• EXPERIENCIA
    HILARIO VIII

    SUBASTA DE ARTES, LETRAS & OFICIOS

    –Arte, Libros, folletos e impresos; Manuscritos; Obra Gráfica; Cartografía, Fotografía patrimonial; Objetos históricos, Plata y otros metales; Madera, Textiles, Hierro, y Miscelánea–


    DICIEMBRE 2019


    EXHIBICIÓN
    Jueves 5 de Diciembre al Miércoles 11 de Diciembre, de 14 a 20,30 horas,
    y el jueves 12 de Diciembre, de 14 a 17 horas.


    SUBASTA
    Jueves 12 de Diciembre, desde las 19 horas.




     
    ARTE - Pintura, dibujo y escultura
    Consultar

    1. FERENCZY

    Meleagro y Atalanta (a partir de Rubens). Hungría. Siglo XIX.

    Óleo sobre tela, firmado. Medidas: 134 x 109 cm. Posee un bello marco.

    La diosa Diana envió un jabalí gigante para asolar el reino de Calidonia por no haber cumplido con las ofrendas. Atalanta y Meleagro, hijo del rey, organizaron su cacería (Ovidio. Metamorfosis VIII, 260-444). Rubens representó distintos momentos de este tema mitológico en pinturas de épocas diversas; en ésta nos muestra a Meleagro cuando ofrece la cabeza de aquel animal a Atalanta, quién había lanzado la primera flecha que hirió a la bestia; la pintura fue realizada hacia 1635.

    En el lienzo que ofrecemos, abajo a la derecha se encuentra la firma en alemán “nach Rubens Ferenczy” [según Rubens Ferenczy]. Probablemente un pintor húngaro, homónimo a quien años más tarde -desde fines del siglo XIX- fue el gran artista Károly Ferenczy. El autor de esta imponente copia, bien lograda, nos entrega una variante de las tantas versiones que presentan a los dos personajes principales; a nuestro entender, por el colorido y la escena, la conservada en la Gemälde galerie Alte Meister de Dresde, de medidas similares (168 x 121 cm).

    Abrevar en las creaciones de los grandes maestros era una práctica que trascendía el aprendizaje académico. En pleno siglo XIX el coleccionismo buscaba las copias de calidad de las obras conservadas en los museos centrales y la figura del gran maestro flamenco atraía a estos nuevos amantes del arte. Esta tela firmada señala la oportunidad de cumplir tal deseo. El recorrido de la obra nos hace pensar en un argentino de buenos recursos  y sensibilidad artística que en tiempos decimonónicos cruzó feliz el Atlántico acompañado por tamaña copia. 

    BASE: U$S 2.250.-

  • Consultar

    2. JOSÉ AGUSTÍN GUERRERO (ATRIBUIDO)

    El Chimborazo; Antisana; Imbabura; Cayambe [Cayamburo]; Carihuairazo [Carahuayrazo]. Ecuador. Mediados del siglo XIX.

    Cinco acuarelas sobre papel; medidas: 18,5 x 12,5 cm, montadas sobre cartulinas de 26,5 x 16.5 cm. Las exhibimos enmarcadas.

    Estas interesantes vistas de las cumbres ecuatorianas siguen el precepto de Alexander von Humboldt: privilegiar las panorámicas de la naturaleza, lograr la expresión de la visión total. El registro de la naturaleza por viajeros y artistas nativos tuvo en las altas cumbres de los Andes uno de sus asuntos predilectos, y no sólo los impulsaron razones científicas o económicas, "(...) los volcanes también constituían verdaderas amenazas a los pobladores y acentuaban el temor real ante los fenómenos naturales, erupciones y sismos, especialmente violentos durante aquellos años; el hombre atrapado ante una naturaleza implacable y la indiscutible necesidad de referencia divina.” (1)

    En el caso de este conjunto, en el paisaje se observan tipos costumbristas que refieren al territorio ecuatorial, a la par que permiten sugerir mediante la escala, la inmensidad de la naturaleza. Esta presencia suma a la narrativa de la naturaleza el discurso sobre la identidad y el territorio, central para la construcción de las nuevas repúblicas sudamericanas.

    Alfonso Ortiz Crespo en su estudio del Álbum de Madrid [Álbum de costumbres ecuatorianas: paisajes, tipos y costumbres, 1855; Biblioteca Nacional de España], donde se encuentra un conjunto de acuarelas de vistas de montañas y nevados, indica la autoría del mismo al artista quiteño José Agustín Guerrero (1818-1880) para los paisajes y por el taller de Ramón Salas los tipos. (2) Las acuarelas que presentamos se encuentran relacionadas con el Álbum de Madrid, por compartir un mismo modelo y probablemente por autoría; si bien en estas se aprecia una mayor calidad plástica dentro el esquematismo compartido con las del álbum madrileño.  Por estas consideraciones nos inclinamos a atribuirlas a Guerrero, con la salvedad de que, en el álbum de referencia, las 161 piezas pueden adjudicarse a distintas manos artísticas.

    Juan Agustín Guerrero (Quito, 1818-1880) pintor, poeta  y músico quiteño, fue una figura clave de la cultura ecuatoriana. De joven frecuentó el taller de Salas, y luego la primera academia fundada por Ernest Charton en Quito en 1849. Guerrero, en la misma senda educativa, en 1852 fundó la Sociedad Escuela Democrática “Miguel de Santiago”.

    Notas:
    1. Alexandra Kennedy Troya: Identidades y territorios. paisajismo ecuatoriano del siglo XIX. En: La participación de la sociedad ecuatoriana en la formación de la identidad nacional. Quito, Comisión Nacional Permanente de Conmemoraciones Cívicas, 2005, pp. 251-276.
    2. Alfonso Ortiz Crespo (editor): Imágenes de identidad acuarelas quiteñas del siglo XIX. Quito, Fondo de Salvamento del Patrimonio Cultural de Quito, 2005.

    Agradecemos la información brindada por el especialista Roberto Amigo.


    BASE: U$S 2.000.-

  • Consultar

    3. ANÓNIMO RIOPLATENSE

    Retrato de dama con niña. Circa 1845.

    Óleo sobre tela. Medidas: 88 x 66 cm. Obra enmarcada. 

    Entre los retratos de dama con niño de la pintura rioplatense del siglo XIX, éste presenta un particular encanto por el gesto afectuoso de la madre, al tomar con su mano la de la pequeña hija, que sostiene con la otra un ramillete de flores, complementadas con las que se entrelazan en los encajes de su gorro. La escena se compone con un dibujo bien logrado y un eficaz modelado del color, en especial en las carnaciones y el vestido. La joven dama se encuentra sentada en una silla americana,  luce en el pelo el moño federal y viste según la moda en un color azul intenso. (1) No faltan las correspondientes alhajas. Su figura se recorta contra un fondo neutro.

    Si bien la autoría es difícil de precisar, aspectos formales -sugiere el especialista Roberto Amigo- recuerdan la obra del genovés Gaetano Gallino, retratista de Garibaldi, activo en Montevideo centralmente entre 1830 y 1848, con breves estadías en Buenos Aires al comienzo de los años treinta. ¿Quizás una obra temprana?, el moño federal obliga a poner en duda tal atribución si comprendemos que aquel pintor fue miembro de la Legión Italiana en el Sitio de Montevideo, aunque tampoco debe olvidarse que realizó un retrato del caudillo blanco Oribe. ¿Se tratará tal vez, de una obra del francés Amadeo Gras (1805 - 1871), activo en ambas orillas del Plata desde fines de los años veinte? (2) Ambos artistas practicaron el doble retrato del progenitor con uno de sus hijos. El estudio de la pieza permanece, de este modo, abierto. Su calidad plástica entusiasma para nuevas investigaciones.

    Notas:
    1. La pintura fue localizada con el moño punzó tapado por un repinte intencional de su cabello, eliminando toda referencia a aquel signo de identidad partidaria. Una práctica que se extendió después de la caída del gobierno de Juan Manuel de Rosas en Caseros.
    2. Mario César Gras: El pintor Gras y la iconografía histórica Sud-Americana. Buenos Aires. El Ateneo. 1946.


    BASE: U$S 4.000.-

  • Consultar

    4. AUTOR NO IDENTIFICADO

    Pastor mexicano con ganado bravo. México. Siglo XIX.

    Óleo sobre tela. Medidas: 20 x 43 cm. 

    La pintura costumbrista en México se practicó a lo largo del siglo XIX tanto en la provincia como en la capital, sin embargo la que se ocupa de los asuntos rurales tuvo mayor desarrollo en la primera, como es el caso, por ejemplo, de Puebla. Este género, tan relacionado con la construcción de la identidad nacional, sin embargo estuvo alejado de los intereses de los pintores de la Academia, que privilegiaron en primer lugar la pintura de historia. La representación de escenas de tipos y costumbres fue iniciada, principalmente, por los artistas europeos de viaje por los territorios americanos. Entre ellos, sobresalió Claudio Linati. Este italiano incluyó entre las litografías de Trajes civiles, militares y religiosos de México (1828) -ofrecemos un ejemplar de este álbum en esta subasta, ver lote 17- la titulada Pastor mexicano (lam. XX), imagen de un pastor a caballo con las cabras. En la pintura se observa cómo utiliza el largo chicote –que menciona Linati– para evitar que un toro bravo siga el ataque a su rebaño.

    Hace tiempo Xavier Moysén señaló: “La historia del arte en México ha recogido los nombres de algunos pintores costumbristas; sin embargo, los autores de buena parte de esa producción permanecen en el anonimato, puesto que no siempre firmaron sus obras; menos aún se cuenta con noticias sobre sus vidas y el desarrollo de sus actividades artísticas.” (1) 

    Notas: 
    1. Xavier Moysén: Manuel Serrano, un pintor costumbrista del siglo XIX. En: Anales del Instituto De Investigaciones Estéticas, 1993, vol. 16, año 64, pp. 67-74.


    BASE: U$S 1.400.-

  • Consultar

    5. (FIRMA ILEGIBLE)

    Vista de Montevideo. Segunda mitad del siglo XIX.

    Óleo sobre tela. Medidas: 19 x 30,5 cm. Obra enmarcada.

    Esta vista de Montevideo desde el río, se encuentra basada en la litografía Vue de Montevideo, (1) publicada en el libro de August Nicholas Vaillant, Voyage autour du Monde exécuté, pendant les années 1836 et 1837, sur la Corvette de Sa Majesté La Bonite. - Atlas to accompany the "Album Historique" (París: Arthus-Bertrand, 1845).

    En su recorrido por el mundo comandada por el capitán Vaillant, la corbeta La Bonite arribó a Montevideo el 3 de abril de 1836 y partió veinticinco días más tarde. Los dibujantes a bordo eran Barthelemy Lauvergne y Theodore Fisquet, más el ingeniero y pintor Stanislas Henri Benoit Darondeau.

    En la vista aquí ofrecida, la firma del pintor es ilegible; el lugar y datación corresponden al tiempo de la imagen citada “Montevideo 1830”, no al de la realización de la pintura, probablemente de la segunda mitad del siglo XIX. En su ejecución se advierte un buen uso del dibujo y de la gama de colores.

    Notas: 
    1. Imp. Lemercier; Lauvergne del.; Arthus-Bertrand, éditeur, Lauvergneet Tirpenne Lith.; London, Ackermann et Co 96 Strand. Cfr. Intendencia Municipal de Montevideo. Iconografía de Montevideo. Montevideo, 1976, p. 115, lam. XLVII.


    BASE: U$S 1.360.-

  • Consultar

    6. JOSÉ MALANCA

    Bolivia. 1927.

    Óleo sobre tela, firmado, titulado y fechado. Medidas: 54 x 78 cm.  Obra enmarcada.
     
    En 1927, Malanca realizó esta obra por encargo del propietario de una hacienda ubicada en Tupiza, un valle cercano a Potosí, el inmigrante de origen español, Julio C. Alborta Velasco. La obra -de gran factura y fiel testimonio de la etapa de su mejor producción- permaneció hasta hoy en manos de su familia. 

    José Américo Malanca (1897 - 1967) exquisito pintor del paisaje americano nacido en Córdoba.  Como tantos artistas de su generación recibió el impacto de la pintura de Fernando Fader. En 1923 viajó a Europa, principalmente a España e Italia, donde incorporó a su técnica el puntillismo del lombardo Giovanni Segantini. A poco tiempo de regresar, en 1926, obtuvo una beca para realizar un viaje por América, clave para el desarrollo de su pensamiento pictórico americanista. En este viaje conoció a su esposa, la poetisa de Arequipa, Blanca del Prado, quien formaba parte del círculo de Mariátegui, autor de la legendaria revista Amauta. Malanca se integró a la red del intelectual peruano. En 1930 junto a su mujer se afincó en Córdoba. En su mirada americanista aseguró: “la pintura no sólo ha de tener oficio. Tiene que ser poesía…” 

    En este recorrido por las tierras del altiplano pintó numerosas obras, conservadas en el Museo Castagnino (Rosario), en el Museo Provincial de Bellas Artes de La Plata, en el Museo de Arte de Tigre, entre otras instituiciones, y en colecciones particulares. 

    Bibliografía:
    AAVV: Cuzco - Buenos Aires. Ruta de intelectualidad americana (1900 - 1950). Cuzco-Buenos Aires-Granada, Univ. de San Martín de Porres, 2009, pp. 306-307.


    Base: U$S 4.200.-

  • Consultar

    7. PÍO COLLIVADINO

    Riachuelo. Buenos Aires. Circa 1915.

    Óleo sobre tela. Medidas: 19 x 27,5 cm. Obra enmarcada.

    Pío Collivadino, al regresar a Buenos Aires luego de 16 años en Italia, integró el grupo Nexus, renovador de la pintura en la primera década del siglo XX. En su caso, se ocupó principalmente de inventar la pintura de paisaje urbano de Buenos Aires, tanto de los barrios periféricos como de la transformación que convirtió a esta ciudad en una gran metrópoli. 

    Como ha señalado Laura Malosetti Costa, “A lo largo de más de dos décadas pintó una extensa serie de paisajes urbanos cuyos motivos principales fueron los barrios de la Boca y Barracas, la ribera del Riachuelo y el puerto, las nuevas barriadas y las casas en construcción.” (1)  Esos espacios eran también su lugar de pertenencia, donde había nacido en una familia de trabajadores inmigrantes. Esta pintura corrobora los comentarios de la mencionada estudiosa: obras realizadas con una paleta clara, de pinceladas evidentes, con “fuertes empastes en distintas zonas de sus cuadros, sin apartarse de una intención mimética y efectista, muy cercana a los enfoques de la fotografía y el cine de la época con los que estableció diálogos evidentes […] pinturas al óleo de excelente factura y novedosas en cuanto a la utilización del color para lograr efectos de luz refinados y sutiles.” (2)

    Notas: 
    1. Laura Malosetti Costa: Collivadino. Buenos Aires en construcción. Buenos Aires: Museo Nacional de Bellas Artes, 2013, p. 18
    2. L. Malosetti Costa: Op. cit., p. 18-19.


    BASE: U$S 1.700.-

  • Consultar

    8. CESÁREO BERNALDO DE QUIRÓS

    Flores. (Sin fecha)

    Óleo sobre madera. Medidas: 34 x 33 cm.

    Cesáreo Bernaldo de Quirós (1879 - 1968), uno de los grandes nombres del arte argentino; formó parte del grupo Nexus -creado en 1907- y se abocó a los asuntos nacionales con singular acierto; fue nombrado “pintor de la patria”. Su serie Los gauchos alcanzó un éxito resonante a nivel internacional y nacional: fue expuesta en el Museo Nacional de Bellas Artes en 1944. También creó numerosos paisajes y le atrajo la sutil elegancia de las flores.

    A lo largo de su reconocida trayectoria, Quirós realizó pinturas con logradas representaciones de flores. En sus búsquedas lumínicas las colocaba en mesas tendidas al aire libre; en su producción tardía –desde fines de los años cuarenta- la simpleza de la composición no pierde la calidad pictórica, como en este florero apenas modulado sobre un fondo verde, sin definición del espacio. El rosa y el rojo de los pétalos, con los tallos vencidos, no tratan de ser toques vibrantes sino continuar con el tono de melancolía, distante de la retórica de su gran obra costumbrista.

    BASE: U$S 1.800.-

  • Consultar

    9. FORTUNATO LACÁMERA

    Lluvia. Circa 1947.

    Óleo sobre cartón. Medidas: 21 x 30 cm. Obra enmarcada.

    Una de las primeras obras conocidas de Fortunato Lacámera es un tríptico de una tormenta, realizado en 1920. En esta pintura, titulada Lluvia, retoma la misma indagación: los árboles sometidos a la fuerza de un temporal. La composición, la pincelada y las paletas corresponde a su obra tardía, similar a los conocidos paisajes de Quilmes, por ello la datamos tentativamente hacia 1947. Estas imágenes quilmeñas son excepcionales porque Lacámera representa la naturaleza fuera de los límites territoriales de su barrio afectivo, La Boca, y de la Isla Maciel.  

    Lacámera (1887 - 1951), sobresaliente artista de la Escuela de la Boca, comenzó su formación plástica con el manchista italiano Alfredo Lazzari. La vibración del color, aprendida entonces, para dar cuenta de lo cambiante de la naturaleza perdura en esta pintura, aunque resuelta con pinceladas más anchas.

    BASE: U$S 400.-

  • Consultar

    10. DADO DE BAJA

  • Consultar

    11. LEOPOLDO PRESAS

    Macedonio Fernández. Circa 1977.

    Óleo sobre tela, firmado. Medidas: 70,5 x 50 cm. Obra enmarcada.

    Leopoldo Presas (1915 - 2009) comenzó su carrera como integrante del Grupo Orión, en 1939, aunque no participó en la segunda exposición en 1940, realizada en Amigos del Arte. Su pintura, a pesar de esa adscripción a un grupo con influencias del surrealismo, transitó por un camino estéticamente independiente, siempre definido por la fuerte expresividad de las figuras y el gran dominio del color, hasta en pinturas con paletas reducidas como este retrato de Macedonio Fernández. A estas características sumó una creciente libertad técnica.

    El retrato de Presas logra capturar el arte de la soledad, que postulaba el escritor de No toda es vigilia la de los ojos abiertos y Papeles de Recienvenido. El modelo del retrato es, probablemente, un retrato fotográfico de los últimos años de Macedonio, fallecido en 1952. El fondo azul, el uso del verde hasta para las carnaciones pero con sombras también azules, señalan la capacidad de Presas para capturar la esencia de la personalidad del retratado sin recurrir a una representación naturalista.

    BASE: U$S 4.000.-


  • Dibujos


     
    Consultar

    12. CHARLES H. PELLEGRINI

    Retrato masculino. Buenos Aires. Circa 1835.

    Grafito sobre papel, firmado. Medidas: 28,5 x 22,5 cm. Obra restaurada. Se exhibe en su marco de época.

    El saboyano Charles Pellegrini (1800 - 1875) en septiembre de 1831 comentaba a su hermano en una carta “desde el 1 de octubre del año pasado, día en que comencé a cobrar mis retratos, he ganado cerca de 17.000 pesos. Se dice que, sobre 20.000 extranjeros que hay en Buenos Aires, soy el que, en las actuales circunstancias gana más. Esto ocurre porque el comercio se encuentra en la más absoluta miseria, a consecuencia de la guerra civil que no cesa de asolar al desgraciado país.” (1) En un año, agrega, ha realizado más de doscientos retratos, de lo que no se arrepiente porque ha logrado registrar un buen parecido. En 1837 mitigó su actividad pictórica al dedicarse a su campo La Figura en Cañuelas, ya que su retratos eran netamente sociales, figuras de tertulias. En parte su alejamiento fue motivado por la situación conflictiva con los franceses bajo el gobierno de Juan Manuel de Rosas; sin embargo la vena del artista logró avanzar en sus estupendas imágenes costumbristas.

    A lo largo de los años se han conocido unos doscientos retratos de Pellegrini, y siguen saltando a la luz obras hasta aquí ocultas, con su inconfundible factura fisonomista, ejecutados en su mayoría con lápiz, o tinta china. El actual, del que desconocemos el nombre, se encuentra firmado con su precisa rúbrica con adornos. Corresponde a uno de sus formatos habituales: el retrato de busto, a la francesa. Entre tantos ejemplos de su cosecha, vale mencionar los de Vicente Puga y Esteban Echeverría, ambos  de 1831; Nicanor Costa, León Ortiz de Rosas, Saturnino Perdriel, José Andrade, Francisco Doblas y tantos otros. Luce el alfiler tan presente en los retratos de la primera mitad de los treinta, y el mismo chaleco que observamos en el retrato de Francisco Cascallares.

    Notas: 
    1. Alejo B. González Garaño, “Prólogo”, C. H. Pellegrini. Su obra, su vida, su tiempo. Buenos Aires: Amigos del Arte, 1946, p. 25

    Agradecemos la información y comentarios brindados por el especialista Roberto Amigo. 


    BASE: U$S 1.500.-

  • Consultar

    13. ENRIQUE DE LARRAÑAGA

    Escena de puerto. 1920 / 1930.

    Grafito sobre papel, obra firmada. Medidas: 21 x 30 cm.

    Enrique de Larrañaga (1900 - 1956), recuperado en su reconocimiento en una muestra retrospectiva en el Museo Nacional de Bellas Artes en 2014 (1), fue uno de los artistas más premiados en los salones de los años treinta, coronado con el Gran Premio Adquisición de 1936. Era en su época el más claro representante de una modernidad de raíz española, pero con un lenguaje propio en las vistas de Madrid, donde permaneció desde 1924 hasta 1930, con sostenidos viajes por las regiones. Fue director de la Escuela Nacional de Bellas Artes Prilidiano Pueyrredón durante el peronismo. Hombre de la bohemia porteña, fue uno de los personajes de la vida cultural de la ciudad, que cruzaba el arte erudito con la cultura popular. 

