno gobierno federal este documento pone de manifiesto las tensiones que se vivían con los unitarios -"salvajes" y también, "asquerosos inmundos"-, exiliados, encarcelados y despojados de sus bienes.
     
    Precio: POR CONSULTA
     

  • Consultar

    BLASÓN NACIONAL BORDADO

    92. Escudo.

    Argentina. Último cuarto del siglo XIX o principios del XX.

    Bordado en hilo de seda celeste sobre una amplia base de tela blanca tejida también en seda. Medidas: 29 x 25 cm. El emblema se encuentra en su marco original, con pérdidas parciales de la cubierta exterior de sus varillas, pero en buen estado. Detrás, se advierten los pliegues de la tela que se extiende más allá del propio marco, fijados en época.
     
    El escudo nacional, creado por la Asamblea del año XIII, sufrió numerosos y caprichosos cambios que, si bien no alteraron su carácter, modificaron de forma peregrina sus formas originales.
     
    Aquí, el escudo en sí, dividido en dos campos; blanco el inferior y con listas horizontales celestes el superior, con los brazos desnudos y las manos entrelazadas que sostienen la pica y el gorro frigio. Lo envuelven dos guirnaldas de laurel atadas con cintas en la base. Lleva en su cúspide el sol con rostro y haces de luz o rayos distribuidos en un ritmo difundido en tiempos virreinales.
     
    Fuera de las guirnaldas, cuatro banderas por lado y los dos cañones que cruzan por detrás del escudo.
     
    Precio: POR CONSULTA
     

  • Consultar

    LA MUJER HACIA FINES DEL SIGLO XIX

    90. ALMAFUERTE

    La Gran Mision. Conferencia dada á las madres de familia en el pueblo de Salto la noche del 26 del marzo de 1893. Buenos Aires, 1893.

    Raro. In 4º, 48 pp. Encuadernación de editor. No en Suárez. No en Palau. Primera edición.
     
    Almafuerte, seudónimo del poeta y ensayista Pedro Bonifacio Palacios (1854 – 1917) realizó estudios en Buenos Aires, y ejerció la docencia desde muy joven. Fue director de escuelas, preceptor, redactor de periódicos y fundador de “El Progreso”, de Chacabuco. En 1892 ejercía como maestro rural en la localidad bonaerense de Salto, cuando envió al diario La Nación de Buenos Aires una poesía, firmada bajo el seudónimo de “Almafuerte”. Este periódico la publicó, iniciando su fama literaria. El mismo poema fue reproducido por el erudito español Emilio Castelar en el diario El Globo, de Madrid, precedido por un auspicioso juicio crítico. Al año siguiente publicó otra poesía, “La sombra de la Patria”, que acrecentó su prestigio.
     
    También en 1893, el 26 de marzo, y estando aún en Salto, pronunció una conferencia titulada “La Gran Misión”, dirigida a las madres de familia de esa localidad. En ella destaca la labor fundamental e importantísima que tienen las madres en la consolidación del hogar y en la educación de sus hijos. Dos meses más tarde, por “La importancia de este trabajo, por su mérito literario, por lo avanzado de sus ideas sociológicas, por la influencia moral que producirá su lectura, como también por el sentido caritativo que lo ha inspirado, hizo nacer el pensamiento de imprimirlo en folleto, para honrar así las letras argentinas y prestar un servicio (…)” donando lo recaudado para la terminación del hospital regional (según palabras de su amigo Francisco Cruz), a lo que accedió gustoso.
     
    Ejemplifican también su heroico modo de vivir las palabras de José S. Gil, que anteceden el discurso de Almafuerte, y que en fragmento citamos: “Palacios ha sido un héroe de la pobreza: ha sido maestro de escuela en Chacabuco y lo es hoy mismo en el pueblo de Salto, donde vive, rodeado de niños, porque tiene la vocación de la enseñanza y el anhelo de la pureza.”
     
    “He visitado su cuartito de estudio, donde se respira la atmósfera serena del aula, entre un grupo interesante de criaturas que lo quieren. Una silla desvencijada en un lado, un retrato al lápiz, a medio concluir, del poeta Guido, una Biblia, una Historia de Belgrano y una última edición de “El Infierno del Dante” traducido por el General Mitre, constituyen toda su biblioteca y su mobiliario.”
     