    En este dibujo es difícil precisar el lugar de la escena, si se trata de una vista al natural. A fines de los años veinte representó escenas con pescadores de Vigo, en los treinta la Isla Maciel; en las décadas siguientes en Mar del Plata. Por la factura  y la firma en tinta es probable que se trate de una obra de los años veinte o treinta.

    Notas: 
    1. Enrique de Larrañaga, Museo Nacional de Bellas Artes, Buenos Aires, diciembre 2013 – marzo 2014.


    BASE: U$S 360.-

  • Consultar

    14. RÓMULO MACCIÓ

    Retrato de Leopoldo Presas. 1963.

    Carbonilla sobre papel, firmado y fechado. Medidas: 82 x 57 cm. Ex colección Elsa de Presas.

    A propósito de este retrato, recordaba Elsa Legaspi, ex esposa del artista retratado y madre de sus tres hijos, la obra nació después de una comida entre amigos, bien regada con un abundante vino, Presas y Macció retornaron al taller de aquel y alegres, se desafiaron en un original duelo: quién hacía el mejor retrato de su amigo. Las reglas fueron, ejecución espontánea, en carbonilla y en los papeles que usaba Presas.

    Sin demoras se aplicaron a la tarea y de este divertido ejercicio de amistad nació el retrato que aquí presentamos. Cada uno se llevó la obra firmada por su amigo.

    La referencia del año no es un dato menor. En 1963, Rómulo Macció formaba parte de la Otra Figuración, junto a Luis Felipe Noé, Jorge de la Vega y Ernesto Deira (este estudió en el taller de Leopoldo Presas). En junio el grupo expuso en el Museo Nacional de Bellas Artes, luego en Río de Janeiro, sin mencionar la participación en exposiciones internacionales. También en ese año estamos en una de las mejores etapas de Presas, con una pintura de enorme fuerza plástica de temas religiosos, en especial crucifixiones. Al margen de la anécdota que le da origen, el dibujo rápido, una simple captura de los rasgos, es testimonio de una larga amistad entre dos artistas que privilegiaron “la pintura que se pinta”, al decir de Macció. 

    BASE: U$S 4.000.-


  • Escultura


     
    Consultar

    15. LIBERO BAADI

    Figura en bronce. 1952.

    Pieza única, firmada en su base: L. BADII. 1952. Medidas: 30 x 40 x 40 cm. La escultura descansa sobre un basamento de madera.

    En 1962, Libero Badii (1916 - 2001) reconocía dos líneas de influencias en su creación: la americana, resultado del viaje por los países andinos de 1945, y la europea, su continente natal, al que había regresado en 1948. Esta estupenda figura en bronce, pieza única, señala el continuo pensar de Badii entre la materia y tradición iconográfica, en este caso de la figura reclinada. Anuncia el carácter simbólico y arquetípico que asume su obra en los años sesenta, bajo la definición propia de “arte siniestro”.

    Badii entendía la escultura como la “forma física de ideas espirituales mediante el carácter expresivo de la materia”. (1) La materia y el escultor son vehículos de la idea. Los años de 1952 y 1953 son de obras relevantes: El anuncio, La muñeca, La fecunda. Ya en esta Figura de bronce se observa el distanciamiento con las formas de Henri Moore, tan presenten en la escultura inmediatamente anterior.

    En 1952, año de esta pieza, integró la primera exposición del grupo 20 pintores y escultores en la Galería Müller.

    Notas: 
    1.  Roberto Amigo: “Libero Badii. La fecunda”, Museo Nacional de Bellas Artes. Colección. Buenos Aires, 2010, v. 2, p. 316.


    BASE: U$S 15.000.-


  • Obra Gráfica


     
    Consultar

    16. OVALLE, ALONSO DE

    Indi prodigijs Montis igniuomi, Amnis arborem, mostrum que trahentis, Aquilarum iterum tantum Visarum, exercitus Hispani in aere de suo Victoris, paci conciliantur et Fidei in Chile. Roma. Impreso por Francisco Cavallo. 1646.

    Grabado. Medidas de la hoja: 25,8 x 17.2 cm. Buen ejemplar, apenas moteado. La obra se exhibe enmarcada.

    Fiel expresión de la iconografía fantasiosa que ilustraba los relatos de los viajeros europeos por América, la escena muestra a los nativos americanos encabezados por su deidad -con la cabeza humana y el cuerpo de un animal mitológico-, vencidos desde el cielo por el ejército conquistador armado con sables y lanzas, y conducido por un bravo jinete a caballo. Un volcán erupciona y a lo lejos. Los españoles se protegen con sus petos y yelmos, y montan briosos caballos; los aceros de sus armas resultan mortales. Los nativos, representación del pueblo mapuche, llevan vincha, visten una camisa sin mangas y un pantalón corto, y detrás su carcaj con flechas. En el cielo, su cacique vencido.

    La imagen ilustró  el texto de Alonso de Ovalle, su famosa “Histórica relación del reyno de Chile”.

    BASE: U$S 160.-

  • Consultar

    MÉXICO

    17. LINATI, CLAUDIO

    Costumes Civils, Militaires et Religieux de Mexique. Dessinés d´aprés nature par C. Linati. Imprimés a la Litographie Royale de Jobard. Bruxelles. Publiés par Ch. Sattanino. 1828. 

    Rarísima primera edición, completa. En 4°, Anteportada y Portada, más 48 planchas litográficas coloreadas de época a mano, cada una acompañada por una hoja con el texto explicativo. Encuadernación de editor. Ejemplar en excelente estado.

    Se trata de un importante y temprano documento -muy cercano a los albores de la Independencia del país acaecida en 1821- con un registro de los vestuarios mexicanos, personajes históricos y escenas costumbristas estampadas y pintadas a mano sobre papel Whatman; todas ellas firmadas en la piedra por Linati. Las ediciones posteriores realizadas en Inglaterra solamente tienen 30 litografías. 

    Es sin duda, una de las mejores expresiones de los modos de vida de los mexicanos, no solamente de la antigua capital virreinal, sino también de las diversas regiones del extenso territorio que incluyen hasta un cacique apache con numerosos tatuajes en el cuerpo que estaba radicado en la costa del río Colorado en California. Cada lámina va acompañada por una detallada descripción y comentarios testimoniales que trascienden el uso del vestuario con observaciones sobre las costumbres en general, el clero, la política y todo lo que implicó el paso del virreinato a la república.

    Claudio Linati, de origen italiano (1790 - 1832) fue el introductor de la litografía en México en 1825. Llegó con el auspicio del entonces ministro de Relaciones Internas y Externas, Lucas Alamán, quien le permitió instalar sus prensas en el propio Ministerio. El dibujante y litógrafo editó un semanario, “El Iris”, donde publicó una historieta política que provocó su cierre, debiendo partir con premura en 1826. Su obra cumbre fue publicada dos años más tarde en Bélgica. Regresó a México en 1832 y tres días más tarde murió de fiebre amarilla. 

    BASE: U$S 16.000.-

  • Consultar

    LA VUELTA DE OBLIGADO, UN COMBATE SOBERANO

    18. BARRY, FRANCOIS-PIERRE BERNARD

    Attaque et prise des batteries de Ponto Obligado. 20 Noviembre 1845. Peint par Barry. Grave par Chavane. Gal.rie hist.que de Versallies. Diagraphe et Pantographe Gravard. París. (1847)

    Rara. Litografía sobre papel. Medidas: 22,3 x 32,5 cm. Obra en buen estado, enmarcada.

    Enfrentada al poderío económico y militar de Francia e Inglaterra, la Confederación Argentina sufrió un fuerte revés militar en la llamada vuelta de Obligado sobre las aguas del río Paraná. Las escuadras combinadas de Gran Bretaña y Francia remontaron este curso protegiendo más de cien embarcaciones mercantes, colmadas de productos y dispuestas a embarcar más de un millón de cueros vacunos adquiridos en las provincias de Entre Ríos y Corrientes. La audaz decisión fue repelida por el gobierno de Rosas  que comisionó al general Lucio N. Mansilla hacer frente al convoy. Sin recursos suficientes, Mansilla dispuso bloquear literalmente el río con cadenas y pontones; enviándole brulotes incendiarios y atacando a las naves desde las barrancas. 

    Pese a que la maniobra fue superada por los europeos, lo cierto es que dicho episodio bélico le dio más lustre al gobierno de Rosas que a los propios ingleses y franceses.

    Las horas de la contienda fueron al fin llevadas al lienzo por tres marinos ingleses que embarcados, participaron en la misma; el capitán E. Inglefield; el oficial C. J. Hodges y H. Parke. La primera vista de la batalla también fue  trasladada a la piedra litográfica por Dickinson y Co, de Londres. Francia por su parte no realizó ningún registro pictórico hasta que su monarca dio la orden de hacerlo. “El gobierno de S. M. Luis Felipe convocó al artista marsellés Francois-Pierre Bernard Barry, quien seguramente a través de relatos de testigos presenciales del combate, o a partir de la mera visualización de la litografía inglesa de Dickinson, realizó dos pinturas (...). De ambas pinturas, tal como era el uso de la época, se realizaron versiones litografiadas por la Calcografía del Louvre, siendo su grabador el litógrafo y artista Jean P. Chavanne.” (1)

    Ofrecemos ahora una de ellas, tan esquivas en el mercado la una como la otra.

    Nota: 
    1. Adrián Gualdoni Basualdo: “El combate de Obligado, imágenes y palabras” En “Juan Manuel de Rosas y los bloqueos al Río de la Plata”. Ed. Arte e Historia, Buenos Aires, 2008, pp. 166 - 172. 


    BASE: U$S 860.-

  • Consultar

    BUENOS AIRES EN UNA VISTA EXTREMADAMENTE RARA

    19. ALBERT, L.

    Vista de las goletas Cuatro Fratelli y Providencia echadas sobre el Paseo de Julio en Buenos Aires, en la mañana del día 20 de Febrero de 1873. Lit. L. Albert.

    Muy raro. Medidas: 24 x 35 cm. Obra enmarcada por la Casa Moody. No en “Estampas y vistas de la ciudad de Buenos Aires”, de G. Moores, ni en la exposición “Homenaje de la Academia Nacional de Bellas Artes a Alejo B. González Garaño” (1948).

    A la izquierda, la publicidad del “Café y fonda A Lisola de Caprera”, ubicado frente a la costa del río, con el Paseo de Julio entre ambos. La indicación “echadas sobre …” en el título, nos hace pensar en los efectos de una sudestada, idea que se confirma ante el público que se ha reunido para observar aquel extraño fenómeno. En esa porción de la costa apenas llegaba el agua del Río de la Plata y entre las toscas de la ribera, las lavanderas cumplían sus faenas. Los árboles detrás de ambas embarcaciones -a nuestro parecer, una fantasía del dibujante-, hacen pensar en un canal paralelo al Paseo de Julio, el que no existió. 

    Dibujante y litógrafo, L. Albert actuó en Buenos Aires en la segunda mitad del siglo XIX. (1) Según Gesualdo, en la colección de Alejo B. González Garaño se conservaban cuatro litografías de este autor. En la Exposición de estampas realizada en Buenos Aires ante el IV Congreso Histórico-Municipal Interamericano de 1949 dimos con ocho litografías, todas con la dirección del comercio: Cerrito 184. (2) Y en el Museo Histórico Nacional se atesoran 12 litografías. (3) La vista que ahora ofrecemos no aparece en ninguna de las colecciones mencionadas. 

    Notas: 
    1. V. Gesualdo: Enciclopedia del Arte en América. 
    2. Exposición de estampas. Buenos Aires, 1947, p. 29, ítems 144 a 151.
    3. En Internet: https://conar.senip.gob.ar/pawtucket/index.php/Search/Index/search/


    BASE: U$S 600.-

  • Consultar

    BUENOS AIRES DESDE LO ALTO

    20. DULIN, JEAN DÉSIRÉ

    Vista de Buenos Aires. Dulin del. // Lit. Pelvilain, Potosí 38. (1860)

    Rara en su versión original. Litografía sobre papel, coloreada de época. Medidas. Grabado: 47 x 76,9 cm. Papel: 58 x 79,6 cm. Obra con viejas huellas de agua y una pequeñísima pérdida de papel en el centro, arriba. Enmarcada.

    “Dulin empleó para realizarlo una técnica que sin duda había aprendido en Europa. Dibujó las casas y sitios principales de la ciudad con precisión de miniaturista, y los reunió en un conjunto visto desde el aire, como podría haberlo contemplado un pájaro”. (1)

    La escena posee una carga de vitalidad asombrosa; en el catálogo editado por el Museo Saavedra en ocasión de la muestra que presentó la donación de otra maravillosa vista de Dulin, obra monumental que aún hoy conmueve, se cita el texto de Adolfo Taullard: “(...) los buques tenían que fondear a una o dos leguas de distancia de la costa, según el estado del río, debido a su escasa profundidad. El pasajero tenía que trasbordar con sus equipajes a una lancha o ballenera a vela que lo acercaba a la costa (...)” Y luego debían realizar un nuevo trasbordo, esta vez a un carro de grandes ruedas “que avanzaba lentamente con el agua hasta el eje, tirado por dos caballos”. (2) 

    Al gran coleccionista Guillermo Moores le llamó la atención “la interminable fila de carros que dentro del río llevan mercaderías desde los barcos fondeados cerca del extremo del muelle a la Aduana viejo o Real Aduana, como antiguamente se la llamaba, ubicada en la calle Belgrano, entre Paseo Colón y Balcarce”. (3)

    Notas: 
    1. Bonifacio del Carril: Buenos Aires a vista de pájaro. J. D. Dulin. En Anuario de la Academia Nacional de Bellas Artes, Buenos Aires, 1978, p. 15.
    2. AAVV: Buenos Aires a vista de pájaro. J. D. Dulin (1839 - 1919). Colec. Imágenes y lecturas III. Buenos Aires, Museo Saavedra, 2017, p. 42.
    3. G. H. Moores: Estampas y vistas de la ciudad de Buenos Aires (…) Munic. de la C. de Buenos Aires, 1945.


    BASE: U$S 1.200.-

  • Consultar

    EN UNA VISTA DESCONOCIDA

    21. SCHREIBER, J.

    Rosario de Santa - Fé (República Argentina). Rosario. Lit. de Schreiber y Ca. (1875)

    Extremadamente rara. Litografía sobre papel, coloreada de época, con algunas pocas restauraciones profesionales. Medidas. Vista grabada: 43 x 66 cm. Papel: 54 x 72,6 cm. Enmarcada.

    Al pie del grabado, a la izquierda: “Dibujada del natural por J. Schreiber” y a la derecha: “Litografía de Schreiber y Cía. Calle Aduana 134. Rosario”. Debajo del campo grabado, los nombres de las arterias principales, de izquierda a derecha: Calle 25 de Diciembre; Calle Buenos-Ayres, Calle Comercio; Calle Aduana; Calle Bajada y Calle Tucumán.

    La denominación “Calle 25 de Diciembre” nos permite reafirmar la datación. Esta nace en recuerdo del día de 1851 cuando los rosarinos decidieron rebelarse contra Rosas, dicha arteria llevaba con anterioridad el nombre de Mensajería. En los noventa, en las postrimerías del siglo XIX, en un gesto innovador fue rebautizada como calle Juan Manuel de Rosas, así denominada hasta hoy.

    La vista fue realizada al estilo de la vista a vuelo de pájaro de Dulin, desde lo alto. El puerto y la ciudad en plena ebullición. Las embarcaciones de distinto calado que alcanzan las dársenas dispuestas a cumplir su misión, y las calles próximas surcadas por distintos carros, jinetes y peatones. Hacia el horizonte, el conglomerado urbano que se dispersa convirtiéndose en una periférica zona de quintas y más allá los sembradíos de los campos más próximos a la ciudad.

    BASE: U$S 4.400.-

  • Consultar

    DON JOSÉ DE SAN MARTÍN EN UN GRABADO DESCONOCIDO

    22.

    Batalla de Maipu ganada por el ejercito argentino-chileno Bajo el mando del General Jose de San Martin, el 5 de Abril de 1818.

    Muy raro, de gran valor histórico. Grabado sobre papel. Medidas: 37,6 x 55,9 cm. Obra en buen estado, enmarcada. Una iconografía con destino de colección.

    La primera iconografía sobre esta victoria sobre el ejército español fue realizada por el eximio artista francés, Theodore Gericault (1791 – 1824). Por encargo del oficial bonapartista Ambrosio Cramer, Gericault dibujó, litografió y estampó cuatro obras: los retratos de San Martín y Belgrano, y sendas escenas de las batallas de Chacabuco y Maipú. Lo hizo a fines de 1818 o principios del año siguiente… Esas láminas se comercializaron en su tiempo en Buenos Aires y hoy son inhallables.

    Gericault murió poco tiempo después y las composiciones con los triunfos en Chacabuco y Maipú fueron utilizadas por su amigo N. T. Charlet, maestro de dibujo y grabado, que las empleaba en sus clases para testimoniar sus enseñanzas con aquellas manifestaciones de alta calidad. Entre sus alumnos se distinguió Auguste Raffet, quien fue el más importante  litógrafo de su tiempo, al punto de que Benezit afirma que Charlet habría pasado a la historia del arte por el solo hecho de haber sido maestro de Raffet. Éste realizó una copia litográfica de la Batalla de Maipú, hacia 1824, que difiere solo en algunos detalles de la de su maestro Charlet. El general San Martín conservó hasta el día de su muerte en su dormitorio de Boulogne sur Mer un ejemplar de esta batalla, litografiada por Raffet, hoy en el Museo Histórico Nacional.

    Presentamos aquí una copia posterior de aquel grabado realizado por Auguste Raffet, difiriendo en la inscripción; la de 1824 versa: “Batalla de Maipo Ganada Sobre los Españoles el 5 de Abril de 1818 por las tropas aliadas de Buenos Aires y Chile Mandadas por el General Dn. José de San Martín”, mientras que la presente: “Batalla de Maipu ganada por el ejercito argentino-chileno Bajo el mando del General Jose de San Martin, el 5 de Abril de 1818”.  No encontramos registro alguno de esta copia en los estudios bibliográficos de Bonifacio del Carril, Carolina Barros y Bonnie Browne, ni en el estudio sobre Géricault, de Delteil.

    La composición representa el encuentro de los generales San Martín y O´Higgins, aquel con el sable en su diestra y montando su célebre caballo blanco. Sobre el valle y en un segundo plano, los restos de la artillería y las tropas formadas en distintos ángulos del campo de batalla dan cuenta del episodio bélico. 

    BASE: U$S 800.-

  • Consultar

    SEDA DEL CENTENARIO

    23. VIMERCATI, P.

    Centenario de la República Argentina. Exposición - Internacional Buenos - Aires. 1810 - 1910.

    Tessitura A. Fossati & Figli. Como. E. Berardi y C. Milano. Turín. (Italia. 1910)

    Seda estampada. Medidas: 70 x 73 cm. Obra en buena forma, enmarcada.

    “Esta obra pictórica sobre un pañuelo de raso de seda natural fue hecha para conmemorar la Exposición Internacional de Ferrocarriles y Transportes Terrestres de 1910, diseñada por P. Vimercati, con realización de A. Fosatti & Figli de la ciudad de Como, y de E. Berardi y C. Milano, de Turín, ambas de Italia. Retratos de Belgrano y José de San Martín en la parte superior y de Mariano Moreno y Bernardino Rivadavia en la inferior, junto con una imagen de alto valor simbólico en la que las carretas se convierten en un camión de carga y una locomotora, expresan la importancia de los transportes en el progreso económico del país”. (1)
    La composición aborda el pasado y el presente, y en aquel tiempo, la guerra y la paz en la consolidación como república. Entre los primeros, los generales Manuel Belgrano y José de San Martín con los laureles victoriosos, y enmarcando el escudo nacional, Bernardino Rivadavia y Mariano Moreno. Todo el conjunto se encuentra contenido dentro de una orla envuelta por una cinta blanca con los nombres de las batallas libradas en la guerra de la Independencia.

    Notas: 
    1. Juan Carlos Grassi: Una historia del progreso argentino. Editorial Ferias & Congresos, Buenos Aires, 2011, p. 133.  


    BASE: U$S 360.-

  • Consultar

    24. CAPITANI, RAÚL

    Los Niños de Nuestro Tiempo. 1972.

    En gran Folio (56 x 37,8 cm), Portada con un grabado firmado, Biografía de Víctor L. Rebuffo e Índice (cada hoja con un grabado), Biografía del autor y al dorso, justificación de la tirada, más 12 grabados a plena página y un dibujo original en tinta, firmado por Capitani. Obra en buen estado, conservada en su carpeta de editor.

    Ejemplar número I de la tirada especial de XXX, con todos los grabados, firmados y numerados por el autor en grafito. Raúl Capitani (n. Mendoza: 1941), estudió dibujo, pintura y grabado en la Escuela Superior de Artes Plásticas de la Universidad Nacional de Cuyo con Julio Suárez Marzal, Sergio Sergi y Zdrako Ducmelic. Ganó certámenes de pintura y grabado en Mendoza y Buenos Aires, y expuso su obra en Chile, México, Italia, Estados Unidos, Turquía y España, donde se exilió en 1979. Hoy reside en Barcelona. Victor Rebuffo nos describe su impresión frente a la obra del autor ahora ofrecida: "Cuando vi sus primeras estampas en blanco y negro, confieso que me impresionaron profundamente y de inmediato comprendí que me hallaba en presencia de un artistas singularmente dotado, y que sabía lo que quería, de condiciones nada comunes, sea por la seguridad en el planteo de sus dibujos y composiciones, el vigor de sus trazos que apuntan hacia el mensaje de contenido humano, que siente el apremio de la hora presente, o en la solidaridad con los problemas de las masas".

    BASE: U$S 480.-

  • Consultar

    PRUEBA DE ARTISTA

    25. RAQUEL FORNER

    Mutantes enamorados. 1974.

    Grabado con la leyenda manuscrita: “P. A. Mutantes enamorados. Raquel Forner 1974”. Medidas: 28,5 x 38,2 cm. Buen ejemplar. Enmarcado. Ex colección Roberto Olejaveska. La obra se acompaña del libro de Guillermo Whitelow “Raquel Forner” - prueba de artista - (Ed. Gaglianone, 1980), ejemplar dedicado por la artista.

    Raquel Forner (1902 - 1988), luego de su inicial compromiso con el destino terrenal de la especie humana, sufrió la influencia de la carrera espacial y en esa búsqueda del Cosmos, desarrolló varios ciclos: Series de las Lunas, de los Astrofauna, de los Astronautas, de los que Vieron la Luna, de los Laberintos, de los Terráqueos y de los Mutantes. Precisamente en el año de estos “Mutantes enamorados” -1974- ella expone en Estados Unidos: visita la NASA y tres museos de San Francisco, Nueva Orleans y Washington adquieren obras suyas.

    BASE: U$S 500.- 


  • Fotografía 


     
    Consultar

    26. BATE Y CA.

    Las ruinas de Ytapirú. Paraguay.

    Albúmina de 12,4 x 19,7 cm-, montada sobre un cartón original del fotógrafo, impreso, con marco perimetral dorado y en la misma tinta las leyendas: “La guerra contra el Paraguay”, “Bate y Ca. W.” y “Montevideo”. Pegado en el margen inferior una etiqueta con el título impreso: 1. Las ruinas de Ytapirú,  Detrás, manuscrito en tinta, la indicación de pertenencia a un oficial uruguayo.

    Estamos ante otra rareza fotográfica: esta misma vista lleva el título “2. Punta de Itapirú” en el álbum (2° colección, de 1866) de Bate conservado en la Biblioteca Nacional de Montevideo. Así lo indica el investigador uruguayo Alberto del Pino Menck, quien advierte que hay otra versión, posterior a 1868, editada por Chute & Brooks que lleva el número “1” y la leyenda “Ruinas de Itapirú”. (1) La sorpresa es que hemos dado con la imagen original de Bate (en su cartón de fotógrafo) y con el segundo título. 

    Temprana fotografía bélica que da cuenta del conflicto que envolvió a cuatro naciones hermanas entre 1865 y 1870: por una parte Paraguay, y aliados en su contra, Brasil, Uruguay y Argentina. Precisamente con la autorización del gobierno oriental viajó a los campos de batalla el fotógrafo Javier López, enviado por la firma Bate y Cía., que en el mismo año de 1866 sacó a la venta dos colecciones de fotografías y poco días más tarde, una tercera -la anunció como su “colección especial”, formada por diez albúminas. Todas ellas son hoy extremadamente raras y de enorme interés.

    La leyenda “Bate y Ca. W.” alude al nombre de la casa fotográfica, pero la inicial “W” corresponde a Vander Weide, fotógrafo belga que ingresó a la firma en en 1862 y que tres años más tarde era su único dueño. 

    Notas: 
    1. A. del Pino Menck; A. Fernández Labeque; G. Gargiulo y O. J. Villa: La Guerra del Paraguay en fotografias. Montevideo, Biblioteca Nacional, 2008, pp. 138-139. 


    BASE: U$S 1.200.-

  • Consultar

    LOS PATAGONES EN SU PRIMER RETRATO FOTOGRÁFICO

    27. PETER H. ADAMS

    Toldo de Patagones. Patagonia. Circa 1870.

    Albúmina con un recuadro en el margen inferior derecho, con su título y número de negativo: 6. Medidas: 18,1 x 22,5 cm. Obra en muy buen estado. Se exhibe enmarcada.

    Precioso registro visual -el primero conocido- con tres tehuelches posando frente a su toldo; cada uno lleva su larga cabellera sujeta por una vincha y cubre su cuerpo con la piel de un guanaco. Junto al personaje de la derecha, dos perros. La toma fue realizada por el fotógrafo inglés Peter H. Adams, quien obtuvo las primeras fotografías de los patagones en el territorio argentino de Santa Cruz.

    Hizo este viaje fotográfico respondiendo a una solicitud de la Casa Garreaud y Cía., de Santiago de Chile, y de los establecimientos de Rowsell y Courret, de Valparaíso. El plan consistía en editar un álbum con aquellas imágenes, y efectivamente así sucedió. La obra contuvo veintidós fotografías -una de ellas, la presente-, y llevó por título “Vistas de la Patagonia, del estrecho y la Tierra del Fuego”.

    Además de formar parte del álbum mencionado, fue reproducida en el periódico francés “L´Univers Illustre”, de 1891, junto al texto de "Une mission en Patagonie et a la Terre de Feu", con la leyenda: “El cacique Mulato, gran jefe de los Patagones, en su tienda cerca del nacimiento del río”. Fue reeditada poco más tarde en forma de postal e ilustró el libro de Andreas Madsen, “Bocetos de la Patagonia vieja”, de 1952. (1)

    Su autor, Peter H. Adams, nacido en Londres, fue un viajero de renombre; amigo de Charles Darwin, y secretario del célebre explorador Livingston, lo acompañó a éste último en sus marchas a las fuentes del río Congo, en África. Por América del Sur recorrió Brasil, Uruguay, Argentina y Chile, donde fue contratado por tres establecimientos fotográficos y editoriales para que efectuara un relevamiento fotográfico en la Patagonia argentina, documentando a los aborígenes fueguinos, y por primera vez a los tehuelches. Estos últimos les resultaron particularmente esquivos, razón por la cual debió internarse hasta el paraje de Sehuen Aike -junto al río Sehuen o Chalía-, donde dio con ellos, realizando aquellas famosas tomas. 

    Notas: 
    1. Casamiquela, Mondelo, Perea y Martinic Beros: “Del mito a la realidad, evolución iconográfica del pueblo tehuelche meridional”. Fundación Ameghino, Viedma, 1991, p. 113.


    BASE: U$S 1.400.-

  • Consultar

    28. FOTÓGRAFO NO IDENTIFICADO

    Pompei. Italia. Circa 1870.

    Álbum con 24 albúminas -medidas: 18,5 x 24 cm-, montadas sobre hojas de cartulina blanca (28 x 36,5 cm), dentro de un recuadro impreso en tinta roja, todas con el título en el margen inferior: Pompei. Obra vintage en excelente estado. Preservado en un moderno álbum.

    El análisis de las albúminas nos permite advertir que se trata de una colección formada por un fotógrafo editor -quien posa frente a su cámara en dos tomas, incorporándose al escenario- con destino a comercializar estas vistas impactantes  para un público específico: historiadores, científicos y una creciente masa de turistas que volvían a sus países de orígen sorprendiendo a parientes y amigos con un viaje hacia el pasado del imperio romano a través de estas imágenes. ¿Cómo no asombrarnos ante la labor de los arqueólogos en plena faena de exhumación, o ante los panoramos edilicios como el templo de Júpiter, Mercurio, Fortuna e inclusive de la diosa egipcia Isis, por nombrar algunos de los grandes sitios.

    Con la irrupción de la "nueva fotografía" -el sistema negativo/positivo-, la técnica de los negativos de vidrio al colodión húmedo y las copias positivas en papel albuminado, ésta se popularizó. Y una variante muy redituable fue la comercialización de vistas sobre las principales ciudades, monumentos y sitios arqueológicos del mundo conocido. En este rumbo, Italia, una de las cunas de la civilización occidental, contaba con el escenario adecuado y dentro de su riqueza arquitectónica quizás la más intrigante haya sido la ciudad redescubierta de Pompeya. Colapsada por la erupción del volcán Vesubio en el año 79 d.C., permaneció sepultada bajo las cenizas hasta el siglo XVIII cuando las excavaciones permitieron confirmar que se trataba de aquella excepcional villa romana cuya memoria se encontraba perdida en el tiempo.

    BASE: U$S 900.-

  • Consultar

    GAUCHOS EN PARÍS

    29. PHOTOGRAPHIC WAREHOUSE (EDITOR)

    Gauchos. París. 1889.

    Dos albúminas, portrait cabinet -medidas: 12,8 x 9,6 cm-, montadas sobre un cartón impreso de fotógrafo de color celeste, con su dirección -Rue de Rivoli, 180, en París- y el título de la obra, manuscrito en tinta.

    Las imágenes permiten testimoniar el interés sobre las fotografías de tipos populares de todo el mundo; en este caso, el gaucho como personaje de las pampas sudamericanas, convocado a la Exposición Universal de París. Se los presenta en dos tomas de exteriores; en una el gaucho con la paisana -ambos sentados, la escena se reproduce a la izquierda (invertida), del grabado que en 1889 se publicó en Madrid -el cual vendimos en nuestra Experiencia Hilario VII- y en la otra con dos gauchos de pie, conversando. Los primeros en un momento de intimidad, él le acerca el mate con la mano derecha, de la que pende un arreador, mientras sujeta con la otra un lazo; lleva rastra y un largo facón “a la verija”. Calza botas fuertes de caña alta con espuelas de plata.

    Los otros dos paisanos también visten a la usanza de la época, con botas de potro despuntadas y chiripá; blusa, pañuelo al cuello y chambergo. Ambos, junto a un árbol, apoyan un pie sobre el cráneo de un vacuno. En esta toma creemos advertir al fondo la silueta de un banco de plaza blanco, referencia que junto a las especies arbóreas, nos sugiere la idea de estar ante una producción realizada en las cercanías de la Exposición Universal de París, de 1889.

    La casa editora, bajo la dirección de A. C. Champagne, se especializaba en esos años en la distribución de registros fotográficos de distintos países del mundo con destino a “arquitectos, artistas, periódicos y revistas”, como lo indicaba en su publicidad.

    Agradecemos la información brindada por Juan Miguel Arbuco.

    BASE: U$S 480.-

  • Consultar

    LA ANTÁRTIDA EN IMÁGENES. LA PRIMERA EXPEDICIÓN DE JEAN-BAPTISTE CHARCOT

    30. SENOUQUE, A.

    Antártida e Islas próximas. 1903 - 1905.

    Once fotografías estereoscópicas en vidrio -medidas: 8,2 x 17 cm-, dentro de su caja de época donde se lee, manuscrito en tinta: “Viste Polo Sud di Charcot. Plache 13”. En buen estado.

    En la primera década del siglo XX el científico y explorador francés Jean-Baptiste Charcot (1867 - 1936) comandó dos expediciones a la Antártida, cuando aquella región representaba aún el desafío más importante del planeta para los exploradores. En la primera surcó el mar y el casquete polar entre los años 1903 y 1905 navegando con la goleta Français. La expedición fue todo un éxito; descubrieron islas, levantaron un mapa de la costa y realizaron importantes estudios de la flora y la fauna. Charcot incorporó a la tripulación al fotógrafo A. Senouque, el autor de las vistas que aquí presentamos.

    El conjunto nos muestra varios registros con el propio Charcot en distintas actividades, como escalando o ingresando a una gruta de hielo al sur de la isla de Wandel. Se los ve también grabando el sonido ante una colonia de pingüinos, los que permanecen indiferentes ante la presencia de los exploradores y sus aparatos de gran porte.

    Charcot realizó un segundo viaje entre 1908 y 1910. Las experiencias vividas en ambas expediciones fueron publicadas en sendas crónicas que vieron la luz en ese tiempo. 

    Aún el hombre no había dejado sus huellas en el Polo Sur y cada proeza era vivida con admiración por propios y extraños. 

    BASE: U$S 1.600.-

  • Consultar

    ÁLBUM PATAGÓNICO DE GRAN RIQUEZA ICONOGRÁFICA

    31. FOTÓGRAFO NO IDENTIFICADO

    Lago Buenos Aires, Santa Cruz. 1910 / 1920.

    Álbum fotográfico, con 57 fotografías en gelatina de plata, montadas sobre cartulinas color gris, con solapas de tela. Medidas: 15 de ellas, de 11 x 15,2 cm., y las restantes 42, de 10,3 x 7,5 cm., aproximadamente.

    Antigua encuadernación en tela, con punteras y lomo de cuero, títulos y ribetes dorados. Conservado en moderna caja-estuche con lomo de cuero y títulos dorados.

    Excepcional registro documental y artístico realizado por un fotógrafo aficionado de su viaje por el sur patagónico argentino. Preciosas vistas de este grupo de aventureros avanzando entre hielos -ya sea en barcas, o caminando sobre los glaciares-, y retratados en establecimientos rurales, con detalles de las construcciones de aquellas estancias. Observamos la vida social de los pobladores venidos desde Europa -aparecen algunas pocas tomas de sus tierras en el Viejo Mundo- y su convivencia con los tehuelches, en algunas imágenes con sus caballos ensillados a la usanza indígena. Una de estas tomas fue reproducida en el libro "Del mito a la realidad. Evolución iconográfica del pueblo tehuelche meridional" (cuyos autores fueran Casamiquela, Mondelo, Perea y Martinic Beros), aunque en su epígrafe poco rescatamos: “Vieja fotografía. Mujeres tehuelches a caballo, con el clásico recado alto y faja al cuello del animal, para montar; capas blancas. ¿Antepasados de Luisa Pascual? (foto comunicada por ella)”.

    En varias imágenes leemos el cartel metálico “Comisaría Lago Buenos Aires Territorio Santa Cruz” emplazado sobre una precaria construcción y su personal. Probablemente se trate de la primera comisaría del primer poblado del lago Buenos Aires (1) , que se instaló en 1911. Dicha localidad lleva hoy el nombre de Perito Moreno.

    La foto Nº 12 retrata a Cilcacho o Cirkacho, y su esposa. Probablemente en una sala de la Casa de Gobierno de Santa Cruz. Ambos aparecen en un retrato grupal realizado frente a la Comisaría de Río Gallegos. (2)

    Notas: 
    1. Su denominación original en idioma tehuelche era Chelenko, que quiere decir “lago de las tempestades”.
    2. Referencia brindada por el historiador Osvaldo Mondelo, autor de la obra “Tehuelches. Danza con fotos”.


    BASE: U$S 3.200.-

  • Consultar

    32. MARTÍN CHAMBI

    Machu Pichu. El Caracol. El Torreón y casa de dos pisos. Perú. 1928.

    Gelatina de plata -17,7 x 23,2 cm-, con un margen blanco, en papel simple peso, con sello seco en el margen inferior derecho. Detrás, textos manuscritos con el título de la obra. Muy buen ejemplar con sello seco de Chambi.

    Esta imagen se encuentra reproducida en la obra cumbre sobre el fotógrafo peruano, editada por el MALI (Museo de Arte de Lima) con el estudio más riguroso realizado sobre Chambi. (1) Resulta de interés advertir que el ejemplar publicado posee las mismas medidas y el mismo sello que el que ahora ofrecemos. El maestro Chambi utiliza la cámara en contrapicado para poder documentar desde la altura las particulares líneas arquitectónicas de esta edificación incaica. La misma fue realizada en horas del mediodía. 

    Martín Chambi (1891 - 1973) es considerado hoy el fotógrafo más importante del Perú y uno de los más destacado de nuestro continente. En 1979 el MoMA -Museo de Arte Moderno de Nueva York- realizó una exposición antológica de su obra, con un éxito resonante y definitivo. Desde entonces, las mejores colecciones fotográficas del mundo buscan sus obras vintage con denodado interés. 

    Notas: 
    1. Natalia Majluf y Edward Ranney (editores): Chambi. MALI, Lima, 2016, fig. 81 y pág. 382. En la referencia se indica que dicha copia pertenece a la colección fotográfica del Banco de Crédito de Perú - Lima.


    BASE: U$S 1.800.-

  • Consultar

    33. LUIS D. GISMONDI

    Los Espejos. Cuzco. Perú. Circa 1930.

    Gelatina de plata -medidas: 23,1 x 17,2 cm- con margen blanco, en papel simple peso mate, con la identidad del fotógrafo escrita sobre el negativo y con la particularidad que la letra “N” de su apellido aparece invertida. Detrás, textos manuscritos y sello húmedo del fotógrafo: Luis D. Gismondi. La Paz - Bolivia.

    Como en los grandes cuadros religiosos de la antigüedad, Gismondi atrapa en forma vertical este momento piadoso y nos muestra a los feligreses agrupados en dos alas que convergen hacia el altar callejero que en el centro de la imagen, queda a la vista. La escena testimonia la celebración del Corpus Christi, en la Plaza de Armas del Cusco. El altar con los espejos nos vincula a la iglesia de Santa Clara, cuyo altar formado por espejos es una verdadera joya de las artes religiosas virreinales. Probablemente dicho altar callejero pertenece a alguna cofradía con sede en este templo.

    Luigi Domenico Gismondi (1872 - 1946), fotógrafo italiano, llegó  a la costa peruana del Pacífico en 1891 (1) y luego de una itinerancia por el sur de aquel país, en 1907 fundó su propio estudio en La Paz, Bolivia. Considerado uno de los grandes fotógrafos andinos, lo encontramos aquí en la capital del imperio incaico. 

    Nota:
    1) Pedro Querejazu L.: Luigi Domenico Gismondi. Un fotógrafo italiano en La Paz. Edic. del autor. La Paz. 2009.


    BASE: u$s 500.-

  • Consultar

    INUSUAL REGISTRO ANTROPOLÓGICO

    34. MANUEL MANCILLA

    Indio en su balsa. Puno. Perú. Circa 1930.

    Gelatina de plata virada al sepia -19,9 x 16,4 cm-, montada sobre un cartón. En la imagen -fruto de la intervención sobre el negativo- la indicación de autoría: M. Mancilla. Photographer, Arequipa. Perú. Y también en el margen inferior, a la derecha: All rights reserved by copyright.

    La toma nos muestra al indígena en su balsa de juncos, reflejado y duplicado en la quietud del lago Titicaca, el más alto del mundo entre los navegables. Detrás la vista de Puno. Se trata de un uro, poblador nativo que fabrica estas notables embarcaciones tejidas con totora. Cuenta la leyenda que en aquel espejo de agua, a unos 3800 metros sobre el nivel del mar, en la llamada Isla del Sol, Manco Capac y Mama Ocllo fundaron el imperio Incaico. Los uro viven en pequeñas islas flotantes, artificiales, donde en la actualidad promueven el turismo. Al momento de la toma, lo corriente era que estos nativos se ocultaran a la vista de los extraños...

    Mancilla, nacido en 1897 en Arequipa, se inició en la fotografía hacia 1915. A partir de 1926 colaboró en la revista Variedades con imágenes del lago Titicaca. Se sabe que a su muerte no hubo herederos y los vecinos tomaron posesión de su estudio, perdiéndose su valioso archivo de negativos de vidrio, que sirvieron de juguete para los niños del barrio. De manera que sus imágenes se convierten en únicas.(1)

    Notas: 
    1. Adelma Benavente: En “Luna Córnea”, nro. 15, Mayo - Agosto de 1998, México, pp. 24-25.


    BASE: U$S 500.-

  • Consultar

    35. GUILLEN, ABRAHAM

    Casa de Cuzco. Perú. Mediados del siglo XX.

    Gelatina de plata -medidas: 12,1 x 17,9 cm-, papel simple peso. Detrás con un sello húmedo del fotógrafo, apenas conocido, y de original diseño. Tiene además las marcas de un editor y la indicación de la página donde debía ser ubicada.

    En esta toma de carácter arquitectónico, resulta de interés advertir la presencia de una joven lugareña con su bebé en brazos, el que apenas asoma su cabeza cubierta; es un hallazgo del instante que nos permite observar la mixtura entre la arquitectura incaica y la colonial (véase el balcón sobre la puerta de entrada) en consonancia con la escala humana.

    Abraham Guillen Melgar (Cuzco: 1901 - Lima: 1974), fotógrafo activo desde los años 20 del siglo pasado, colaboró desde su profesión con los sabios Julio César Tello y Luis E. Valcárcel, padres de la antropología de su patria; el primero creador del Museo de Arqueología, Antropología e Historia del Perú, el segundo sucediéndolo en la dirección del mismo. La cámara de Guillén, al cabo de esta labor profesional fue guiada por el ojo avizor de ambos maestros del pasado.

    BASE: U$S 350.-

  • Consultar

    36. FERNANDO PAILLET

    Autorretrato en estudio.  Colonia Esperanza, Santa Fe. Circa 1920

    Gelatina de plata virada al sepia. Medidas: 11,5 x 8,5 cm. Obra en muy buen estado. Se exhibe enmarcada.
    En un maravilloso juego de luces y sombras, Paillet contrasta rostro y cabello con los claroscuros del telón. La mirada al infinito y su pañuelo al cuello presentándose cual artista. Lo afirmó su colega, el fotógrafo norteamericano Jim Dow: “la búsqueda de experimentación en Paillet se manifiesta en sus autorretratos, reinventándose como personaje frente a la cámara”. (1)

    La obra de Fernando Basilio Paillet (1880 - 1967) trascendió su ámbito de producción -Colonia Esperanza, en el interior santafesino-  descubierta por el investigador Luis Priamo (2) y luego, por el Consejo Argentino de Fotografía, que en 1981 curó una exposición de carácter internacional. En 2018 y en diálogo con el maestro norteamericano Walker Evans, se lo presentó en la Fototeca Latinoamericana (FOLA), de Buenos Aires. 