    Precio: POR CONSULTA
     

  • Consultar

    Freno para caballos de trote.

    85.

    Segunda mitad del siglo XIX.

    Hierro forjado. Medidas. Embocadura: 14 cm. Diámetro de las argollas de riendas: 6 cm.
     
    Las carreras de trote -en España llamadas carreras de trotones-, es una forma de carrera en la que el caballo avanza con un trote o ritmo específico tirando de un sulky de carrera, de dos ruedas y un asiento, donde se desplaza el driver.
     
    Especial para carreras de trote, aseguro Labiano en su estudio sobre frenos que "este es el único tipo de embocadura conocido que actúa permanentemente sobre el paladar y su misión es impedir la contracción del cuello, limitando el descenso de la cabeza y la flexión de la nuca. (1)
     
    La Federación Argentina de Trote conduce la actividad en el país, y en la provincia de Buenos Aires se conocen cinco hipódromos destinados a esta actividad. En España, la primera carrera "de trotones" se celebró en el año 1701, y en nuestro país, el llamado Hipódromo Argentino que se inauguró en el Parque 3 de Febrero, en la ciudad de Buenos Aires albergó las carreras de trote y una carrera al estilo inglés. En el mundo, el templo de esta actividad es el Hipódromo de Vincennes, de Francia, donde se celebra el Gran Premio de América, la carrera de trote más famosa del mundo en una distancia de 2.700 metros.
     
    Notas:
    1. Alberto M. Labiano: Frenos, filetes y otras cosas. Editorial Hemisferio Sur, Buenos Aires, 1980, pág. 87.

     
    Precio: POR CONSULTA
     

  • Consultar

    84. UNAMUNO, MIGUEL DE

    Postal dedicada, firmada y fechada. Salamanca. 1909.
     
    Ejemplar en perfecto estado, medidas: 14 x 9 cm. De su puño y letra: “Recuerdo de Salamanca al Sr Barilari” Miguel de Unamuno . 23/IX/ 09. Ex Colección Atilio D. Barilari.
     
    Miguel de Unamuno (Bilbao, 1864 - Salamanca, 1936), escritor, filósofo y pensador español perteneciente a la generación del 98. Con apenas nueve años vivió la Segunda Guerra Carlista en su ciudad y en febrero de 1874 una bomba cayó sobre uno de los tejados cercanos a su casa, episodio tan traumático como el que lo afectó en los últimos días de su vida, cuando España se sumergía en la guerra civil, llamada por el propio Unamuno "guerra incivil" donde no había en el corazón de los contendientes ninguna paz...
     
    Poeta, ensayista, dramaturgo, filósofo, novelista, Miguel de Unamuno desarrolló una extensa obra bibliográfica. Vivió en su ciudad natal, en Madrid y Salamanca, de cuya Universidad fue rector en tres ocasiones.
     
    Atilio Daniel Barilari, diplomático argentino, ocupó por largos años el cargo de Introductor de Embajadores en la Cancillería Argentina. Su colección de autógrafos reunió las firmas de celebridades culturales y políticas de buena parte del mundo.
     
    Precio: POR CONSULTA
     

  • Consultar

    PLATERÍA CRIOLLA LITORALEÑA

    79. Par de espuelas.

    Noreste de Argentina. Fines del siglo XIX.
     
    Plata fundida, calada y cincelada. Interesante par de espuelas con su arco liso, el que remata en la representación de una víbora en cada extremo con sendos botones para fijar la alzaprima y el bajo empeine, ambas aquí formadas con cadenas construidas en el mismo metal y la alzaprima, con terminales rebatibles. Medidas. Largo total: 19,5 cm. Peso: 705 gr.
     
    El pihuelo con la forma clásica de las espuelas nazarenas, lleva su centro arriñonado y en las rodajas, un fino trabajo de herrería en el diseño calado, con numerosa cantidad de dientes.
     