    Tan esquiva en el mercado del arte y el coleccionismo, nos enorgullece ofrecer otra obra de su autoría, este autorretrato referencial.

    Notas: 
    1. Congruencias. Walker Evans. Jim Dow. Fernando Paillet. Guillermo Srodek Hart. FOLA. Buenos Aires, agosto 2018.
    2. Luis Priamo: Fernando Paillet. Fotografías de Esperanza y la pampa gringa 1894-1940. Ediciones de la Antorcha. Buenos Aires, 2017.


    BASE: U$S 4.000.-

  • Consultar

    EN EL FIN DEL MUNDO

    37. FOTÓGRAFO NO IDENTIFICADO

    India Yagan. Puerto Mejillones. 1956.

    Gelatina de plata con margen blanco y bordes dentados, sobre papel grano fino. Medidas: 13,4 x 8,2 cm. Detrás, manuscrita en tinta, la siguiente leyenda: “Esta foto la tomó Rolo, es la última india Yagan que queda tiene más de un siglo de vida. Tomada en Puerto Mejillones el 31 de Diciembre 1958”.

    En la tan escasa fotografía etnográfica de Tierra del Fuego, cada hallazgo es un acontecimiento. Como en tantas ocasiones, estas imágenes suelen conservarse olvidadas en los llamados archivos fotográficos de familia, hoy verdaderos reservorios que emergen gracias a la acción de los investigadores y curadores. Esta perla iconográfica ha recorrido tal camino; la leyenda que la acompaña en su dorso nos lo indica.

    Estamos frente a un buen fotógrafo aficionado que aquel último día de 1958 -¿de vacaciones en la Isla Navarino?- tomó un registro plein air de esta anciana yagan que ayudada de un bastón, se desplaza con un recipiente en la mano. Rolo toma la decisión de no dejar pasar la oportunidad y enfoca su cámara de mano de tipo “folding” (de fuelle) hacia la mujer sin saber que a través del tiempo él está continuando la obra de grandes documentalistas de estas etnias del fin del mundo, como Tomas Bridge; Alberto De Agostini y Martín Gusinde. Resulta interesante traer a la memoria la primera representación del pueblo yagán, aparecida en un grabado holandés de 1631 que ilustra el relato de viaje de la expedición de Jacobus L´Hermite. 

    BASE: U$S 300.-

  • Consultar

    EN LA GOBERNACIÓN DE MIGUEL M. CAMPERO

    38. FOTO MARTÍN Y OTROS FOTÓGRAFOS NO IDENTIFICADOS

    Juan Schreier (hijo). Actos oficiales. 1938. Tucumán.

    Álbum con 23 fotografías, gelatinas de plata -medidas en torno a 17,5 x 23, 4 cm-, montadas sobre una cartulina marrón, todas con su epígrafe manuscrito en tinta blanca. Encuadernación de época en plena tela, con cordones.

    Nacido en Tucumán en 1880, Miguel Mario Campero provenía de una familia patricia que lo vinculaba a los titulares del Marquesado de Yavi o del Valle de Tojo. En Buenos Aires se recibió de abogado y militando en el radicalismo, se vinculó con las altas autoridades del partido. De regreso en su provincia formó parte del grupo denominado “Generación del Centenario” que entre otros, integraban Juan B. Terán, Ricardo Jaimes Freyre, Miguel Lillo, Ernesto Padilla, Alberto Rougés y José Ignacio Aráoz.  Entre 1924 y 1928 ejerció su primera gobernación. En diciembre de 1934 fue electo gobernador por segunda vez. Aquí lo encontramos protagonizando distintos actos oficiales en el año 1938. Una de estas imágenes, de gran valor documental, lo muestra en la Galería Dipiel - Goré -con motivo de la entrega de los retratos de los congresales de 1816 para la Casa Histórica. Dicho espacio de arte cumplió un rol fundamental en su tiempo; funcionaba anexo al estudio fotográfico de Jeremías Eldipi. Quizás algunas de estas tomas fueron realizadas por este profesional de la cámara.

    El titular del álbum, Juan Schreier (h) formó parte del Instituto de Estudios Históricos de Tucumán, creado en 1933. Se le conoce un ensayo publicado tres años más tarde: “Un episodio de la batalla de Tucumán”. 

    BASE: U$S 400.-


  • Cartografía


     
    Consultar

    CUANDO AMÉRICA ERA POCO MÁS QUE UNA INCÓGNITA

    39. MÜNSTER, SEBASTIAN - KANDEL, DAVID

    La Figure du Monde universel par laquelle est monstré en quelz lieux la terre (...). (1565)

    Mapa xilográfico firmado por David Kandel. Medidas: 30,1 x 38 cm. Obra en buen estado, enmarcada.

    Se trata del primer mapa incluido en uno de los títulos célebres de la cartografía del siglo XVI, “La Cosmografía universerselle (...)” de Sebastian Münster (1488 - 1552), probablemente de su edición de 1565 en francés. La obra de Münster, la primera descripción del mundo en alemán, salió a la luz en 1544 y con celeridad fue traducida a distintos idiomas. Nuestro planeta aún ofrecía muchas regiones desconocidas y las exploraciones daban cuenta por sobre todo de las zonas costeras, documentadas por los navegantes más intrépidos. Aquí presentamos un mapamundi con una singular representación de América destacándose en el tramo Norte, la tierra de Florida, en su porción Central, las islas Española y Cuba, y al Sur, Brasil y el Estrecho de Magallanes. Los mares estaban surcados por enormes monstruos que acechaban a los expedicionarios.

    David Kandel (1520 - 1592) fue un notable artista nacido en Estrasburgo que se especializó en la ilustración de grandes obras; entre ellas, la Cosmografía de Münster.

    BASE: U$S 500.-

  • Consultar

    40. SANSON, NICOLAS

    Le Paraguayr, Le Chili, La Terre, et Les Isles Magellanicques. Par N. Sanson (...) Paris. Pierre Mariette. 1656.

    Mapa iluminado. Medidas: 43,3 x 53,8 cm. Obra enmarcada.

    Fue su autor el cartógrafo francés Nicolás Sanson (1600 - 1667), nombrado por Luís XIII “Geógrafo Ordinario del Rey”. Siendo uno de los grandes especialistas de su época, Sanson resumía los conocimientos difundidos sobre cada región del orbe, y los trasladaba a su bellos mapas.

    Una lectura detallada de estas cartas geográficas con la información que hoy disponemos nos depara la sorpresa ante tantos fallos. El recorrido de los ríos, la ubicación de otros accidentes geográficos, las denominaciones de los poblados y hasta la localización de algunas naciones aborígenes poseen el encanto de transportarnos a aquellos tiempos. Para muestra, la indicación del Mar del Paraguay. Y a la inversa, también localizamos algunos enclaves que más tarde desaparecieron, como lo fue Esteco o Nuestra Señora de Talavera, aquí ubicada al noreste de la ciudad de Tucumán y por centurias sin rastros sobre su ubicación exacta hasta que hace poco tiempo fueron identificados algunos pocos testimonios. Para las autoridades eclesiásticas de la época y para los pobladores de la región, en Esteco la vida pecaminosa de sus pobladores habría provocado la ira del Todopoderoso.

    Todos estos detalles que hoy podemos calificar de fallos le otorgan ese encanto que inspira al coleccionismo.

    BASE: U$S 600.-

  • Consultar

    MAPA E ICONOGRAFÍA SANMARTINIANA

    41. BROCHET DES ROCHES, P.

    Carta Geográfica de la Provincia de Corrientes en la Rep.ca Argentina. Buenos Aires. Grabado por C. Clerice. Litografía H. Simon. 1877. 

    Excepcional mapa entelado, plegado. Medidas: 97,6 x 152 cm. Cartografía  de gran tamaño realizada para celebrar el centenario del nacimiento de San Martín en Corrientes (Yapeyú), con un bello cartucho.

    Incluye un retrato de San Martín realizado a los 27 años de su fallecimiento, un plano de la ciudad de Corrientes, una vista de su puerto y otra del Salto de la Victoria sobre el Río Yguazú. La Catedral de Goya sin terminar (faltan las torres) y la ubicación de la provincia en el Hemisferio occidental, además de un detalle de las exploraciones realizadas en 1876 sobre las altas misiones jesuíticas.  

    Para la época estamos ante una pieza cartográfica excepcional por la calidad de su realización y la información que aporta; obra del ingeniero Brochet des Roches. Su grabador, Carlos Clérice, es el autor de las primeras ilustraciones que enriquecieron el Martín Fierro, y La Vuelta de Martín Fierro. 

    Base: U$S 800.-

  • Consultar

    EN EL “PUEBLO” DE BELGRANO, HOY BARRIO

    42. DÍAZ, JULIO V.

    Remate Por Mariano Billinghurst. El domingo 20 de diciembre de 1863. De 90 cuadras de terreno, lindando con el circo de las carreras en Belgrano. Lit. J. Pelvilain. Potosí 38.

    Muy raro. Medidas: 42 x 58 cm. Buen ejemplar, enmarcado.

    En la historia de las carreras de caballos en Buenos Aires el primer capítulo fue el de las “cuadreras” documentadas en la acuarela y la litografía de Emeric E. Vidal. Ya en las segunda mitad del siglo XIX, para ser más exactos en 1857, se construyó un hipódromo llamado “Circo de las Carreras”, el que se extendía con su forma oval a lo largo de 1500 metros en el pueblo de Belgrano aún en las afueras de la ciudad de Buenos Aires. Lo delimitaban las calles Crámer, La Pampa, Melián y Olazabal. Al momento de levantarse este plano se encontraba en plena actividad, aunque no fueron muchas las carreras que allí se disputaron. Lo administraba la Sociedad Argentina para las Carreras de Belgrano. Se conoce una litografía de Sheridan con este circo de las carreras.

    En 1876 fue sustituido por el Hipódromo Argentino, hoy llamado Hipódromo de Palermo.

    En plena expansión del “pueblo” de Belgrano, la firma Billinghurst remata terrenos linderos a la pista de carreras.

    BASE: U$S 200.-

  • Consultar

    43. GANCEDO, ALEJANDRO

    Gran Canal de Riego en el Chaco Austral derivado del río Bermejo. Buenos Aires. 1906. 

    En 4° (23,6 x 15 cm), 14 pp., incluye portada, dedicada, y un plano plegado, medidas: 67,8 x 65,8 cm. Encuadernación en pleno cuero de época con sus títulos en dorado. Buen ejemplar.

    El tema de los canales ocupó especialmente al ingeniero Alejandro Gancedo. Aquí lo encontramos presentando el proyecto de un canal artificial de riego que partía del río Bermejo, en particular del brazo llamado Teuco, hacia el sur. Se trata de los estudios y proyecto para una de las obras claves para la recuperación de tierras en la región chaqueña. 

    Gancedo -miembro del Instituto Geográfico Argentino-, fue un gran estudioso de la región. En 1885 publicó su “Memoria Descriptiva de la provincia de Santiago del Estero” y pocos años más tarde presentó al Congreso Nacional el proyecto de un canal navegable desde el río Dulce hacia el Paraná.

    Base: U$S 150.-

  • Consultar

    44. BERG, FRANK (PROPIETARIO)

    Propiedades en Bahía Blanca. Puerto Belgrano. Circa 1900.

    Plano catastral, entelado, plegado, y preservado en su encuadernación de época en tela roja con su cubierta anterior gofrada y títulos dorados. Medidas: 55,3 x 61,8 cm. Buen ejemplar, con algunos agregados de época en lápiz. 

    Contiene el mapa con la ciudad de Bahía Blanca, una referencia a Puerto Belgrano indicada sobre el mar, con un muelle hasta el que llega un ramal ferroviario, y en la costa, exactamente donde se hará el loteo: Punta Alto. En la denominada “Sección I” se deja un espacio “Reservado para Pueblo”, donde hoy se encuentra la ciudad de Punta Alta. 

    Cabe observar que dicha ciudad no tiene una fecha de fundación. Este mapa podría acercar una luz a su historia…

    BASE: U$S 200.-

  •  
    Impresos, folletos y libros.


     
    Consultar

    HISTORIA NATURAL DE LOS CUADRÚPEDOS. OBRA DEL “PRIMER NATURALISTA MODERNO”

    45. ALDROVANDI, ULYSSIS

    Patricii bononiensis De Quadrupedibus Solidipedibus. Volumen integrum. (…) Bonon ae. Apud Nicolau Thebaldimun. M.D.CXXXIX. (1639).

    Un clásico de la ciencia renacentista. En Folio (36 x 24,2 cm), Portada, 4 pp., 495 pp., 26 pp., 1 h., con grabados en madera a media página e intercalados en el texto. Encuadernación de época en pergamino. 

    La Portada ha sido restaurada de forma profesional, así como sus primeras cuatro páginas. Buen ejemplar con ex libris de Eduardo Obejero Urquiza. La primera edición de esta obra es de 1616 e integraba una colección de trece volúmenes, con títulos que se abocaban a la ornitología (sus tres primeros volúmenes), los insectos, los animales arcaicos, los peces y cetáceos, los cuadrúpedos, las serpientes y los monstruos históricos, entre otros. Los primeros nueve volúmenes, entre ellos el título aquí ofrecido, fueron reeditados desde los años 1638 a 1643. Brunet, tomo I, 155 - 156. 

    Su autor, Ulises Aldrovandi (1522- 1605), científico renacentista, es considerado por José Luis Checa Cremades en su “Bibliografía fundamental sobre Botánica e Historia Natural” (Madrid, 2004. pp. 240 – 242) como el primer naturalista moderno. Aquél inquieto estudioso oriundo de Bolonia, se empeñó en formar sus conocimientos a partir del estudio directo de animales, vegetales y minerales. Sin embargo, no dejó de incluir en sus libros elementos fantásticos o decididamente legendarios como lo fueron las pormenorizadas descripciones de sirenas y de centauros, tal como lo hallamos aquí.

    BASE: U$S 2.500.-

  • Consultar

    NÁUTICA. DESCUBRIMIENTOS

    46. PASQUAL, A. R.

    Descubrimiento de la aguja náutica, de la situación de la América, del arte de navegar y de un nuevo método para el adelantamiento en las artes y ciencias… Madrid. Imprenta de Manuel Gonzalez. 1789. 

    En 8° (20 x 14 cm), Portada, 3 h, 320 pp. Encuadernación antigua en pergamino. Buen ejemplar. Primera edición.

    Importante obra española de náutica. El autor argumenta que Ramón Llull (o Lulio, como lo escribe) descubrió el poder del imán en la navegación, y que sus teorías sobre la existencia de un continente occidental influyeron en Colón: “(...) es muy verosímil que Colón persuadido de su doctrina, y firme en ella, pasó constante á descubrir el Nuevo Mundo”. Además, destaca en Llull ser el primero que escribió sobre el “Arte de navegar” y con sus hallazgos teóricos “dió el plan con que se ha adelantado el método de cruzar los mares con felicidad”. Obra de lectura amena y de gran interés.

    BASE: U$S 2.000.-

  • Consultar

    LAS CIENCIAS EN EL SIGLO XVIII

    47. CERDA, TH.

    Lecciones de mathematica o Elementos generales de geometría para el uso de la clase. Dedicadas al Excelentissimo Señor Duque de Medina-Coeli. Barcelona. Francisco Suriá, Impressor de la Real Academia de Buenas Letras. 1760. 

    En 8° (19,8 x 12,4 cm), 9 h., incluye Portada y Frontis, 264 pp., más 16 láminas plegadas. Encuadernación en pleno cuero antiguo. Obra en buen estado. Primera edición.

    Se trata de un texto de matemática y geometría para el uso de los estudiantes, escrito por un Jesuita, que fue profesor Real de Matemáticas en el Colegio de Nobles de Santiago de Cordellias, en Barcelona. Ejemplar impreso en papel inusualmente grueso, e ilustrado con láminas y viñetas de buena calidad.

    BASE: U$S 800.-

  • Consultar

    48. SAVERIEN

    Historia de los progresos del entendimiento humano en las Ciencias Exactas y en las Artes que dependen de ellas. (...) Traducida al castellano por D. Manuel Rubin de Celis. Madrid. Imprenta de D. Antonio de Sancha. 1775. 

    En 8° (20,2 x 14 cm), XXIV + 486 pp. Encuadernación en pergamino. Obra en buena forma.

    “Versión española de uno de los mejores libros franceses de divulgación científica”. Estas obras buscaban difundir los conocimientos más actualizados incorporando los últimos descubrimientos en disciplinas tan diversas como las ciencias exactas y las matemáticas; así como todo lo novedoso en astronomía, navegación, óptica, hidráulica. La información se editó acompañada por la biografías de los autores que más han escrito sobre cada área. 

    Se inicia con una importante “Advertencia” del traductor, en la que resalta las ventajas de la impresión en España de los buenos libros en todas las ciencias.

    BASE: U$S 800.-

  • Consultar

    EL DERECHO EN EL SIGLO XVIII

    49. CONDE DE LA CAÑADA

    Apuntamientos Prácticos para todos los tramites de los juicios civiles, asi ordinarios como extraordinarios, que se empiezan, continúan, y acaban en los Tribunales Reales. /Madrid en la Imprenta Real. Año de 1793.

    Raro. Obra completa, en dos volúmenes, en 4° (28,4 x 19,2 cm), con su encuadernación de época con lomo de cuero. Tomo I: XIV (incluye Anteportada y Portada), 571 pp., con dos errores de paginación en la pág. 288. Tomo II: XVIII (incluye Anteportada y Portada), 620 pp. Obra con algunas manchas y en muy pocas hojas, deterioros marginales. Primera edición.

    Su autor fue el jurisconsulto Juan Acedo Rico y Rodríguez, Conde de la Cañada (1760-1821) ministro y gobernador del Consejo y Cámara de Castilla. Fue un título de consulta obligada entre los hombres de leyes en los territorios ultramarinos españoles. 

    BASE: U$S 800.-




  • AMERICANA. UNA DE LAS CRÓNICAS MÁS IMPORTANTES Y EN SU EDICIÓN MÁS APRECIADA

    Su autor, el Inca Garcilaso de la Vega (1539 - 1616) nació en el Cuzco, Perú, fruto de la relación que uniera al conquistador español Sebastián Garcilaso de la Vega Vargas, y la noble nativa Palla Chimpu Ocllo, bautizada con el nombre de Isabel, nieta y sobrina de sendos Incas. Muerto su padre, en 1560 viajó a España, donde se radicó definitivamente. Allí escribió los títulos que presentamos a continuación, auténticos clásicos de las crónicas americanas por el valor histórico y literario de sus obras, y en las ediciones más buscadas.  


     
    Consultar

    50. GARCILASO DE LA VEGA

    Primera parte de los Commentarios Reales, que tratan, de el Origen de los Incas, Reies, que fueron del Perú, de su idolatria, leies, y gobierno. En paz, y en guerra de sus vidas, y conquistas,  y de todo lo que fue aquel imperio, y su Republica, antes que los Españoles pasaran, á el. Escritos por el Inca (…). Segunda impresión, enmendada: y Añadida la vida de Inti Cusi Tituiupanqui; penultimo Inca. En Madrid. En la Oficina Real. Año CICICCCXXIII. (1723).

    En 4º (29,5 x 20,6 cm), Portada impresa a dos colores, v. en bl., 15 h., 351 pp., 17 h. Encuadernación antigua en tres cuarto cuero. Buen ejemplar. Leclerc, p. 451, n. 1742, advierte que se trata de la mejor edición de esta célebre historia. Palau, n. 354791, en cuanto a la riqueza de esta versión, sostiene lo mismo que Leclerc. Segunda edición.

    [Junto con] 

    GARCILASO DE LA VEGA

    La Florida del Inca.
    Historia del adelantado, Hernando de Soto, Governador, y Capitan General del Reino de la Florida. Y de otros Heroicos Caballeros, Españoles, e Indios. Escrita // por el Inca (…)  Van enmendadas en esta impresion, muchas erratas de la Primera: Y añadida Copiosa Tabla de las cosas notables. Y el ensayo cronologico, que contiene, las sucedidas, hasta el año de 1722. En Madrid. En la Oficina Real. Año CI)I)CCXXIII. (1723)

    En 4° (28,1 x 18,4 cm), Portada impresa a dos colores, v. en bl., 15 h., 268 pp., 6 h. Encuadernación con lomo de cuero y tejuelo. Buen ejemplar. Palau, n. 354793. Segunda edición.

    [Junto con] 

    (GARCILASO DE LA VEGA)

    DE CÁRDENAS Z. CANO, GABRIEL

    Ensayo Cronologico, para la Historia General de la Florida.
    Contiene los descubrimientos, y principales sucesos, acaecidos en este Gran Reino, á los Españoles, Franceses, Suecos, Dinamarqueses, Ingleses, y otras Naciones, // entre si, y con los Indios: cuias Costumbres, Genios, Idolatria, Gobierno, Batallas, y Astucias, se refieren: y los Viages de algunos Capitanes, y Pilotos, por el Mar de el Norte, á buscar Paso á Oriente, ó union de aquella Tierra, con Asia. Desde el año de 1512. Que descubrió la Florida, Juan Ponce de Leon, hasta el de 1722.  (…) En Madrid. En la Oficina Real. Impresor de libros. Año de CI)I)CCXXII J. (1723).

    En 4° (29,5 x 20 cm), Portada impresa a dos colores -apenas refilada-, v. en bl., 19 h., 366 pp., 1 h., 27 h., 1 cuadro plegado con la Tabla genealógica de los Adelantados de la Florida. Antigua encuadernación en pergamino. Buen ejemplar. Palau, n. 354794.

    BASE: U$S 2.700.-

  • Consultar

    LITERATURA AMERICANISTA EN UNA MUY RARA EDICIÓN

    51. DE GRAFFIGNY, MME. (FRANÇOISE)

    Lettres d’Une Péruvienne, Nouvelle edition Augmentée (…) A Paris, Chez Duchesne Libraire. M. DCC. LVI. (1756)

    Obra en dos volúmenes, en 8º (15,1 x 9,2 cm), con su antigua encuadernación en pasta española con lomo de cuero, florones y títulos dorados. Tomo I: Frontis, Portada, 284 pp. Tomo II: Frontis, Portada, 258 pp., 2 h. Buen ejemplar. 

    Se trata de una muy apreciada novela francesa, cuya autora traza un retrato muy crítico sobre la sociedad gala del siglo XVIII. En su argumento, la princesa Inca Zilia es raptada por los conquistadores españoles y capturada por los franceses luego de una batalla naval. Estos últimos la llevarán a Francia. Entre otros hallazgos, Mme. de Graffigny sostuvo que los indígenas peruanos desarrollaron un sistema propio de escritura expresado a través de los quipus. Sin duda, estaba muy próxima a la verdad, ya que estos conjuntos de cuerdas con nudos poseían un sistema de códigos que era de uso cotidiano entre los incas.

    BASE: U$S 360.-

  • Consultar

    LA EXPULSIÓN DE LOS JESUITAS

    52. BRABO, FRANCISCO JAVIER

    Colección de documentos relativos a la Expulsión de los Jesuitas de la República Argentina y del Paraguay (...) Madrid. José María Pérez. 1872.

    En 8° (21,6 x 14,7 cm), Portada, 1 h., Lámina, XCI pp., 404 pp. Encuadernación de época con lomo de cuero y títulos dorados. Buen ejemplar.

    Su autor, F. J. Brabo, de origen español, residió en Montevideo -y en Buenos Aires- donde se enriqueció sin descuidar sus gustos por la historia y el arte. En el Río de la Plata, confeso unitario, fue recomendado para comerciar con el Paraguay y hasta participó de la batalla de Obligado de la que resultó ileso. Estas peripecias fueron plasmadas en el primer tramo de esta obra entregándonos una interesante mirada de aquellos tiempos, cuando combatió a las órdenes de Fructuoso Rivera en la llamada Guerra Grande. 

    En cuanto al tema del título de la obra; digamos que en uno de sus viajes a Europa se enteró que los antiguos documentos de los jesuitas preservados en el Colegio Imperial de Madrid se habían puesto en venta al peso… Interesado por la historia americana, los adquirió. Al fin le permitió elaborar este ensayo, y hasta supo donar una parte de ellos al Archivo Histórico Nacional de España.

    BASE: U$S 200.-

  • Consultar

    53. HERNÁNDEZ, PABLO. S. J.

    El extrañamiento de los Jesuítas del Río de la Plata y de las Misiones del Paraguay por decreto de Carlos III. Madrid. Victoriano Suárez. 1908.

    En 8° (20,2 X 12,8 cm), 420 pp., más 3 h. Encuadernación rústica de editor. Buen ejemplar, parcialmente intonso. Primera edición.

    La obra histórica del sacerdote jesuita Pablo Hernández estudia con minuciosidad aquel acontecimiento que modificó el desarrollo económico y espiritual de los territorios ultramarinos españoles, la expulsión de los miembros de la Compañía de Jesús, orden firmada por Carlos III en 1767 y prontamente ejecutada. En su páginas se da cuenta de los antecedentes que “explican” aquella decisión y además, relata los hechos vividos en Buenos Aires, Córdoba, Tarija, Santa Fé y otras ciudades.

    BASE: U$S 160.-

  • Consultar

    LA EMANCIPACIÓN AMERICANA

    54. NILES, JOHN M.

    A view of South America and Mexico, comprising their history, the political condition, geography, agriculture, commerce, &c. of the republics of Mexico, Guatemala, Colombia, Peru, The United Provinces of South America and Chili, (...) By a citizen of the United States. New – York: Published by Huntington, Jun. 1826. 

    Muy raro. Obra completa de dos tomos en un volumen, En 8° (18 x 11,2 cm): 18,5 x 11 cm. Tomo I: 204 pp., con un grabado de Simón Bolívar. Tomo II: 239 pp. Encuadernación de editor en pasta española. Buen ejemplar. Santos Gómez, n. 2086, menciona esta edición sin haberla visto.

    La obra de Niles, elaborada apenas un año después de Junín y Ayacucho, tuvo por objetivo resumir la emancipación americana y los rasgos de tan importante gesta. Su autor —editor de un Semanario titulado “El registro de Niles” — advierte que dada la premura del trabajo; el tiempo no permite hacer una historia completa, ni los Estados Unidos de Norteamérica sería el sitio ideal para escribir tal investigación. Sin embargo, John M. Niles se atrevió a realizar tan importante compendio en homenaje al movimiento revolucionario que sacudía los dominios hispanoamericanos, consultando los principales ensayos publicados hasta entonces fundamentalmente en lengua inglesa.  

    BASE: U$S 200.-

  • Consultar

    PERÚ

    55. REZABAL Y UGARTE, J. DE

    Tratado del Real Derecho de las Medias-Anatas Seculares y del servicio de lanzas a que están obligados los Títulos de Castilla. Origen histórico de este Juzgado en el Reyno del Perú… Madrid. Edición de la Oficina de Don Benito Cano. 1792. 

    En 4to (30,2 x 19,8 cm), Portada, 7 h.,  252 pp., con la obra "Títulos nobiliarios españoles en Perú", y un grabado plegado. Encuadernación en pergamino. Buen estado. Primera edición de este curioso tratado de herencia español; incluye un interesante catálogo de los títulos nobiliarios españoles en Perú.

    Su autor, hasta entonces Juez de Lanzas y Medias-anatas del Perú, eleva un minucioso informe para que quien lo suceda disponga de la información más útil para su gestión. Estos tributos alimentaban las arcas reales y regulaban la actividad económica en las provincias ulturamarinas.

    BASE: U$S  800.- 

  • Consultar

    56. UNANÚE, H. DR.

    Observaciones sobre el clima de Lima, y sus influencias en los seres organizados, en especial el hombre. Madrid. Edición de la Imprenta de Sancha. 1815. 

    8° (20,6 x 14,6 cm), 315 pp., incluye Portada. Pleno cuero antiguo con algunas pérdidas en el lomo. Buen estado. Segunda edición, corregida, ilustrada y ampliada sobre la primera.

    Dirá Manuel de Mendiburu en su Diccionario Histórico-Biográfico que Hipólito Unánue, nacido en 1755 en Arica, se distinguió en matemáticas, física, anatomía e historia natural, además de hacerlo en la literatura latina, griega y moderna. Destaca de su producción las “Observaciones sobre el clima de Lima”, trabajo aplaudido en Madrid, y allí reeditado. Unanue, jurada la Independencia fue fundador de la Órden del Sol, miembro de la sociedad patriótica y el primer ministro de Hacienda nombrado en 1821. Fue presidente del primer Congreso del Perú independiente. 

    En su obra “Observaciones…” abordó con toda sapiencia las condiciones sanitarias de Lima, aludiendo entre otros muchos tópicos, a las enfermedades de la ciudad y sólo un detalle de su contribución, a la mala calidad de las aguas, aconsejando como lo hiciera Hipócrates, se la mezcle con una parte de vino. 

    BASE: U$S 1500

  • Consultar

    CHILE

    57. ROSALES, FRANCISCO XAVIER

    Progresos de la agricultura europea y mejoras practicables en la de Chile recomendadas al gobierno y a sus conciudadanos. Paris. Imprenta de Ad. Blondeau. 1855. 

    En 8° (23,6 x 15,2 cm),  98 pp., incluye Portada con ex libris de V. Quesada, más 8 láminas. Encuadernación en medio cuero. Buen ejemplar. Primera edición.

    Su autor, encargado de negocios en Francia, supo advertir el estado rudimentario en que se debatía la actividad rural en su país frente al desarrollo experimentado en el Viejo Mundo y sin demoras se abocó a la tarea de redactar este ensayo que vio la luz impreso en París. Sus consejos resultaron de interés entre los propietarios más adinerados de su patria.

    BASE: U$S   400.-

  • Consultar

    URUGUAY

    58. ESTEVEZ, PEDRO

    Pliegos de Observaciones y reparos deducidos, por la // Comisión de Cuentas de la H. Cámara de RR. Montevideo: Imprenta Oriental, San Fernando N° 11. 1836.

    En 4° (20,3 x 13,3 cm), 72 pp., incluye Portada, v. en bl. Encuadernación en tela con lomo y punteras de cuero ytítulos dorados. Buen ejemplar, con estampillas en la Portada, y una Indulgencia del Papa Pio IX fechada en julio de 1877.

    Se trata de la rendición de cuentas de la campaña del año 1834, cuando el entonces presidente del Uruguay, el general Fructuoso Rivera, debió enfrentar la rebelión interna conducida por el ex gobernador Juan Antonio Lavalleja, el otrora jefe de los Treinta y Tres Orientales, quien actuó con el respaldo de Juan Manuel de Rosas, y fue vencido por las fuerzas gubernamentales.

    BASE: U$S 260.-

  • Consultar

    EN DEFENSA DE LORENZO BATLLE

    59. LOS HOMBRES DEL 43

    Algunas palabras sobre las defensas. (Texto:) Pertenecemos al círculo político en que figura el actual ministro de la guerra (...). (Al final:) Los hombres del 43. Montevideo Marzo 14 de 1849.

    En 8° (19,5 x 12 cm), 8 pág. Encuadernación moderna con lomo de cuero y títulos dorados. Buen ejemplar. 

    El texto alude a la conducta ética del militar y político uruguayo Lorenzo Batlle, quien actuó en la Guerra Grande a las órdenes de Rivera, siendo legislador en dos períodos -el primero desde 1843, de allí el nombre del grupo que habla de su hombría de bien-, y en pleno conflicto contra Oribe y Rosas, bajo el mando de José Garibaldi fue victorioso en la toma de Colonia en 1845. Pero al año siguiente, derrotado Fructuoso Rivera integró la Asamblea de Notables y en 1847 fue designado ministro de Guerra y Marina, aplicando una férrea dirección de las fuerzas militares, cuando en la desazón de la derrota,en las calles de Montevideo, “el asesinato de un oficial era medio de ascenso para el soldado”. 

    BASE: U$S 240.-


  • Impresos y folletos argentinos, virreinales y republicanos


     
    Consultar

    PARA FINANCIAR LA CORONA: 1782.

    60. FERNÁNDEZ, MANUEL IGNACIO; MORENO ARGUMOSA, FRANCISCO

    Don Manuel Ignacio Fernandez. Caballero de la Real y Distinguida Orden de Carlos III. (...) y Superintendente General Subdelegado de las Reales Rentas de Tabaco y Naypes del Virreynato de las Provincias // del Rio de la Plata, y distrito de la Audiencia de Charcas. // (Texto:) Por quanto el Exmo. Señor Don Josef de Galvez, del Consejo de Estado de S. M. su Secretario de Estado, y del Despacho Universal de Indias, se ha servido comunicarme la Real orden del tenor siguiente. (Al final:) Dado en Buenos-Ayres á cinco de Diciembre de mil setecientos ochenta y dos. (Debajo, en un texto manuscrito:) D. Manuel Ign.o Fernandez. Por mandado de S. M. Fran.co Moreno Argumosa Sa. de S. M. Es copia del Vando original que se publico oy (...) dela fecha en esta Capital en los parajes mas publicos deella y con las formalidades acostumbradas de que certifico. Buenos Ayres cinco de Dic.re de mil setec.s ochenta y dos. (Firma y rubrica:) Fran.co Moreno Argumosa.

    Extremadamente raro, de una extensión inusual. En Gran Folio, (53,4 x 26,2 cm), 1 p. Impreso formado por la unión de dos hojas. Ejemplar restaurado profesionalmente, en buena forma. Furlong, n. 112, indica que sólo pudo ubicar dos ejemplares y ambos en mal estado de conservación.  

    Los impuestos cobrados por las Rentas Reales financiaban las arcas de la corona, y en tal sentido, las disposiciones circulaban por todos sus territorios fijando obligaciones y derechos, como aquí lo expresan en cuanto a la llamada “alcabala”. La orden emanada en 1782 contempla lo dispuesto en el Reglamento al Comercio Libre de Indias, de 1778, e indica debe ser publicado en Buenos Aires, debiendo remitirse ejemplares “a Gobernadores, Corregidores, y Justicias mayores que harán fijar en los sitios más públicos”.

    Precio: u$s 600.-

  • Consultar

    EL LIBRO MÁS BELLO SALIDO DE LA IMPRENTA DE NIÑOS EXPÓSITOS

    61. SAN ALBERTO, JOSEPH DE

    Carta Pastoral qve El Ilustrisimo Señor Don Fray Joseph Antonio de San Alberto, Arzobispo de la Plata, dirige a todos los que en el pasado Concurso han sido nombrados, y elegidos para Curas. // (bigote) // En Buenos Ayres: con el superior permiso del Exmo. Señor Virrey Don Nicolas Antonio de  Arredondo. En la Real Imprenta de los Niños Expositos, Año de 1791. 

    En 8° (19,9 x 14 cm), Portada (con escritura de época y algunas manchas), 1 hoja con Fe de Erratas, (Texto:) 1 - 676 pp. Encuadernación moderna en pergamino. Buen ejemplar. Medina:, n. 130, pág. 75. Furlong, n. 367, tomo II, pág. 111-114.

    Para Ricardo Gutiérrez, “este es el libro más abultado y más notable por la belleza de su tipografía entre cuantos han salido de la imprenta de Niños Expósitos: buen papel, tipo grande”. Este mérito, junto con el lustre de su autor hacen de esta Carta Pastoral uno de los tesoros de la bibliofilia argentina. 

    Joseph de San Alberto (1727 - 1804)  fue una destacada figura que trascendió el marco de su actividad religiosa para comprometerse en la vida social y educativa de la colonia. En 1780 embarcó rumbo a América, con el destino de la mitra de Córdoba del Tucumán. Dirá Abel Chapetón sobre este tiempo y en especial, sobre el autor de la Carta Pastoral que aquí ofrecemos, “casi en los mismos días de la llegada del sabio carmelita, fundaba su primera imprenta —la de los Niños expósitos— cuyo más asiduo cliente había de ser en seguida aquél, y para el cual se harían, en esa casa, las más bellas y cuidadas ediciones de la época.” 

    Base: U$S 860.-

  • Consultar

    INVASIONES INGLESAS. CONTRA EL JEFE DEL REGIMIENTO 71° DE HIGHLANDERS

    62. LINIERS, SANTIAGO DE

    Proclama. (Texto:) Fieles habitantes de la campaña de la Colonia, y la de Montevideo (...) Buenos-Ayres 27 de Marzo de 1807. 

    Raro e importante. En 8° (20 x 14,2 cm), 2 h. Encuadernación con lomo y punteras de cuero, color crema, con títulos. Buen ejemplar. Ex colección Octavio Assunçao. Furlong, tomo II, n. 950, p. 544.

    Liniers se comunica con los criollos de la Banda Oriental para contrarrestar el mensaje enviado por el general Pack, comandante de las tropas inglesas en Colonia, quien le dirige -indica Liniers- “lisongeras promesas”. Nuestro jefe advierte sobre la conducta de aquel militar, quien capturado en la primera invasión y gozando “de nuestra generosidad (...) comete con su general Beresford una huida vergonzosa, que en el Soldado mas infimo seria reprehensible; y no contento con esto viene recientemente a la cabeza de una expedición a conquistar un pais (...)”. Imaginen “lo que teneis que esperar de sus promesas”, les dice Santiago de Liniers.
    Dennis Pack fue el jefe del famoso Regimiento 71º de Highlanders de Escocia cuando sufrió el oprobio en la Primera Invasión y debió rendirse y entregar sus banderas y estandartes al ejército vencedor. Al año siguiente, Pack retornó al Río de la Plata dispuesto a recuperar aquellos trofeos capturados por las fuerzas locales y depositados en la Iglesia de Santo Domingo de Buenos Aires. Después de comandar las fuerzas en Colonia, Pack avanzó sobre Buenos Aires y recobró los estandartes del 71º, pero poco le duró esta situación, puesto que nuevamente debió capitular y los trofeos se conservan hasta nuestros días en Argentina

    BASE: U$S 680.-

  • Consultar

    JUAN MANUEL DE ROSAS Y EL BLOQUEO FRANCÉS

    63. ROGER, AIMÉ

    Ultimatum del Sr. Consul de Francia Mr. Aimé Roger, dirigido al Gobierno de Buenos-Aires, encargado de las Relaciones Exteriores de la Confederacion Argentina, con la correspondiente contestación y documentos que le son relativos. Buenos-Aires. Imprenta del Estado. 1838.

    En 8° (20,5 x 13,9 cm), 97 pp., (incluye Portada, v. en bl.). Encuadernación moderna con lomo de cuero y títulos dorados. Muy buen ejemplar. No en Suárez. Palau, n. 275274.

    Corría el mes de agosto de 1838 y el Contra - Almirante Leblanc recibió la autorización de su gobierno para adoptar las medidas de fuerza necesarias, las que había puesto en práctica cinco meses antes. Apoyado en estas nuevas instrucciones, el Cónsul de aquel país, Aimé Roger, le dirigió un Ultimátum al gobierno de Buenos Aires reclamando indemnizaciones en dinero para la viuda de Bacle y para otros súbditos de su nación, como así también que hasta la firma de un tratado, se dé a los franceses el mismo trato que a la nación más favorecida (Inglaterra).

    Ante una falta de respuesta satisfactoria, Leblanc le ordenó al Capitán H. Daguenet la ocupación de la Isla Martín García, punto estratégico para el dominio de la navegación en el Plata. El 11 de octubre de 1838 se produjo dicho ataque apoderándose de la misma las fuerzas francesas, pese a la defensa realizada por los patriotas al mando del coronel Jeronimo Costa. Sobre aquel episodio, dirá el propio Daguenet (según nota enviada por dicho oficial a D. Juan Manuel de Rosas, en este impreso reproducida), “me ha presentado la oportunidad de apreciar los talentos militares del bravo Coronel Costa, Gobernador de esta isla, y de su animosa lealtad a su país. Esta opinión tan francamente manifestada —insiste el oficial francés—, ha sido también la de los Capitanes de las corbetas francesas, la Expeditive y la Bordalaise, que han sido testigos de la increíble actividad del Sr. Coronel Costa (…)”.

    BASE: U$S 380.-

  • Consultar

    LA INMIGRACIÓN, ALLÁ LEJOS Y HACE TIEMPO.

    64. MAXWELL, DANIEL - FOLMAR, EDUARDO H.

    Informe de la Comisión de Inmigración 1869. Imprenta Argentina del Nacional. Buenos Aires. 1869. 
    En 4° (24,5 x 15,2 cm), 36 pp., incluye Portada. Encuadernación en tela negra, preservando sus cubiertas originales. Buen ejemplar. Primera edición

    (Junto con:)
    Informe de la Comisión de Inmigración 1869-1870. Imprenta de Pablo Emilio Coni. Buenos Aires. 1870. 

    En 4° (23,5 x 16,5 cm), 127 pp., 4 h. Encuadernación moderna preservando sus cubiertas originales. En buen estado.

    Ambos textos reúnen una mirada de gran valor para comprender las política de inmigración por entonces vigente. A la distancia y frente a nuevas olas migratorias, su lectura nos permite apreciar cuánto se realizaba en aquellos años promoviendo el arribo de aquella fuerza de trabajo. muestran la organización de las colonias en diversas provincias, su poblamiento, producción y equipamiento, así como la llegada de los contingentes europeos. 

    BASE: U$S 300.-

  • Consultar

    65. IGARZÁBAL, RAFAEL

    Informe sobre la Exposición Nacional en Córdoba presentado al Gobierno de San Juan por el Delgado de esta Provincia Don Rafael Igarzábal. Imprenta de la Unión. Buenos Aires. 1872. 

    Raro. En 4° (24,3 x 16,8 cm), 168 pp., incluye Portada, más 2 planos plegados, uno con la ubicación del pabellón de San Juan dentro del edificio y otro con el Parque y el edificio de la Exposición Nacional. Encuadernación en tela azul, preservando la cubierta anterior. Ejemplar con viejas huellas de agua.  No en Suárez. 

    La Exposición de Artes y Productos Nacionales fue la primera preocupación de Sarmiento en su gestión presidencial iniciada en 1868, aunque recién se concretó en 1871. En su ideario, las exposiciones de productos nacionales no sólo aspiraban a glorificar el progreso, sino a dignificar al “pueblo” y a ellas debían concurrir el labrador, el ganadero, el industrial, el manufacturero, el artesano y el artista. Las provincias tuvieron destacada participación. Presentamos aquí el Informe redactado por el delegado de San Juan sobre dicha Exposición realizada en Córdoba.

    BASE: U$S 200.-

  • Consultar

    66. Velázquez, Felipe S.

    Memoria descriptiva de la Provincia de San Luis escrita por encargo del Excmo. Gobierno por Felipe S, Velázquez con la colaboración de los Señores Juan T. Zavala, Eulalio Astudillo y Emeterio Pérez. 1888. Imprenta de El Pueblo. San Luis.