    De dimensiones más pequeñas que las ampulosas nazarenas, la figura de las víboras y esa forma de la rodaja tan peculiar nos permiten incluirla en el estilo litoraleño de la platería criolla argentina, probablemente oriundas de la provincia de Corrientes.
     
    Precio: POR CONSULTA
     

  • Consultar

    ARTE TEXTIL MAYA

    78. Chalina de algodón.

    San Juan Cotzal. Guatemala. Circa 1970.
     
    La tradición textil  se manifiesta con todo su esplendor en esta pieza tejida en telar de cintura, a faz de urdimbre con hilado de algodón.  Su diseño ornamental de cuatro calles de listas y peinecillo alternado, desarrolla en los extremos del tejido  una delicada  factura de rapacejo de trenza chata antes de culminar en flecos libres estructurales. Medidas. Largo: 170 cm. Ancho: 36 cm. Flecos: 10 cm.
     
    Este motivo se repite como base en otras prendas de esta parcialidad de la etnia Ixil de la cultura maya como verdadero testimonio de origen.
     
    Al igual que otras poblaciones levantadas por los conquistadores en el actual territorio guatelmateco, San Juan Cotzal debe su nombre, desde la década de 1530 (fecha de la conquista por los españoles con la ayuda de tropas indígenas enemigas de los chuchumanatanes)) a la conjunción de la invocación de su santo patrono, San Juan Bautista, con la voz aborigen Qootz’al, que significa  “lugar de derrumbe”, fenómeno frecuente en las faldas de las Sierras de Cuchumatanes y de Chamá, de unos 1700 de altura, donde fue emplazada.
     
    Precio: POR CONSULTA
     

  • Consultar

    SEGUÍ, ANTONIO

    71. ANTONIO SEGUÍ

    Cessez de vous ennuyer. Imprimées et éditées par Michel Cassé. Paris. 1972.

    Litografía sobre papel vitela, de la serie o porfolio, “Seguí sans demagogie”, firmada y numerada con lápiz: 75/100. Medidas: 65,8 x 50,2 cm. Medidas de la impresión: 60,7 x 47,8 cm. Ejemplar impecable. Primera edición.
     
    La carpeta se formó con 20 litografías más la que ilustraba la tapa del porfolio, todas firmadas y numeradas en lápiz.
     
    En esta obra -se advierte desde su título: Dejá de aburrirte- los personajes de la política internacional son muñecos troquelados para armar un juego; mirada sagaz y plena de humor escéptico -la de Antonio Segú- sobre su tiempo, el de la guerra fría, la descolonización del Tercer Mundo y la lucha por los derechos civiles. 
     
    En febrero pasado (parece que sucedió hace una eternidad), el Museo Nacional del Grabado inauguró una exposición homenaje al notable maestro argentino, quien reside en París. Antonio Seguí (Córdoba, en 1934) expuso en sus salas toda la potencia de su arte en el espacio del grabado. Fueron sesenta obras, fechadas entre 1963 -el año en que se radicó en París- y 2019. (1)
     
    Notas:
    1. Se titula: “Antonio Seguí. Grabados del patrimonio, colecciones y donación”.

     
    Precio: POR CONSULTA
     

  • Consultar

    RETRATO DE GIRONDO

    69. PACHELO, ALFREDO

    Muy raro. Dibujo original. Tinta y acuarela sobre papel. Medidas: 27,5 x 23 cm. Obra en buen estado.
     
    Oliverio Girondo (1891 – 1967) fue uno de los grandes innovadores de las letras argentinas. En 1927 le solicitaron una "nota autobiográfica, anecdótica, que aumente al lector el conocimiento que del poeta pueda adquirir a través de sus versos" y él respondió: "Me pide usted algo que no tengo: una biografía compacta y precipitada, la que no soy capaz de escribir: sería demasiado deshilvanada y lenta. Atribúyame Vd. la de mi bisabuelo Arenales o la del cotudo que lo asistía; invente la vida más chata y más inútil y adjudíquemela sin remordimientos... cualquier cosa... menos forzarme a reconocer que soy un hombre sin historia..." (1)
     
    Afincado desde muy joven en Europa se vinculó con sus movimientos de vanguardia y en 1922 publicó en Francia, “Veinte poemas para ser leídos en el tranvía” (se editó en Argenteuil), obra que fuera relanzada tres años más tarde en Buenos Aires, en la llamada “edición tranviaria”, de pequeño formato, para ser leída en tanto se viajaba en dicho medio de transporte.
     