    Obra muy escasa. En 4° (22,7 x 16 cm), 339 pp., incluye Portada, más IV y 2 hojas. Encuadernación de época con lomo de cuero; nervios, florones y títulos dorados. Buen ejemplar, algo moteado. 1889. Suárez, n. 6404. Primera edición.
     
    Se trata del primer trabajo descriptivo de la provincia comprendiendo diversos aspectos demográficos, poblacionales, productivos y las características de su geografía. La obra surgió del concurso geográfico que impulsó el Gobierno Nacional para la Exposición Continental de 1882 promovido por el presidente de la Nación, Nicolás Avellaneda. Entre otras disposiciones se realizó una selección de las “Memorias descriptivas” -bajo el punto de vista agrícola e industrial- de cada una de las provincias, concurso que movilizó ensayos por buena parte del territorio nacional. Era voluntad del plan que debían presentarse impresas en dicho año, pero algunas no lo alcanzaron, entre ellas la de San Luis.
     
    BASE: U$S 360.-

  • Consultar

    Arte y literatura. Obsequios para esta navidad

    67. Bernardez, Francisco Luis - Soldi, Raúl

    Estar enamorado. Juan Osvaldo Viviano. Buenos Aires. 1955.

    En 8° (19 x 12,2 cm), 1 h., en bl., 6 h., incluye Frontis y Portada, más 1 h., en bl. Ejemplar en rama, con sus cubiertas rústicas originales, número 1/16, nominativo, para Juan Antonio Fernández. En el frontis una témpera original de Raúl Soldi, firmada.
     
    Francisco Luis Bernárdez (1900 - 1978) fue un exquisito poeta miembro de la Academia Argentina de Letras. “Estar enamorado”, uno de sus poemas más bellos, formó parte de la obra “De la ciudad sin Laura”, editada en 1938. La presente plaqueta la publicó Juan Osvaldo Viviano en el taller de Francisco A. Colombo.
     
    BASE: U$S 500.-

  • Consultar

    Poesía ilustrada

    68. Bernardez, Francisco Luis - Presas, Leopoldo

    La ciudad sin Laura. Buenos Aires. Juan Osvaldo Viviano / Francisco A. Colombo. 1957.

    En 8° (19,2 x 12,7 cm), 8 hojas sin numerar, con Frontis y Portada. Encuadernación de editor, en un bello ejemplar en rama, número 7/20, nominativo, para Juan Antonio Fernández. Con ilustración original de Leopoldo Presas.
     
    El poema de Bernárdez aquí en una plaqueta impresa en la casa de Colombo y embellecida con la obra de Presas. Acertada conjunción de poesía y arte.
     
    BASE: U$S 500.-

  • Consultar

    69. Borges, Jorge Luis - Macció, Rómulo

    Poemas (de los dones, el espejo, el otro tigre). Colombo. Buenos Aires. 1959.

    En 8° (19 x 12,6 cm), 23 pp., con una una témpera original de Rómulo Macció, firmada. Ejemplar 7/25, en rama. Obra en muy buen estado. Helf, pág. 81 y 214. Primera edición.
     
    Edición de Federico Vogelius, la impresión fue labor de Francisco A. Colombo. Se trata de una hermosa plaqueta de apenas 25 ejemplares, cada uno de ellos con la ilustración original de Macció.
     
    BASE: U$S 600.-

  • Consultar

    Ilustrado con un pastel original

    70. Alberti, Rafael

    Retornos de lo vivo lejano. Buenos Aires. Losada. 1952.

    En 8° (19,7 x 14 cm), 166 pp., -incluye Portada y Frontis con un retrato fotográfico de Alberti hecho por Ilse Mayer-, más un pastel original del propio Alberti (fechado en 1953), y 1 h., con el colofón. Encuadernación en tela de editorial; de la tirada de 150 ejemplares, éste el número 39, los que fueron distribuidos por Losada con la firma del autor.
     
    Nacido en el Puerto gaditano de Santa María, Alberti se debatió entre la pintura y la poesía y en 1924 irrumpió en el campo lírico con un libro -Marinero en tierra- que le valió el Premio Nacional de España. Al cabo de la guerra civil que partió en dos aquella nación, Alberti junto al amor de su vida, María Teresa León, se instaló en París y poco después marchó hacia Argentina, donde vivieron veinticinco años.

    Aquí enlazó ambas pasiones y el poeta pintor logró que su arte se proyectara de mil formas, hasta en el teatro, el cine y la música. Dirá Sergio Baur, “Tintas, pasteles, gouaches, pequeños y medianos trabajos sobre papel dedicados a los amigos van componiendo, en la vida del poeta, versos con imágenes, imágenes con palabras”. (1)
     
    Notas:
    1. S. Baur: Antología de un exilio porteño, p. 13. Citado en “Entre el clavel y la espada. Rafael Alberti en su siglo”. Madrid - Sevilla, 2003 - 2004, nota 50.

     
    BASE: U$S 500.-

  • Consultar

    Cuando un libro es una obra de arte

    71. Zelaya, Daniel

    Algunos poemas de Raúl González Tuñón. Bon. 1975.

    Ejemplar único. En 8° (16 x 11,5 cm), 44 hojas sin numerar, con acuarelas a plena página e ilustrando el texto manuscrito. Encuadernación en tela, intervenida por el artista.
     
    Original obra, un libro de artista que reúne algunos poemas de González Tuñon (1905 - 1974), en un manifiesto homenaje por el criterio de selección como editor, y por las ilustraciones que dialogan con los textos de un modo maravilloso. El que le da título a la obra: Eche veinte centavos en la ranura, y fragmentos de “Versos a Susana”, “Blues de 4 Centavos”, “Lluvia” y “La Libertaria”. En su Portada el artista indicó: En Bonn / Rep. Fed. Alemana con nostalgias de Buenos Aires, en Junio, Julio y Agosto de 1975”. Y en el Colofón: Finalizado en Agosto de 1975 En Bonn - BRD con más nostalgias de Buenos Aires.

    Daniel Zelaya (1938 - 2012), fundador del grupo Grabas (Gráficos de Buenos Aires), obtuvo numerosos premios, alcanzando en 1970 el Primer premio en el Salón Nacional de Grabado y Dibujo. Poseen obras de su autoría el Museo Nacional de Bellas Artes; los Museos de Arte Moderno de Nueva York, Bogotá y Buenos Aires, la Biblioteca Nacional de París y numerosas colecciones particulares argentinas y extranjeras.
     
    BASE: U$S 2.500.-


  • Militaria.


     
    Consultar

    De las Invasiones Inglesas

    72. Bayoneta. Inglaterra, fines del siglo XVIII y principios del XIX.

    Hierro fundido. Bayoneta “de cubo” de fusil inglés, cuya hoja es de tres caras (con la marca del fabricante, S. Hill, y la de prueba Broad Arrow, con un número ilegible, que es el de su regimiento). La forma de incorporarla al fusil era mediante la introducción de la misma a la boca del cañón; con un medio giro se fijaba y quedaba lista para su uso. La infantería británica las desembarcó y utilizó en las tomas de Buenos Aires y Montevideo, cuando en los años 1806 y 1807 ocuparon ambas ciudades dispuestas a apropiarse de los dominios hispánicos.
     
    Cuando la corona británica decide avanzar sobre el estuario del Río de la Plata apenas iniciado el siglo XIX, sus soldados de infantería llegaron provistos de un afamado fusil de chispa, denominado por las tropas como el “brown bess”, nombre que se originara en el color característico de su cañón. Se sabe que su poder de fuego era muy escaso, al punto que a más de 75 metros el tiro individual suponía desperdiciar munición. Esto llevaba a sincronizar las descargas lo más cerca posible del enemigo, “cuando se vea el blanco de sus ojos” –aseguraban instructores y oficiales. En tales circunstancias la bayoneta -de uso especialmente como arma de defensa contra las cargas de la caballería-, era empleada una vez que los disparos habían golpeado sobre los adversarios, ya en la lucha cuerpo a cuerpo.

    De aquel tiempo glorioso para nuestra patria, este fiel testimonio
     
    BASE: U$S 280.-

  • Consultar

    73. Pistola de chispa. Austria. Circa 1820.

    Acero, latón y madera. Calibre 17,6 mm. La pistola se encuentra en muy buen estado de conservación; los metales con una buena pátina, exhiben los distintos punzones, en tanto que la madera se presenta con una decoración tallada con motivos fitomorfos, fiel expresión del llamado “arte de trinchera”, ejecutado por los mismos militares en sus tiempos de ocio.
     
    Las armas de fuego cortas apenas fueron utilizadas por los distintos regimientos que actuaron en estos años en nuestro país. Sólo las tropas de elite pertenecientes a la caballería dispusieron de estas pistolas, celosamente cuidadas por sus miembros. Se las utilizó oriundas de Francia, Inglaterra, España, Estados Unidos y las más escasas, provenientes de Austria, como nuestro ejemplar.
     
    BASE: U$S 2.300.-

  • Consultar

    74. Par de cachorrillos de percusión. Segundo cuarto del siglo XIX.

    Largo total: 16,5 cm.
     
    Pistolas de bolsillo, denominadas cachorrillos. Acero y madera. Posee un cañón que se desenrosca -número de serie 187-, de sección redonda e interior estriado. Calibre: 12 mm. Empuñadura de madera de nogal con estrías longitudinales, típicas en esa época. Sin guardamonte, con su disparador oculto, recto y grabado, el que aparece al montar el percutor; ver las dos posiciones en la fotografía.

    Sistema de percusión o fulminante. El cañón desenroscable las incluía entre las llamadas armas de semirretrocarga, pues para realizar su carga, debía quitarse el cañón, cargar la recámara de pólvora negra y colocar sobre ésta el proyectil esférico.

    Estas armas fueron de uso civil, aunque muchos militares también las poseían, como es el caso del general José María Paz, cuyos cachorrillos se preservan en el Complejo Museográfico E. Udaondo de la ciudad de Luján. (1)

    Nota:
    1. Demaría, Rafael: Historia de las armas de fuego en la Argentina 1530 – 1852. Ediciones Cabargon, Buenos Aires, 1972, fig. 44.

     
    BASE: U$S 600.-


  • Oficios Europeos e Hispanoamericanos. Virreinales y Criollos


     
    Consultar

    75. Estribo de la conquista. Siglo XVII.

    Medidas. Alto: 12 cm. Abertura: 10,7 cm. Peso: 315 gr.
     
    Excepcional estribo de latón, fundido, de uso en la escuela de la jineta europea, y transportado a América por los primeros conquistadores que avanzaron por el actual territorio argentino.

    En su ojo, la representación de una cara humana (?) y su eje cubierto por un refuerzo con tres de sus laterales ciegos. Los arcos del estribo, de menor a mayor -con la decoración de unas pocas estrías y en sus extremos distales unas pequeñas esferas. Su hondón o pisada, de forma oval y calado, se forma con dos semicírculos.

    Se conocen muy pocos ejemplares, algunos de ellos rescatados en enterratorios indígenas -en la provincia de Neuquén-, sin duda capturados e incorporados a sus avíos de montar por estos jinetes nativos. Nuestro ejemplar proviene de la zona rural de Tandil, donde se sabe que Adán Quiroga dio con uno de ellos, ejemplar que más tarde fue propiedad de Martiniano Leguizamón y hoy es patrimonio del Museo Histórico Provincial de Entre Ríos. (1)
     
    Nota:
    1. AAVV: El Apero Criollo. Arte y Tradición. Buenos Aires, Vega & Eguiguren, 2000, p. 150.

     
    BASE: U$S 2.500.-

  • Consultar

    76. Par de espuelas de hierro. Alemania, siglo XVIII.

    Bello par de espuelas, de pequeño formato. Acero fundido.

    Medidas. Largo: 14 cm. Peso: 151 gr.
     
    De uso militar, el diseño tiene la particularidad de que el pihuelo se prolonga con una espiga en punta hacia el interior del arco, la que se clava en la bota del jinete. Su rodaja es dentada. En los extremos del arco observamos los pasadores para fijar el correaje, aquí ausente.

    Cómodos y sobrios, esta versión no cruzó el Atlántico, pero sí se extendió por ejemplo en Francia, donde fue utilizada por su caballería.
     
    BASE: U$S 1.200.-

  • Consultar

    77. Bebedero jesuítico. Argentina, siglo XVIII.

    Tallado en piedra, con una sencilla ornamentación en su pared superior y un agujero en su base.
    Medidas. Largo: 67 cm. Ancho: 46,5 cm. Alto: 25 cm.
     
    En la economía de las misiones jesuíticas, las estancias cumplieron un rol central. Las había en los actuales territorios de Brasil, Paraguay, Uruguay y Argentina. Para su eficaz gestión, los sacerdotes capacitaron el personal y les proveyeron de todos sus elementos, como lo fueron estos bebederos tallados en piedra, sin duda oriundos del Noreste de Argentina. En aquellas reducciones además de evangelizar, los misioneros formaron a los nativos en los más diversos oficios, entre ellos el de canteros o talladores de piedra.

    La razón de aquel agujero que vemos en este ejemplar se debe a su reutilización en los campos del norte de Corrientes muy faltos de minerales. Ya en el siglo XX se los empleó para darles suplementos de sales al ganado, y para que los vacunos no los volcaran, le hacían esta perforación fijándolos al suelo con una estaca de madera.
     
    BASE: U$S 1.000.-

  • Consultar

    78. Hacha sajona. Siglo XVIII.

    Hierro forjado, con su batiente de madera decorado con incrustaciones de hueso de forma geométrica y figurativa, en este caso con una planta que ya con una flor, brota de una maceta. En el pomo luce las iniciales de su antiguo dueño.

    Largo total: 47.5 cm
     
    Se conocen estas hachas por su decoración en el mango o batiente, propias de Sajonia, elaboradas en los siglos XVII y XVIII. Clasificadas como ceremoniales, o de parada, fueron utilizadas por los miembros de un gremio. Cuando el hacha tenía una saliente en forma de piqueta la utilizaban los mineros. En este caso bien la podrían haber empleado en la cofradía o gremio de otros oficios, como por ejemplo, tonelero, o sillero. 
     
    BASE: U$S 1.240.-

  • Consultar

    Los rioplatenses

    79. Cuatro azulejos. Montevideo. 1838/1840.

    Medidas, en torno a: 20 x 20 cm.
     
    Rarísimos. Procedentes del establecimiento que formó en 1838 en la ciudad de Maldonado (Uruguay) el empresario Francisco Aguilar quien, para trabajar los azulejos, contrató al maestro Marcial Forné. Los diseños –según verificó en 2007 el arquitecto Alejandro Artucio Urioste, director del Museo del Azulejo de Montevideo– fueron copiados de modelos de azulejos diseñados en Nápoles. La empresa de Aguilar se cerró en 1840 al fallecer su propietario.

    Por su tamaño y espesor, es evidente que estaban destinados sobre todo a umbrales de ventanas y pisos. Estas obras muestran ciertas imperfecciones en la cochura y el diseño, pero tienen el valor de ser el primer intento de una producción industrial en este tema en la región. Piezas de museo muy valoradas.
     
    Bibliografía: Nussbaum, Rolf: El efímero establecimiento general de vidriados de Francisco Aguilar en Maldonado, siglo XIX. Museo del Azulejo. Montevideo 2003.
     
    BASE: U$S 800.-

  • Consultar

    80. Par de espuelas de plata. Chile, siglo XIX.

    Plata y hierro. El arco, de plata lisa y con un surco perimetral, presenta en su tramo central un cincelado aplicado y en su tramo distal, el ojal plano para pasar el bajo empeine que la sujeta a la bota, aquí ausente. Pihuelo fundido y cincelado con la representación de la cabeza de un cóndor volando. Lleva una rodaja de hierro de largas púas, y una lámina circular de plata a ambos lados, los llamados guardabarros en nuestro país. Medidas. Largo: 21,5 cm. Peso: 652 gr.
     
    En sus líneas básicas se asemeja al par de espuelas que perteneció al general José de San Martín, utilizadas en su campaña trasandina. El Libertador se las obsequió a Domingo Santamaría, un chileno también protagonista de la independencia de su patria. (1)
     
    Notas:
    1. Juan José Cresto, Enrique Mario Mayochi y Carolina Barrios: De Don José de San Martín. Telefónica. Barros Browne Editorial. 2000, pp. 36/37.

     
    BASE: U$S 1.100.-

  • Consultar

    81. Par de espuelas de plata. Perú, fines del siglo XIX.

    Típicas espuelas de plata con rodajas de hierro, utilizadas por el jinete peruano, el chalán.

    Medidas. Largo: cm. Peso: 555 gr.
     
    Con su arco fundido y decorado con surcos longitudinales, el pihuelo se destaca por su líneas curvas y un ensanchamiento que se pierde hacia su extremo donde se ubican las rodajas de hierro. Las labores de platería -tan elegantes- siempre han vinculado los arreos de montar con la riqueza del virreinato del Perú, cuyas minas del noble metal alimentaron las arcas reales y fomentaron ese gusto que se extendió entre los jinetes republicanos hasta nuestros días. Hoy se las usa con una talonera de suela.
     
    BASE: U$S 960.-

  • Consultar

    Un trabajo de presos

    82. Arreador hecho con crines de caballo. 1945.

    Cuerpo tejido en crines de caballo, con una destacada decoración de carácter geométrico y figurativa, con la cabeza del caballo, la estrella federal, la indicación “Año 1945” y la palabra “Recuerdo”. Pomo y tramo superior del cabo con la paleta, de plata, con las iniciales aplicadas en oro calado. Con cadenilla de plata. Azotera de cuero crudo. Medidas. Largo del cuerpo: 55 cm. Largo total: 72,3 cm.
     
    En el arte de la soguería, las labores con crines de caballo fueron muy poco frecuentes y en general se las califica como faena “de presos”, no sólo porque por su minuciosidad se requiere un tiempo casi eterno, sino porque efectivamente en varios establecimientos carcelarios hubo talleres en los que se enseñaba el oficio. Por tradición oral, este arreador habría sido confeccionado por un artesano soguero caído en desgracia; una obra creada en su tiempo sin límites, un obsequio para un amigo, quien lo dejó en manos del platero para darle el fino acabado que hoy conserva.
     
    BASE: U$S 1.160.-

  • Consultar

    83. Estribos arequeros de Homero Tapia. San Antonio de Areco.

    Arco de cuerno conformado, y faldón de asta, con un hondón rectangular también construido en este material. En el faldón, tres figuras caladas y debajo, otros tantos círculos concéntricos. Lleva la marca del autor: “HOMERO G. TAPIA // S. A. DE ARECO”. Las estriberas, también de gran calidad, tejidas en tiento, presentan tres soajes y rematan en sendos chalay. Medidas del estribo. Alto: 15,5 cm. Abertura: 9,2 cm
     
    Notable par de estribos arequeros, realizados por el más calificado de su artífices, Homero Gabino Tapia. (1) A propósito de su arte, leemos: “Descendiente de una familia tradicional del Pago de Areco, sus trabajos en madera acusan la influencia de una actitud ante los valores reconocidos como auténticos y permanentes. Homero transforma el hueso y la madera en estribos y enseres de finura tal que identifican al artífice en esta especialidad de la artesanía con prodigiosos antecedentes”. (2)

    Estamos ante una pieza en muy buen estado de conservación, de interés para un jinete tradicionalista y también, para un coleccionista de nuestras artes criollas.
     
    Notas:
    1. Segundo Deferrari: La del estribo. Museo Las Lilas, San Antonio de Areco, 2013, pp. 106-107.
    2. Artesanía arequera (...). Primera semana de la artesanía arequera en S. A. de Areco. 1971, p. 77.

     
    BASE: U$S 660.-

  • Consultar

    84. Par de estribos campana de plata. Siglo XX.

    Plata fundida y cincelada. Arco fundido y faldones cortos, calados, con una figura central con tocado, contenida por cornucopias, flores y hojas. El hondón, oval, calado. Medidas. Alto: 18 cm. Abertura máxima: 9,5 cm. Peso: 1.424 gr.
     
    Precioso par de estribos, se trata de un clásico ejemplo de los estribos construidos en plata a partir de un diseño que en origen se fabricó en metal blanco; conocemos esta variante. El mercado del gaucho provocó el desarrollo de una gama muy rica de artículos que producidos de modo industrial en Europa, se comercializaron en nuestra región desde la década de 1860. Piezas de gran calidad y de costos accesibles por el sistema de producción y el uso de materiales económicos. Un clásico ejemplo de ello fue la casa Broqua & Scholberg que con su fábrica en Lieja, Bélgica, editó catálogos y vendió una enorme gama de artículos en tres ciudades: Montevideo, Rosario y Pelotas, al sur de Brasil.

    En las variantes de mayor agrado entre los jinetes rioplatenses, aquellos modelos fueron seleccionados para que en manos de un orfebre local, dieran origen a piezas artesanales construidas en plata y oro. Lo hemos visto en rastras, espuelas, cuchillos y aquí, en este par de estribos de exquisita factura.
     
    BASE: U$S 3.400.-

  • Consultar

    85. Mortero de quebracho colorado. Santiago del Estero. Siglo XIX.

    Tallado con hachuela en un viejo tronco de quebracho colorado. Alto: 51,8 cm. Largo del brazo: 62,3 cm.
     
    El mortero forma parte del menaje de toda vivienda rural argentina. Los hay de distintas formas y tamaños, en general elaborados con maderas duras. El ejemplar que ahora presentamos posee su mano original. En el repertorio iconográfico resultaba muy frecuente presentar el idilio del gaucho con su china frente a un rancho y junto al mortero...
     