    De regreso en su ciudad natal, Girondo colaboró en diversas publicaciones locales que difundían el ultraísmo –corriente a la que adscribía–, tal el caso de Proa (dirigida y creada por Jorge Luis Borges), Prisma y Martín Fierro, para la que escribió su Manifiesto.
     
    Lo apreciamos aquí en un singular retrato firmado por Alfredo Pachelo (2), un ilustrador de los años 1930 y 1940 en Argentina. Probablemente la caricatura fue ejecutada para ilustrar algún texto sobre Girondo, aunque no hemos dado con una edición impresa de la misma.
     
    Notas:
    1. Vignale, P. J. - César Tiempo: Exposición de la actual poesía argentina (1922 - 1927). Buenos Aires. Editorial Minerva. 1927.
    2. Alfredo Pachelo fue varias veces premiado en concursos entre 1940 y 1944, –cuando obtuvo el primer puesto en la Exposición de Minería– y colaborador de El Hogar, La Nación y La Prensa hasta fines de la década. (En "Los rostros del General Perón del retrato protocolar a la caricatura". Por Marcela Gené. Protohistoria, núm. 9, 2005. Protohistoria ediciones. Santa Fe).

     
    Precio: POR CONSULTA
     

  • Consultar

    ESCLAVOS RECLUTADOS EN PLENO AÑO XIII

    63. AZCUÉNAGA MIGUEL DE - BASABILVASO, JOSÉ RAMÓN

    Coronel de los Exercitos del Estado, Gobernador Intendente de esta Provincia y Comandante General de Armas. (Texto:) Por quanto el Supremo Poder Ejecutivo de las Provincias unidas del Río de la Plata se ha servido expedir el Decreto cuyo tenor (…) Art. 1° El Decreto de 31 de Mayo del presente año para el rescate de Esclavos se hace extensivo á toda la Provincia de Buenos-Ayres. (Al final:) Buenos-Ayres 27 de Diciembre de 1813 = Miguel de Azcuenaga = Por mandado de su Señoría = D. José Ramon de Basabilvazo. Buenos-Ayres: Imprenta de Niños Expósitos.
     
    In 4° (1 h. Buen ejemplar sobre papel tostado, como generalmente sucede con los impresos de esta época. Zinny, 1813, p. 100, n. 21. Furlong, n. 2917.
     
    Poco antes había sido decretada la Libertad de vientres. Sin embargo, corrían los últimos días de 1813 y lejos se estaba de alcanzar la tranquilidad tan anhelada, razón por la cual el Poder Ejecutivo dispuso extender los alcances de un anterior decreto referido al "rescate" de los esclavos; entendiendo rescate como reclutamiento.

    La medida se dispuso para completar el Regimiento de Libertos y obligaba a los propietarios de esclavos entregar en un plazo perentorio, los nombres de sus esclavos excedentes (sobre los que ya habían entregado por el anterior decreto), los que serían elegidos “á la suerte” para reclutarse en las filas del ejército a razón de treinta sobre cada cien. “Los esclavos se engancharán y serán pagados sus Amos”, afirma la norma en su artículo 3.
     
    Precio: POR CONSULTA
     

  • Consultar

    DEL INQUISIDOR GENERAL EN LOS DOMINIOS HISPÁNICOS

    57. PEREZ DE PRADO Y CUESTA, FRANCISCO

    (...) A todos los Prelados, y Religiosos de las Sagradas Ordenes Monachales, Fratriales y Clericales Salud en el Señor. Madrid, 6 de junio de 1747.
     
    In 4° mayor (30,1 x 20,8 cm), 4 hojas impresas, con firma y rúbrica del Secretario de Cámara y breve texto manuscrito de época: Edicto del Inquisidor General Francisco del Prado sobre la libertad de escribir y opinar en material morales y escolásticas.
     