    BASE: U$S 180.-

  • Consultar

    86. Desjarretador. Río de la Plata. Siglos XVIII o XIX.

    Hierro forjado con su cubeta para enastar y el extremo en forma de medialuna. Largo: 19,7 cm.
     
    Fue utilizado en las vaquerías del Río de la Plata desde el siglo XVII. En 1617 Hernando Arias de Saavedra prohibió su uso ya que los jinetes inutilizaban las vacas -cortándole sus tendones- para luego despenarlas a cuchillo con la sola intención de “cuerear o sebear”. Decididos a preservar las poblaciones vacunas se reguló dicha explotación, y fue necesario solicitar un permiso de vaquería.

    Sin embargo, a fines del siglo XVIII la expedición de Alejandro Malaspina documentó la presencia del desjarretador en los campos rioplatenses. Así lo testimonia una de las litografías de Fernando Brambila, titulada “Representa el modo de enlazar el ganado vacuno en los campos de Buenos Ayres”. De igual modo, en la Banda Oriental fue utilizado en buena parte del siglo XIX.
     
    BASE: U$S 800.-

  • Consultar

    Excepcional colección

    87. Cantramillas. Río de la Plata. Siglo XX.

    Hierro forjado. Conjunto de 9 cantramillas. Largo, entre: 30,5 y 13,7 cm.
     
    Las carretas de antaño, impulsadas por tres yuntas de bueyes, disponían de una larga picana -generalmente hecha con una caña tacuara- de unos diez metros de largo, con punzón y cantramilla. Esta última, un dispositivo sonoro que pendía sobre la yunta del medio. El carrero disponía así de un llamado de atención auditivo, “y si los bueyes no respondían, llegaba el puazo vertical que sí o sí lograba apurar la marcha”. (1)

    Son numerosas las referencias en crónicas escritas y visuales sobre su uso en tiempos virreinales y republicanos. El jesuita Florian Paucke se ocupó de la cantramilla en su obra “Hacia allá y para acá” escrita en el tercer cuarto del siglo XVIII, y en la segunda década del siguiente, el inglés Emeric E. Vidal también la incluyó en una de sus acuarelas. Su uso se perdió definitivamente a lo largo del siglo XIX, lo que explica la extrema rareza de esta colección.
     
    Nota:
    1. B. Caviglia (h): La cantramilla. Folklores gaucho rioplatense. Montevideo, 1947, p. 36.

     
    BASE: U$S 2.300.-

  • Consultar

    Entre los orígenes del cuchillo criollo

    88. Daga naval. Alemania. Primer cuarto del siglo XIX.

    Largo de hoja: 22,2 cm. Largo total: 34,3 cm.
     
    Con su empuñadura y vaina realizadas en bronce; la primera tipo troncocónica y de sección oval con soajes en ambos extremos, en tanto que la vaina, con una argolla para fijar al cinto, soaje en la bocavaina y una esfera en la puntera. Ambas con el diseño de un ser mitológico que se transforma en hojas que giran, de extendido uso posterior en nuestra platería criolla.

    La hoja es de doble filo, con cuatro mesas y un recazo donde se ubica la marca del fabricante: R. NFEFF SOHNE (?), y la indicación de origen: Solingen. Posee una ornamentación de grabado al ácido y dorado al mercurio, y tiene algunas escasas picaduras de oxidación. Lleva una defensa, también hecha en hierro, con una barra facetada que remata en esferas a cada lado.
     
    BASE: U$S 1.360.-

  • Consultar

    89. Cuchillo verijero “picazo”. Hoja “Libertad”. Principios del siglo XX.

    Acero, plata, cuero. Elegante cuchillo de platería lisa e inusual diseño. La empuñadura facetada, con el monograma de su antiguo dueño (lleva entrelazadas las iniciales “D A”), y la decoración de la vaina nos muestran un platero con buen dominio del oficio. En la traba -en forma de gota alargada, el punzón de orfebre: A BIANCHI. Medidas. Largo de hoja: 14,1 cm. Largo total: 25,1 cm.
     
    Hoja marca Libertad con la leyenda de la casa importadora, Anezin Hnos y Cía, y la indicación de origen -Solingen- con la palabra “EXTRA”. Sin duda, una de las marcas de hojas más apreciadas en el coleccionismo del cuchillo criollo; se la comenzó a fabricar en esta ciudad alemana en 1898.

    Su autor, quizás Alpinolo Bianchi, fue un platero de origen italiano nacido en 1869. Se lo encuentra afincado en la ciudad de Olavarría en 1895, y en 1903 aparece radicado en General Laprida, también de la provincia de Buenos Aires, aunque probablemente continuó con su comercio de Olavarría donde se lo documenta en 1914. Nos llama la atención que en la cuna del estilo más abigarrado de la platería criolla, el olavarriense, aparezca una pieza concebida en la antípodas de aquel gusto. Toda una paradoja histórica cuando advertimos que sus iniciales son precisamente las del platero que le diera origen a este reconocido estilo: Dámaso Arcecv|.
     
    BASE: U$S 1.700.-

  • Consultar

    90. Cuchillo verijero. Punzón Amoroso & Llera. Olavarría. Circa 1950.

    Pieza muy refinada. Empuñadura y vaina, de plata y oro, con monograma en este metal aplicado sobre la vaina. Las artes del cincelador se manifiestan en todo su esplendor; roleos, hojas y flores enriquecen el diseño, además de los soajes de media caña sobrepuestos. Medidas. Largo de hoja: 15,7 cm. Largo total: 29 cm.
     
    Estamos ante uno de los buenos cuchillos creados en el taller olavarriense de Amoroso & Llera, continuadores del estilo que creara su antecesor, Dámaso Arce. Entre los rasgos distintivos de la platería olavarriense está el buen dibujo y cincelado, las aplicaciones en oro y el empavonado de la pieza que permite disfrutar sus detalles.

    Hoja Joseph Rodgers & Son de botón intervenido -se buscó lograr el efecto de facetado-, lomo liso y pequeña curva en el talón.
     
    BASE: U$S 1.500.-

  • Consultar

    91. Cuchillo picazo de Casa Escasany. Hoja A. Paniza. Circa 1920.

    Empuñadura de plata con detalles de hojas y flores cinceladas, y en el pomo, el tìtulo del metal: 800. Vaina de cuero marrón con bocavaina y puntera de plata. En la traba, el punzón de Casa Escasany -un timón- y también del título: 800. Medidas. Largo de hoja: 18 cm. Largo total: 31 cm.
     
    La hoja -con botón facetado y lomo con muescas y surcos- lleva la marca de una casa importadora, A. Paniza y Cía, ubicada desde 1901 en la calle Artes 122 de Buenos Aires. Estuvo activa hasta 1916, aproximadamente, y hoy es una de las firmas buscadas en el coleccionismo de cuchillos criollos.

    Estamos ante uno de los modelos comercializados por la famosa joyería de Miguel Escasany, activa desde fines del siglo XIX. Su joyería creó una propia línea de piezas, editó catálogos y cosechó el aprecio entre los sectores más favorecidos económicamente en todo el país.
     
    BASE: U$S 1.300.-

  • Consultar

    92. Cuchillo verijero, de Casa Escasany. Buenos Aires. 1920 / 1930.

    Empuñadura y vaina de plata con detalles en oro; exquisito trabajo de cincelado en un diseño propio de esta joyería. En ambos tramos, detalles periféricos de surcos galloneados y áreas centrales con un profundo cincelado de diseño fitomorfo con pequeñas aplicaciones en oro. En la empuñadura y limítrofe con el botón de la hoja, los punzones: el timón y las letras “C. E.”, por la marca de la joyería, de título (800) y la palabra “Argentina”. Medidas. Largo de hoja: 16,2 cm. Largo total: 29  cm.
     
    Excelente labor de orfebrería, muy representativa de los modelos más atractivos de esta casa.
    Muy rara hoja de marca desconocida; lleva un cuño con las letras “L. T.” encimadas, y debajo: Argentina. Botón liso, ovalado, lomo con muescas y surcos, y talón.
     
    BASE: U$S 800.-

  • Consultar

    93. Cuchillo verijero. Amoroso y Llera. Olavarría. Circa 1960.

    Empuñadura y vaina de plata con los roleos y flores típicos de la platería olavarriense, hecho en plata y con aplicaciones en oro. En ambos, un soaje de media caña que simula comprimir una faja de plata inferior, la que presenta bordes festoneados. En la bocavaina, los punzones: Amoroso y Llera, 800 y Olavarría. Medidas. Largo de hoja: 13,3 cm. Largo total: 25 cm.
     
    Esta casa de platería fue la sucesora del maestro Dámaso Arce, iniciando su actividad en 1942. Habiendo aprendido el oficio en el taller de Arce, los hermanos Llera continuaron las líneas del estilo creado por aquel.

    Hoja marca “La Movediza” con letra de imprenta mayúscula -identificación del cuño de segunda época-, la firma más importante entre las hojas forjadas en la ciudad de Tandil, labor de Carlos Allende, un maestro que abrió su fábrica en 1939 y la cerró en 1963 para dedicarse a su otra pasión, la escultura.
     
    BASE: U$S 800.-

  • Consultar

    94. Par de riendas de plata. Buenos Aires o Entre Ríos. Fines del siglo XIX.

    Par de riendas de plata de fina ejecución, formadas por canutos y bombas de plata, unidas por argollas, con presillas delicadas para ajustar el freno, y en el otro extremo, un remate de tientos tejidos, de factura más moderna, la azotera que concluye en bolitas de plata. Medidas. Largo: 174 cm. 
     
    Estas riendas de lujo formaron parte de un juego “chapeado”, aquel apero que luce la prestancia del metal noble en buena parte de sus avíos, incluidos cabezada, riendas, bozal, cabresto, pretal, estribos…

    Sin punzón de platero, colegimos un origen porteño o entrerriano; en ambas equitaciones criollas se utilizó este diseño, y no solo para dominguear, Urquiza se jactaba de haber reunido más de mil jinetes dispuestos al combate y ensillando las mejores galas.
     
    BASE: U$S 2.000.-

  • Consultar

    95. Freno de copas. Azul, principios del siglo XX.

    Hierro y plata. Freno con coscojas -la central decorada con estrías-, de patas cortas. Presenta sus copas de plata cinceladas y con punzón de orfebre -C. REY-, y pontezuela fundida y cincelada, también de plata con forma de cadena y un escudo nobiliario al centro. Ancho: 16,2 cm. Profundidad: 15,8 cm.
     
    Ex colección Llobet, con la chapita que lo identifica y, muy infrecuente, con la etiqueta de la casa de remates Guerrico que dispersó tan maravilloso conjunto. Se sabe que en el año 1975 Guerrico vendió además un cuchillo y un par de estribos con este punzón, los que también formaban parte de la colección reunida por Francisco Llobet.

    Constantino Rey fue uno de los grandes plateros de la provincia de Buenos Aires, localizado ya en 1902 en la ciudad de Azul.
     
    BASE: U$S 1.600.-

  • Consultar

    96. Rastra con figura del gaucho a caballo. Buenos Aires.

    Centro de rastra con la figura del gaucho a caballo -en la pata trasera, el punzón del platero: D. NASSO, con seis ramales de cadenas de canevones dobles, también de plata y botones de monedas bolivianas de la década de 1870. Medidas. Alto del centro: 8,6 cm. Largo máximo: 25 cm. Peso: 361 gr.
     
    Este diseño fue ampliamente utilizado por distintos plateros; en general el caballo aparece con los detalles del apero -cabezada, riendas, pretal, carona y matras- y las iniciales del dueño en el anca del animal. Al parecer, en la versión original el gaucho acerca su cigarro a la boca.

    Domingo Nasso actuó en la ciudad de Buenos Aires en el último cuarto del siglo XIX, con su taller en la calle Buen Orden 1387. La guía Kid de 1883 lo registra. (1)
     
    Nota:
    1. Adolfo L. Ribera: Diccionario de Orfebres Rioplatenses. B. A., Fondo Nacional de las Artes, 1996, p. 175 y 235. También lo incluye Alfredo Taullard en su lista de plateros.

     
    BASE: U$S 900.-

  • Consultar

    97. Rebenque “pampa”. Segunda mitad del siglo XIX.

    Plata y cuero. Cuerpo de menor a mayor, de sección redonda y lisa ornamentado con un soaje en forma de cinta cincelada que comprime cuatro representaciones abstractas de una hoja o flor, versión que se replica en el extremo hacia la paleta y lonja. Posee un singular pomo o cabeza en forma de cono, decorado con un soaje al centro y rematando en una pequeña esfera. En la base un agujero pasante que sirve para sujetar la manija de cuero, En el otro extremo, una paleta con un soaje terminal y una flor en ambas caras que ornamentan las tuercas también hechas en plata, útiles para fijar la azotera. Largo del cuerpo y paleta: 30,2 cm.

    Se trata de un infrecuente ejemplo de la platería indígena de nuestra llanura. En la obra “Platería de las pampas”, de Claudia Caraballo, se publica una fotografía de otro ejemplar que posee las mismas características del presente. (1)
     
    Notas:
    1. C. Caraballo de Quentin: Platería de las pampas. Buenos Aires, Ediciones Lariviere, 2008, Fig 130.

     
    BASE: U$S 1.900.-

  • Consultar

    98. Mate de madera y plata. Contemporáneo.

    Cuenco de madera de algarrobo tallada con diseño de hojas y roleos. La embocadura y la base con un delicado trabajo de platería que se luce en el cincelado de hojas y flores. Todo el recipiente descansa sobre tres patas fundidas y cinceladas, unidas por un aro central. Medidas. Alto: 16 cm.
     
    La obra es un homenaje a la platería hispanoamericana virreinal y a su herencia del barroco. El orfebre, Francisco García Janko, reside en Argentina desde 1985 y aquí asimiló a su oficio los gustos criollos. Elabora piezas para coleccionistas y entendidos. Sus obras se han subastado en diversas ocasiones. En 1996 obtuvo el Premio Adquisición de la Secretaría de Cultura de la Nación, en la Feria Internacional de Artesanías realizada en la ciudad de Córdoba.
     
    BASE: U$S 1.000.-


  • Textiles


     
    Consultar

    Poncho ceremonial andino

    99. Poncho Bolívar. Bolivia. Mediados del siglo XX.

    Notable poncho tejido con fibra de alpaca de alta montaña, hilada y teñida con los tintes naturales -grana de cochinilla, palo rosa y añil-, de uso tradicional en la región. Para su confección, en un telar andino de estacas, se utilizó la técnica de faz de urdimbre. Los dos paños que forman la prenda, tejidos a cuatro orillos y enfrentados en espejo, llevan una costura central invisible otorgando uniformidad y perfección en el balance de las bandas de color del campo de la pieza. Medidas: largo 152 cm., ancho 138 cm.
     
    Las bandas más anchas están flanqueadas por callecitas de laboreo andino y el campo guindo es interrumpido por las tradicionales calles de listillas de laboreo.

    Utilizada solamente en ocasiones ceremoniales y festivas, su estado de conservación es inmejorable. Una pieza de colección.

    Provincia Bolívar (antiguamente Quirquiavi), Departamento de Cochabamba.
     
    BASE: U$D 2.260

  • Consultar

    100. Poncho jesuítico. Siglo XVIII.

    Tejido en fibra de algodón y camélido, estamos ante un típico poncho jesuítico, formado por cuatro paños de listas enfrentados en espejo con una calle central de labor que incluye la boca. Inusual en estas prendas tan antiguas, conserva sus flecos originales. Medidas. Largo: 160 cm. Ancho: 122 cm.
     
    Los sacerdotes jesuitas organizaron auténticos obradores donde se elaboraban prendas de uso para los aborígenes que poblaban sus doctrinas y cuyo excedente era comercializado en la población criolla circundante. En el desafío por erradicar todas las manifestaciones simbólicas de los pueblos originarios que se vinculaban con su universo mítico, y además para tapar la desnudez que en muchas zonas era muy frecuente, promovieron el uso de estos ponchos decorados con listas lisas de colores pasteles, y unas angostas calles de labores geométricas.

    Hoy auténticas piezas de colección.
     
    BASE: U$S 2.800.-

  • Consultar

    101. Unku. Potosí, Bolivia. Mediados del siglo XIX.

    Singular pieza tejida con lana de camélido de color natural (sin teñir) y bandas teñidas con añil y cochinilla. Medidas: Largo: 89 cm Ancho: 63 cm.
     
    Su factura es de técnica  esmerada con lloque muy fino (efecto visual logrado por alternancia de hilos de urdimbre de torsión contraria a la del resto del tejido), confeccionado en telar de estacas, en un solo paño. La prenda posee una delicada costura lateral elaborada con los mismos hilos de lana utilizados para la estructura de la prenda

    En el universo textil andino, el unku es la prenda antecesora del poncho, aunque durante varios siglos -aún hoy en algunas zonas de Bolivia y Perú- haya convivido con éstos. Refiere el sacerdote jesuita Ludovico Bertonio (1557-1625), el más grande cronista de la vida y costumbre de los aymaras, que sus mallkus (funcionarios jerárquicos) usaban un unku a rayas verticales de faz de urdimbre, y el tejido era siempre de cumbi; así denominaban al tejido fino, de alta calidad.  Esta variante listada del unku sería el origen de los ponchos aymaras. (1)
     
    Notas:
    1. Según Teresa Gisbert, Martha Cajías y Silvia Arze, en “Arte Textil y Mundo Andino”. La Paz, Plural Ediciones, 2006, p. 62.

     
    BASE: U$S 600.-

  • Consultar

    102. Poncho de Charazani. Bolivia. Mediados del siglo XX.

    Bello poncho tejido en fibra de alpaca teñida con cochinilla para la pampa y calles de labor, y con otros colorantes naturales usados para lograr esa tonalidad de las listas. Lo conforman dos paños tejidos en telar horizontal de estacas, unidos por una costura. Medidas: Largo: 180 cm. ancho: 132 cm.
     
    El campo de cada paño se ve surcado por tres calles de magnífico laboreo logrado con técnica tubular (tejido de doble faz, análogo al de las fajas pampa de nuestra llanura) con diseños exclusivos de la etnia quechua-aymara asentada desde hace varios siglos en esta ciudad del Departamento de La Paz, organizada administrativamente en 1826 por el Mariscal José Antonio de Sucre, primer presidente de la  República de Bolívar fundada un año antes, segregando en ese acto  las Provincias del Alto Perú, de las Provincias Unidas del Río de la Plata.

    Posee el arte que distingue a las llamadas piezas de ajuar; ello explica su estado de conservación, casi  sin uso.
     
    BASE: U$D 2.700.-

  • Consultar

    103. Lliclla de Macha. Potosí, Bolivia. Circa 1970.

    Medidas. Largo: 120 cm. Ancho: 100 cm.
     
    Confeccionada con lana de oveja hilada y torcida en huso artesanal. Se trata de una auténtica lliclla quechua, cuya correspondencia en el vocabulario aymara es iscayo, aunque desde hace ya largo tiempo el uso popular, para identificarla, ha generalizado el término awayo, que en realidad es una manta multipropósito la que tanto sirve para envolver y cargar a un niño como para cumplir funciones de maleta para transporte de equipaje o mercaderías. Así lo explican Teresa Gisbert y su equipo de especialistas: “…La pervivencia del ahuayo ha hecho que este nombre se use genéricamente para denominar cualquier tejido indígena hecho en telar…” (1)

    En el mismo texto, las investigadoras bolivianas acuden a la crónica del sacerdote jesuita español Bernabé Cobo (1582-1657) quien referencia a la lliclla como parte del ajuar femenino: “ponensela encima de los hombros juntando los cantos sobre el pecho los prende con alfiler”. (2)

    De modo que estamos ante dos prendas distintas, y la lliclla quechua -ésta es un fiel ejemplo- se diferencia del iscayo aymara por presentar diseños ornamentales más complejos, por su notable policromía, y sus tejidos bajo la técnica de urdimbre complementaria (doble faz).
     
    Notas:
    1. Teresa Gisbert, Martha Cajías y Silvia Arze: Arte Textil y Mundo Andino. La Paz, Plural Ediciones, 2006, p. 68.
    2. Teresa Gisbert, Martha Cajías y Silvia Arze: Ob. cit. P. 68.

     
    BASE: U$S 400.-

  • Consultar

    104. Paño “Cargador de guaguas”. Guatemala. Circa 1970.

    Paño “cargador de guaguas” de la cultura maya, de Guatemala, tejido a faz de urdimbre con técnica de cuatro bordes en hilado de algodón teñido con añil. La prenda se forma con dos paños unidos con una original costura decorativa compuesta por imágenes recurrentes de jarras. Su decoración se refuerza con el uso de un peinecillo alterno en distintos tonos de azul. Medidas: Largo: 176 cm. Ancho: 130 cm.
     
    Con sus variantes, encontramos en toda América prendas destinadas al transporte del bebé junto al pecho o la espalda de su madre; por ejemplo el awayo en la cultura quechua-aymara, o la cunita de travesaños de palo en las culturas aborígenes del Sur argentino y chileno, pero solamente en este caso asistimos a la importancia que se le da a esta particular prenda. Su diferenciación ornamental denota una sensibilidad que se inspira en su función.
     
    BASE: U$S 400.-

  • Consultar

    105. Poncho de Riobamba. Provincia de Chimborazo. Ecuador. Hacia 1990.

    Típico poncho de lana de oveja (borrego) tejida en telar de cintura, el que se sujeta en los corredores o portales de las casas y luego, en la propia cintura del tejedor. Prenda confeccionada en dos paños (“callos”) unidos al medio, sin flecos, con ocho guardas de amarrado. Prenda típica del pueblo Cacha (Puruwá), asentado en la provincia del Chimborazo. Medidas. Largo: 134 cm. Ancho: 120 cm.
     