    La Inquisición reglaba con mano muy férrea la edición de los textos publicados por los miembros de las Sagradas Religiones. Presentamos aquí el Edicto dictado por el Inquisidor General en todos los reynos de España, Francisco Perez de Prado y Cuesta.
     
    En su texto indica que "confirmamos, y renovamos todas las penas impuestas en los Edictos antecedentes" y a continuación ordena que los inquisidores actúen contra todos que provoque e injurie "de pluma, o prensa, o por palabras en Púlpito, Cathedra, o publicidad, que pueda caer en descredito; o menos aprecio de otra Religión, o de sus Escuelas (...)". Cabe comprender que el Obispo autor del presente, riguroso como el que más en sus funciones, supo enfrentarse a las autoridades civiles promulgando la prohibición de bailes, sátiras, corridas de toros y fuegos artificiales; además de haberse enfrantado con ellos después de impulsar la creación de un colegio de la Compañía de Jesús en 1745. Se dice que Pérez del Prado tenía una especial predisposición por la orden jesuita, la que poco después de veinte años más tarde fue expulsada de todas las tierras hispánicas. Aquí lo presentamos con su Edicto, dictado al año siguiente de haber sido designado Inquisidor General por el rey Felipe V.
     
    Precio: POR CONSULTA
     

  • Consultar

    49. Sable

    Alemania. Circa 1865.
     
    Sable de caballería ligera, comúnmente utilizado por la tropa en nuestro ejército: este modelo desde la Guerra contra el Paraguay hasta la Campaña del Desierto. La pieza se conserva en su estado original -con las huellas de su uso típicas-, con su Brown patina (pátina marrón).
     
    Su empuñadura conserva restos de la madera que formaba el cabo, habiendo perdido tanto el cuero como el hilo de algodón que lo protegía. Lleva el guardamano "de estribo", cuyo tramo inferior remata en un pequeño rulo; el pomo liso. Vemos también la espiga, el eje de la empuñadura que ante las pérdidas de material queda a la vista. Medidas. Largo de hoja: 71 cm. Largo total: 100 cm.
     
    En la hoja, con un vaceo en cada cara, presenta próximo al recazo, la marca -PDL- de su fabricante: Peter D. Lünescholoss, de Solingen (Alemania) uno de los más destacados en su época. La vaina, completa, con algunas abolladuras, conserva sus dos anillas de sujeción y el batiente.
     
    Por estos años la oficialidad comenzó a utilizar los sables con guardamano completamente simétrico y tipo media canasta (1), derivado del llamado "sable a la prusiana". Hubo distintas versiones -de oficiales jefes, oficiales subalternos y tropa. Estos fueron sustituyendo paulatinamente los sables previos, entre ellos esta versión aquí ofrecida, la que de a poco fue reemplazada.
     
    Nota:
    1. En 1870 el gobierno nacional compra la primera gran partida de sables para unificar el armamento del Ejército, modelo denominado "Guardia Nacional 1870".

     
    Precio: POR CONSULTA

     

  • Consultar

    CARNAVAL EN LA QUEBRADA DE HUMAHUACA

    48. LONGONI, EDUARDO

    Diablito de la Quebrada. Jujuy, Argentina. 2011.

    Fotografía sobre papel de algodón con calidad museográfica, firmada y numerada por su autor: 4 sobre 10. Medidas: 32 x 50 cm. Obra enmarcada. La copia número 1 pertenece a la colección del MNBA (Museo Nacional de Bellas Artes de Buenos Aires, la número 2 forma parte de la colección de FoLa (Fototeca Latinoamericana) y la número 3 fue adquirida por un coleccionista particular en BAphoto 2019.
     
    La imagen forma parte de la serie del Carnaval de Humahuaca, publicada en el libro "Destiempos" (Ediciones Larivière, 2013), con un texto de Sara Facio, que compartimos a continuación:
     
    "Año tras año nos deslumbran las sedas y terciopelos del carnaval de Venecia, el color y la coreografía de Río de Janeiro, la artesanía de Oruro, la sensualidad de Nueva Orleans o las réplicas de Gualeguaychú, San Luis y toda ciudad del planeta que se una a la celebración. Sin embargo, pocas veces hemos visto lo que nos muestra Eduardo Longoni que ocurre en nuestra Argentina profunda, allá en la Quebrada de Humahuaca. Son nuestros “diablitos”, jóvenes y chicos jugando al carnaval. Así, en libertad. Sin querer ser vistos. Sin actuar ante nadie. En blanco y negro.
    Claro que hay que saber ver para mostrar esta intimidad, entre viviendas de adobe, sierras imponentes, cactus...
    Es que, parafraseando al poeta, mientras haya una mirada, ¡habrá fotografía!"
     
    Eduardo Longoni (Buenos Aires, 1959), fotógrafo y docente argentino, ha forjado su estilo en el fotoperiodismo, además de participar en muestras individuales y colectivas, realizó numerosos libros de fotografía, cosechó premios nacionales e internacionales, y sus tomas ilustran libros editados en varias naciones. En el 2018 fue protagonista de un título editado por Fondo de Cultura Económica, obra del historiador mexicano Alberto del Castillo Troncoso: “Fotografía y Memoria. Conversaciones con Eduardo Longoni”.
     
    Precio: POR CONSULTA
     

  • Consultar

    ANTIGUA

    37. Bombarda de bronce. Bolivia. Siglo XIX.

    Fundida en bronce, nuestro ejemplar posee la particularidad de la cruz cincelada por sobre la perforación indicando su uso en celebraciones religiosas. Medidas. Alto: 9,5 cm. Diámetro de la base: 8,5 cm.
     
    Estas bombardas de estruendos y fuegos artificiales se utilizaban dentro de las manifestaciones de religiosidad popular y fiestas cívicas. En especial, en el día del Santo patrono de la comunidad, en la extensa región andina que recorre buena parte de América del Sur incluyendo Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia y Chile.
     
    Haciendo historia, la voz "bombarda" nos llega desde España y proviene de "lombarda" oriunda de Lombardía, donde se la usó por primera vez en 1539. En un principio fueron construidas con varias piezas, luego fundidas, pero siempre de hierro, y más adelante de bronce. En aquel tiempo lanzaban balas de piedra, nunca de hierro. Y ya en los inicios del siglo XVI se la sustituyó por el cañón.
     
    Esta versión que conocemos, se vincula con las utilizadas en las procesiones religiosas que en España se realizaban desde el siglo XVI en el afán de aplacar la cólera celestial puesta de manifiesto en las pestes que azotaban la población. Cuenta la historia de la promesa realizada en 1507 a San Sebastián, de edificarle una iglesia en el caso que cesaran los contagios... "La comitiva fue recibida con muchas trompetas y con el estruendo de las bombardas que estaban en el lugar y que fueron disparadas tratando de purificar el aire que circulaba por encima". (1)
     
    Notas:
    1. En "Historia de las epidemias: en España y sus colonias (1348 - 1919). Por José Luis Beltrán Moya. Madrid. La Esfera de los Libros. 2006.


    Precio: POR CONSULTA
     

  • Consultar

    Postal con manuscrito hológrafo.

    34. PALMA, RICARDO

    (Lima) 1909.

    Postal -medidas: 14,1 x 9,1 cm-, con un texto manuscrito, firmado y fechado: 27 de marzo de 1909. Obra en estado impecable. Ex colección M. Lavarello.
     
    La letra del escritor peruano Ricardo Palma (1833 - 1919) se explaya en cuatro versos, aquí dedicados a "la señorita Lavarello". Matilde Lavarello, nieta de uno de los precursores de la marina mercante argentina (1), sin duda inspiró a uno de los más destacados literatos latinoamericanos, ya en la madurez, para dedicarle tan bellas palabras...
    “Yo soy la tierra -  tú eres el cielo;
    yo soy tiniebla – tú eres fulgor;
    yo soy la culpa – tu eres, Matilde,
    la redención”
    Ricardo Palma
    27 de marzo de 1909
     
    Ricardo Palma, limeño de pura cepa, fue un prestigioso literato y director de la Biblioteca Nacional de Lima después de la destrucción infringida por el ejército chileno en la llamada Guerra del Pacífico. Autor de las imprescindibles "Tradiciones peruanas", lo encontramos aquí en un mensaje cálido, entrañable.
     
    Notas:
    1. Su abuelo, José Lavarello, marino y armador genovés, fue uno de los primeros navegantes del río Bermejo. Instalado en Salta, en 1854 dirigió la construcción del vapor "Zenta", considerado el primer buque a vapor de bandera argentina construido en el país. (En "Diario Once. Noticias Mineras". El minero y navegante José Lavarello. Por Ricardo Alonso).


    Precio: POR CONSULTA

  • Consultar

    UN TEJIDO ECUATORIANO QUE UNE LO ÚTIL Y LO BELLO

    30. Rebozo, paño o

    Gualaceo, Provincia de Azuay. Ecuador. Circa 1990.
     
    Medidas: Largo: 155 cm. Más flecos: 30 cm. Ancho: 56 m.  
     
    La "macana" o "paño de Gualaceo" ha sido -desde los tiempos virreinales- un elemento infaltable del atuendo de las mujeres del centro-sur del Ecuador, guardando su estructura y diseños ornamentales una notable similitud con los rebozos de México y una raíz cultural común con los pañones de Cajamarca, en el norte de Perú.
     
    Tejida con hilo de algodón sedificado y teñido con grana de cochinilla, en telar de cintura, con técnica a faz de urdimbre, utilizando ikat (vocablo de origen malayo para denominar el proceso de guarda amarrada). En esta prenda, la técnica consiste en amarrar la urdimbre conformando un diseño o dibujo que persistirá sin colorearse cuando sea sumergida en el baño tintóreo. Lo disfrutamos en el resultado final: la maestra artesana logró plasmar en su tejido la representación de la nieve cayendo sobre los picos de las montañas y volcanes de los Andes Centrales.
     
    Una vez culminada su labor en el telar, se la retira de allí y se procede a la terminación de la prenda anudando los hilos de los extremos con técnica de rapacejo de varios centímetros, antes de liberar la flecadura que acompañará con suave balanceo el caminar elegante de su dueña.
     
    Precio: POR CONSULTA
     

  • Consultar

    TRAS UN PACTO

    29. SARMIENTO, DOMINGO FAUSTINO

    Manuscrito sobre papel membretado: "Dirección de El Nacional". Circa 1858.
     
    En 8° (11,2 x 18 cm), 2 hojas (con una página en blanco). Buen ejemplar.
     
    Con su flamante Constitución sancionada, la provincia de Buenos Aires nombró gobernador a Pastor Obligado quien designó ministro de Guerra y Marina a Bartolomé Mitre, hasta entonces redactor en jefe del periódico "El Nacional".
     
    En mayo de 1855 Domingo Faustino Sarmiento regresó a Buenos Aires y apenas dos meses más tarde asumió el cargo de redactor en jefe de "El Nacional" en reemplazo de Mitre. Sarmiento también fue nombrado miembro del Consejo Consultivo del gobierno provincial y al año siguiente, electo senador, cargo que ocupó por dos períodos (fue reelecto en marzo de 1860).
     
    En esta carta, sin fecha y sin indicación de destinatario ("Mi estimado amigo") el legislador alude a un temprano pacto con Chile, el que a su modo de ver, "es inadmisible". Escribe estas líneas desde la dirección del periódico "El Nacional", donde se desempeñó hasta 1861.
     
    Trascripción:
    Mi estimado amigo:
                No sabía que el Pacto estuviese
    aprobado por el Gobierno, puesto
    que no lo había presentado, al Senado.
    Usted comprenda que mi presencia
    es inútil en un tratado que no
    se trata de sostener, y que es inad-
    misible. Pero me parece salir de
    todas las formas, consultar al Sena-

     
    (Al verso:)
    En blanco.
     
    (Segunda hoja)
    do cuales serían los términos de un
    arreglo. El Plenipotenciario llevaría
    a las conferencias una casi ley
    argentina, o un ultimátum inflexi-
    ble, si no aprobara el Senado lo
    que no haya prevenido de antemano.
    Si el de Chile hiciera lo mismo, ten-
    dríamos dos ministros con su
    decisión previa del Senado y Cáma-
    ra- la guerra, creada exprofeso, por
    prácticas que parecen ir de atrás

     
    (Vuelta:)
    adelante.
     
                Quedo su afectuosísimo amigo
     
    Firma: D. F. Sarmiento
     
    Precio: POR CONSULTA
     

  • Consultar

    EJEMPLAR “ÚNICO”, PARA COLECCIONISTAS DE ARTE

    17. FIGARI, PEDRO - MUJICA LÁINEZ, MANUEL

    Exposición en Homenaje a Pedro Figari Obras de colecciones particulares. En Amigos del Libro (Salón Kraft) y Van Riel, 1951.

    In 4º, Portada, 16 pp. sin numerar. Encuadernación rústica de editor. Con escrituras manuscritas en bolígrafo en tapa y páginas interiores.

    Extraordinaria exposición en homenaje a Pedro Figari, la que presentó 160 obras provenientes de colecciones privadas, reunidas con el impulso de la Comisión Organizadora que integraron Enrique Bullrich, Alfredo González Garaño, Antonio Leloir y Manuel Mujica Láinez, autor del breve y exquisito texto que se publicó a modo de Prólogo en el catálogo.
     
    Nuestro ejemplar posee el encanto de develar los nombres de aquellos coleccionistas que solicitaron no aparecer en la edición impresa del mismo, verdadero tesoro con las indicaciones manuscritas de sus procedencias, hoy muchas veces perdidas en el olvido.

    Para comprender el valor de los reservorios aludidos, mencionamos algunos: Alejandro Shaw, Anchorena, A. Leloir, Enrique Bullrich, A. González Garaño, Alberto Güiraldes y Adelina del Carril de Güiraldes, Mujica Láinez, Palanza y Pirovano, los que se agregan al resto de los comitentes que facilitaron obras permitiendo  indicar su identidad, como Batlle Planas, Adolfo Bellocq, Norah Borges, Jorge Luis Borges, Alfredo Bigatti, Romualdo Brughetti, Horacio Butler, Carlos de la Cárcova, Juan Carlos Castagnino, Raquel Forner, Oliverio Girondo, Mujica Láinez, Martín Noel, Miguel, Victoria y Silvina Ocampo, José León Pagano y Emilio Petorutti.
     
    Precio: POR CONSULTA

  • Consultar

    EL “FORD T” HIZO HISTORIA

    16. TAGLIANO, L.

    Álbum 2° Semana Ford. Buenos Aires. 1919 / 1925.
     
    Álbum de 10 fotografías (17 x 23 cm), gelatinas de plata en gran estado, montadas sobre cartulinas impresas con filetes y el logo institucional de la marca automotriz; debajo de cada una, también impreso, el título de la imagen y fecha de la toma. Más un apéndice especial con 4 fotografías referidas a la gira promocional del Modelo "Ford T" número 100.000 fabricado en el país, formato postcard. Todo preservado en una moderna caja. Ex colección Emilio Roy. Ex colección Dora Carranza de Chiavone.
     
    Estamos ante la Segunda Semana Ford organizada en nuestro país. Las imágenes registran las distintas reuniones -comerciales y sociales- efectuadas con los representantes de la firma y lo más atractivo, el desfile de su modelo emblemático, el Ford T, que transitó por las calles de Buenos Aires en una caravana de cien unidades. La imagen que así lo documenta nos regala su marcha por la Avenida de Mayo, custodiada por un uniformado de la Policía de la Capital, en bicicleta...  Fotografías de F. Tagliano.
     
    Las restantes 4 imágenes -del apéndice- dan cuenta de la gira promocional del vehículo número 100.000 del modelo “Ford T” fabricado en la planta que dicha marca poseía en el barrio de La Boca. Una de las tomas -realizada por E. Cuenin, titular de la “Fotografía Siglo XX”- muestra la Agencia de Junín, prov. de Buenos Aires, llamada “Agencia del Ford. El auto universal”, con el antiguo logotipo de la firma, recibiendo la unidad histórica el 1° de febrero de 1925. El señor de saco blanco, ubicado junto al “Ford T”, era el propietario de la agencia: el francés Emilio Roy, casado con Teresa Anasagasti.

    Precio: POR CONSULTA
     

Volver a arriba