    Sus guardas, seis centrales (más anchas) y dos perimetrales, se encuentran enmarcadas por finas listas de colores. En la confección de la pieza se tiñó la urdimbre luego de un proceso de amarre de sus hilos, buscando el efecto del ikat o “jaspe” en la prenda acabada, con la representación de la cruz de América -la chakana- y los escalonados típicos de las culturas andinas.

    Colores centrales: negro y blanco; y en las listas, blanco, verde, mora y amarillo, con distintas alternancias.
     
    BASE: U$S 1.900.-

  • Consultar

    De maestros artesanos contemporáneos

    106. Juana Moreno De Herrero

    Poncho de vicuña listado. Belén, Catamarca. Contemporáneo.
    Medidas. Largo: 200 cm. Ancho: 129 cm. Flecos: 6 cm. Peso: 659 gr.
     
    Elaborado en un telar criollo de origen español, vemos en este poncho la elegancia de un tejido ejecutado con una de las fibras más finas, el pelo de vicuña. Mediante el uso de los distintos tonos naturales -el más oscuro proviene del lomo del animal; y el blanco-arena, de sus flancos- la artesana logró un armonioso tejido de listas. Construido con dos paños se armó con una delicada costura al medio, y se lo decoró con flecos que lo recorren por sus cuatro bordes.

    El uso de esta prenda tiene un origen prehispánico ya que en los tiempos previos al arribo de los europeos, el imperio incaico escogía entre los distintos pueblos dominados sus mejores tejedoras para reunirlas en los centros de producción textil destinados a las autoridades. Pero también entre los criollos, el tejido de vicuña fue siempre muy apreciado por su elegancia, comodidad y funcionalidad, ya que siendo el pelo de este camélido extremadamente delgado, se afirma que la trama bien abigarrada es capaz de proteger al jinete bajo un fuerte aguacero…

    Juana Moreno (Belén: 1952), tejedora multipremiada, adquirió el oficio jugando en la familia y junto a su madre, María Isabel Palavecino,”una señora muy hábil que crió a sus ocho hijos con el tejido” -como ella la recuerda. En 2012 fue seleccionada por Argentina para participar del Encuentro de Tejedores de América, llevado a cabo en el Cuzco.
     
    BASE: U$S 4.000.-

  • Consultar

    107. Natalia Quiroga

    Poncho “pampa” de guarda atada. San Francisco, Departamento Belén, Catamarca. Contemporáneo.

    Lana de oveja hilada en huso y teñida con colorantes naturales. La característica de esta prenda es que fue tejida en un telar criollo modificado en su ancho para permitir que se hiciera de un paño, al modo de los ponchos mapuches originales. Lleva sus flecos estructurales en ambos extremos. Medidas. Largo: 180 cm. Ancho: 140 cm. Flecos: 10 cm.
     
    En su diseño: el campo negro se ornamenta con tres calles de guarda atada, divididas por bandas de peinecillo y listas de colores, rojo y natural.

    En los últimos años, los telares criollos del norte argentino adaptaron sus dimensiones para darle lugar a los ponchos más demandados: los de raíz mapuche. En esa mixtura se logran piezas de gran calidad, las que tejidas de un modo distinto, buscan el carácter de las originarias.

    Natalia Quiroga (1970 - 2019) tejía sus ponchos en una pequeña población rural, San Fernando, ubicada al norte de la ciudad de Belén, Catamarca.
     
    BASE: U$S 1.200.-

  • Consultar

    108. Gianina Cepeda

    Faja, pulqui trarihue. Laprida, Prov. de Buenos Aires. Contemporánea.

    Tejida en lana de oveja hilada a huso, y teñida con colorantes naturales: aromo (amarillo), verde seco (yerba mate),  mora (cochinilla), y azul (añil). Medidas. Largo (con flecos): 260 cm. Ancho: 8,5 cm.
     
    En el universo mapuche, las fajas femeninas se identifican con el nombre de trarihue, y las hay de distintas formas. Esta en particular -llamada pulqui o polky trarihue- se destaca por la sobriedad de su diseño de listas longitudinales entrecortadas o segmentadas, y separadas entre sí por unas líneas lisas, de un color. Siempre con flecos en sus extremos.

    La presentamos aquí tejida por Yanina Cepeda (Laprida, n.: 1981), destacada artesana bonaerense, que entre otros premios, obtuvo el primer premio en la Fiesta Nacional del Poncho (Catamarca, 2017), y con esta prenda, el primer premio textilería, en el 22° Salón Nacional de Creatividad y Diseño Artesanal de Berazategui, 2019.
     
    BASE: U$S 500.-


  • Tiempo y ocio con estilo
     
    Ghiso
    La joyería Ghiso abrió sus puertas en Buenos Aires en la última década del siglo XIX y en los inicios del 1900 sus dos hijos viajaron a París donde inauguraron una sucursal. Oscar Ghiso, uno de ellos, fue quien se vinculó con los diseñadores franceses en la búsqueda de aquel estilo, y los nuevos modelos viajaron a Buenos Aires y poco después, a la sucursal de Nueva York. Pero la crisis del ´30 agotó aquel esplendor internacional y en 1960 cerraron también su capítulo argentino. Oscar Ghiso murió en 1985.
    Consultar

    109. Reloj de bolsillo. Marca GHISO.

    Esfera con números arábigos, sin segundero. Diámetro de 42 mm, con brillantes en la periferia.
     
    BASE: U$S 800.-

  • Consultar

    110. Reloj de bolsillo GHISO. Estilo Art Deco. Circa 1940.

    Diámetro: 45 mm.
     
    De original diseño, con mecánica Longines “1162N”. En el remate de la cuerda posee engarzado un rubí. Acompañado de una hermosa cadena también en oro con motivos de lazos entrecruzados.
     
    BASE: U$S 800.-

  • Consultar

    111. Cigarrera de plata. Marca GHISO. Circa 1940.

    Medidas: 110 x 80 x 10 mm.
     
    Sobria, de forma rectangular y acabado liso. Botón de apertura con tres zafiros azules engarzados. Sobre el borde interno receptor, grabada la marca.
     
    BASE: U$S 350.-

  • Consultar

    112. Reloj de bolsillo de caza. Humbert Ramuz & Cie. Chaux-de-Fonds. Suisse. Circa 1880.

    Auténtica joya, de origen suizo, realizada en oro 18 kilates, más 15 rubíes. Diámetro: 33 mm. Número: 49106.
     
    Modelo con 3 tapas, con un monograma en la anterior y una fecha grabada: 25 de noviembre de 1881, en la guardapolvo. Cuadrante blanco esmaltado, con números romanos.
     
    BASE: U$S 900.-

  • Consultar

    113. Fosforera en plata esmaltada con motivo de caza. Circa 1940.

    Medidas: 48 x 35 mm.
     
    Escena de caza con pequeña saltadura. En el reverso, las iniciales buriladas de quien la obsequió y del destinatario. Sin contraste.
     
    BASE: U$S 100.-

  • Consultar

    114. Polvera Art Deco. Circa 1940.

    Diámetro: 48 mm.
     
    En plata y oro, formando rombos concéntricos. En la perilla de apertura lleva una piedra. Posee un espejo y en su interior otra tapa cubrepolvo
     
    BASE: U$S 450.-

  • Consultar

    115. Cigarrera de plata combinada con oro amarillo y oro rosa. Circa 1940.

    Medidas: 100 x 80 x 6 mm.
     
    No posee contrastes. Botón de apertura con una piedra engarzada color azulado
     
    BASE: U$S 200.-

  • Consultar

    116. Cigarrera de plata, diseño “godrones plates”.

    Medida: 86 x 66 x 16 mm.
     
    De sobrio diseño y buena factura, con punzón de plata, e iniciales de su antiguo dueño burilada. En nuestra forma de galloneados, con su bisagra escondida
     
    BASE: U$S 750.-


  • ARTE - Pintura, dibujo y escultura

     
    Consultar

    117. Autor no identificado

    Óleo sobre tela. Medidas: 19,7 x 17 cm.
     
    Esta copia de la pintura de Rembrandt conocida como Retrato de anciano con gorro de piel de 1630 (óleo sobre tabla, 22 x 17,5 cm., Tiroler Landesmuseum Ferdinandeum, Innsbruck), probablemente fue realizada en el siglo XIX, cuando se consideraba que representaba al padre del artista.

    Las copias de maestros como Rembrandt no sólo eran un ejercicio de aprendizaje pictórico, sino que también fueron buscadas -cuando eran de calidad- por los coleccionistas; una manera de acceder a los grandes maestros. En el recorrido de esta pintura en particular es de imaginarse que un argentino la localizó en Europa en un viaje entre siglos y con entusiasmo la adquirió para que lo acompañara en la intimidad de su hogar. En esos años de una Argentina esplendorosa, fue abundante el tráfico de obras de arte que alegraban los espíritus lugareños.
     
    BASE: U$S 500.-

  • Consultar

    118. Crisanto de Mónaco

    Vista del Montevideo.  Circa 1895.

    Óleo sobre tabla, firmado a la derecha, abajo. Medidas: 27 x 46 cm.
     
    Crisanto de Mónaco se formó en el Istituto di Belle Arti di Napoli, donde nació en 1870; llegó a Montevideo en 1893 y hacia 1905 cruzó a Buenos Aires. En Italia y siendo por entonces un artista camino a su consolidación, participó en exposiciones desde 1885, e incluso en la exposición italiana en Londres de 1888 con Dopo cinquant’ anni y en Esposizione Nazionale di Belle Arti de Roma de 1893, con  Contadina napoletana. (Effetto di sole). (1). Entres sus alumnos montevideanos, destaca Domingo Bazurro.

    Esta vista de Montevideo, tomada desde La Aguada, es una lograda expresión del verismo tardío del Ottocento napolitano, con su peculiar manejo de la luz y de la “macchia”. En el Río de la Plata practicó también el paisaje rural, El rancho de la loma presenta la misma paleta que esta vista.
     
    Notas:
    1. Enrico Gianelli. Artisti napoletani viventi: pittori, scultori ed architetti : opere da loro esposte, vendute e premii ottenuti in esposizioni nazionali ed internazionali. Napoli: Melfi & Joele, 1916, p. 205.
     
    Agradecemos la información brindada por el especialista Roberto Amigo.

     
    BASE: U$S 680.-

  • Consultar

    119. Juan Batlle Planas

    Personajes. 1953.

    Pastel sobre papel. Medidas: 31 x 45,6 cm. Obra enmarcada.
     
    Plena de misterio, sus personajes con algo de juglares medievales, recuerdan los planos de color de la pintura monumental y sobre vidrio que en ese año, Batlle Planas comenzó a trabajar en la Galería Santa Fe. (1) El surrealismo pervive en el clima de misterio de un paisaje onírico, en el que coloca estas medias figuras, personajes enigmáticos. Obsérvese los rostros, que en pocas líneas logran expresar una angustia vital.

    En el año 1953, Juan Batlle Planas (Torroella de Montgrí, Cataluña, 1911- Buenos Aires, 1966) se encontraba en una fase de transición en su obra; ya distante de las Radiografías paranoicas –serie fundante del surrealismo argentino-, comenzaba a desplazarse de las representaciones biomórficas hacia la abstracción.
     
    Notas:
    1. Se ocupó del muro interior del acceso principal sobre la avenida Santa Fe, en la ciudad de Buenos Aires.

     
    BASE: U$S 1.800.-

  • Consultar

    120. Antonio Berni

    Retrato de niña. 1957.

    Óleo sobre tela. Medidas: 59 x 39 cm. Obra enmarcada.
     
    Los años cincuenta es un período central en la obra de Antonio Berni, definido por las grandes pinturas de Santiago del Estero, innovadoras en el tratamiento de las figuras y en la riqueza expresiva. Entre ellas sobresale Escuelita rural de 1953. Este retrato de niña, una changuita, bien puede ser una de aquellas chicas que escuchan a la maestra en el aula. Los retratos de niños fueron un género que siempre practicó el artista rosarino. En cada etapa del nuevo realismo puede señalarse alguna figura de niño en pose pensativa como presenta esta “changuita” con su cabeza inclinada, apoyada en su mano.

    En esta obra de valía, Berni expresa el interés por la imagen americana, desarrollado desde los viajes al norte argentino y los países andinos en los años treinta y cuarenta. La niña, de tez bien cobriza, mira al espectador con sus ojos profundos. Berni resuelve con precisión la factura del rostro, y luego aplica pinceladas rápidas, con el toque de color del cuello de la camisa en rojo y azul

    Poco más tarde, a partir de estos niños santiagueños surgirá la idea de la figura narrativa de Juanito Laguna, migrante a la gran ciudad.
     
    BASE: U$S 8.600.-

  • Consultar

    121. Miguel Diomede

    Paisaje de Adrogué. 1972.

    Óleo sobre hardboard. Medidas: 28,6 x 30 cm. Detrás, una vieja etiqueta y sellos húmedos de la Galería Witcomb, pegada sobre la nota-certificado escrita y firmada por la hija del autor.
     
    Artista de la Escuela de La Boca, donde había nacido, Miguel Diomede (1902 - 1974) es uno de los pintores más sutiles del arte argentino, con sobresaliente dominio técnico. Su calidad se aprecia desde las obras más tempranas, de mediados de los años veinte, hasta las últimas, entre ellas este paisaje de Adrogué, pintado dos años antes de su muerte. En 1958 se realizó su exposición retrospectiva en el Museo Nacional de Bellas Artes, que lo ubicó en una nueva valoración del arte de nuestro país, promovida por Jorge Romero Brest.

    Aunque tardía, se observa la manera en que compone desde el color, con pasajes suaves de un tono a otro, pero sin esa sensación de “inacabado” de su pintura. Aquí, a diferencia de otros paisajes –incluso de fines de los años sesenta- aparece la voluntad de un espacio más definido, en ese horizonte curvo que marca el límite del cielo.
     
    BASE: U$S 360.-

  • Consultar

    122. Leopoldo Presas

    El bosque encantado.

    Óleo sobre tela. Medidas: 70 x 98 cm. Obra enmarcada.
     
    A fines de la década del ochenta, ya de regreso de su estadía en París, Leopoldo Presas realizó una serie de paisajes, en los que priorizó un color de la paleta sobre otros. (1) En su mayoría son densos entramados de árboles, donde la potencia y vibración del color –una característica de Presas- alcanza uno de sus puntos más alto.

    En Bosque encantado (título con la que se expuso en el 2002 en Colección Alvear) las variaciones del verde dominante logran generar una sensación de espacialidad gracias a la inteligente aplicación del amarillo, rosa y azul. Los árboles de Presas recuperan la empatía frente a la naturaleza, como si el sujeto se uniera en ella, más aún con árboles que parecen ser antropomorfos.
     
    Notas:
    1. Raúl Santana: “Leopoldo Presas. Las cambiantes facetas de un pintor”. En Pablo Birger (editor), Leopoldo Presas, Buenos Aires: Editorial Argentina. 2005, p. 13

     
    BASE: U$S 6.000.-

  • Consultar

    123. Gastón Jarry

    Desnudo. Sin fecha.

    Óleo sobre tela montada sobre un cartón, firmado. Medidas: 50 x 40 cm. Obra enmarcada.
     
    En este seductor desnudo de espaldas se encuentra la huella de su estadía parisina, esa “visión exquisita” de las cosas, mencionada en la crítica de su tiempo. Estamos ante una lograda manifestación de sus facturas formales con el juego vaporoso entre la línea y el color que forman la figura y los objetos representados; su universo poético, lírico, de atmósfera.

    Gastón Jarry (Buenos Aires, 1889-1974) fue uno de los artistas más interesantes de la renovación figurativa moderna, con una constante presencia en el Salón Nacional desde 1914, obteniendo diversos premios hasta que en 1951 fue reconocido con el Gran Premio Adquisición, ya en su plena madurez pictórica. También obtuvo los premios correspondientes de diversos salones provinciales.
     
    BASE: U$S 500.-

  • Consultar

    124. Juan Manuel Sánchez

    Campo y potreros. 1964.

    Óleo sobre tela. firmado. Medidas: 60 x 80 cm. Enmarcado.
     
    Este paisaje rural de Juan Manuel Sánchez (1930-2016) ofrece ejemplarmente la característica constante de su obra, más allá de los cambios en una larga trayectoria: la síntesis de las formas.

    En sus composiciones utiliza habitualmente una línea de contorno negra, definitoria, y una paleta de grises con los que aquí logra una sensación de piedra en el cielo nuboso. A mediados de los años sesenta realizó una serie de estos paisajes rurales, de diversos tamaños, pero siempre manteniendo las mismas características compositivas, tanto en la paleta de grises, ocres y verdes como la línea de horizonte bajo, apenas interrumpida por una u otra arboleda.

    En 1959 integró el grupo Espartaco, junto a Ricardo Carpani y Mario Mollari, que se prolongó hasta 1968 en su prédica de una arte americano, social, en oposición a la dominación cultural.
     
    BASE: U$S 500.-

  • Consultar

    125. Antonio Seguí

    El mirón. París. Sin fecha.

    Técnica mixta sobre cartón, firmado. Detrás con un certificado del autor, quien en otra esquela allí ubicada, indica su título. Medidas: 46,5 x 31,5 cm. Obra enmarcada.
     
    Antonio Seguí (Córdoba, n. 1934) ha creado un universo propio, el de un mundo urbano vivido por sus “hombrecitos”. Su estilo caricaturesco, con constante humor para registrar las actitudes del hombre, como la de este “mirón” que sigue a una mujer en un cruce de calles. No faltan sus habituales recursos, la inclusión de números o de líneas gráficas, como la que aquí indica la dirección de la mirada del hombrecito. En escala menor se encuentran otros elementos de sus grandes pinturas: el espacio caótico de las ciudades, aquí a partir de perspectivas múltiples, y esa casa en primer plano fuera de escala, de la que surge un brazo que levanta una señal de prohibición. Un buen ejemplo del estilo único e inconfundible de nuestro artista cordobés, radicado en Francia.

    “Como un consumado metteur en scene del absurdo, Seguí domina el arte de ver a través de las intrincadas trivialidades humanas que sus personajes, con una simple mirada socarrona, un gesto o una postura de cuerpo, resumen graciosamente”. (1)
     
    Notas:
    1. Julián Cairol: “El individuo en la Ciudad”. Galería Rubbers, Buenos Aires, 1991

     
    BASE: U$S 1.200.-

  • Consultar

    126. José Antonio Terry

    Magdalena emocionada. 1954.

    Óleo sobre tela, firmado y fechado. Medidas: 82 x 65 cm. Enmarcada.
     
    Esta obra de José Antonio Terry es una incursión tardía en el tema iconográfico de la Magdalena, aquí al pie de la cruz. Terry, en 1927, había realizado otra versión, con la santa desnuda, cubriendo su sexo con un paño rojo; también como en esta de 1954 el fondo es un paisaje. La de 1927 se conserva en el Museo Regional de Pintura “José Antonio Terry”de Tilcara, al igual que un San Sebastián de 1924. En la misma institución se encuentra un dibujo preparatorio para la cabeza (lápiz sobre papel, 50 x 33 cm), que corresponde a la de los años veinte, realizada en una estadía en Buenos Aires, al igual que la que ahora presentamos. 

    Desde 1911, Terry se encontraba radicado en Jujuy. Como señala Roberto Amigo en el catálogo de la exposición La hora americana: “Terry es una de las figuras centrales del arte argentino –si retiramos la mirada de los centros metropolitanos- y, a la par, una de las más olvidadas por esa decisión de aislamiento, estimulada por su sordomudez. Terry provenía de una familia de la élite, su padre fue un destacado ministro conservador y embajador en Chile. […]. Logró un estilo personal en obras marcadas por el dominio de la luz homogénea, en tonos bajos que aumenta la tensión del realismo de la figuración, generando una sensación de extrañamiento. […] “(1)

    “Su última exposición individual la realizó en la Galería Müller el día 6 de septiembre de 1948, ante el público firmó dos telas, Pisando maíz y Magdalena emocionada, en homenaje al arte argentino. En dicha inauguración hablaron José León Pagano, Fernán Félix Amador y Domingo Zerpa.” (2)
     
    Notas:
    1. Roberto Amigo. “La hora americana 1910 -1950. El americanismo del indianismo al indigenismo”. La Hora Americana. Buenos Aires: Museo Nacional de Bellas Artes, 2014, p. 38.
    2. José Antonio Terry. Vida y obra. Tilcara: Museo Regional de pintura “José A. Terry”, 1981, p. 24.

     
    BASE: U$S 900.-


  • Cartografía


     
    Consultar

    Cartografía jesuítica

    127. Dietell, Christoph - Stocklein, Joseph

    Ober = Paraguarien, nebst denen Ländern Baures, Tschikiten, Schareyes, Payaguas, Toromonas, Moschos, Ytonomas, (...). 1730 - 1733.

    Medidas: 41 x 56 cm. Buen ejemplar, sin colorear. Enmarcado. Furlong, en su Cartografía Jesuítica, lo identifica con el número 19.

    En el margen superior: “Neue Taffel Der Weitlauffigen Landschaft Paraguaria samt ihren Gräntzen von denen all da Bestellten Meistens Teutscgen, Missionarijs Soc. Jesu. (...) 1728”. Fue publicado en la obra “Nexer Welt-Bot (1730 - 1733)”. Y comprende la república del Paraguay, Argentina entre los 10 y 23 grados de latitud; y parte de Bolivia, Chile y Brasil.

    Entre otros puntos de referencia, ubicamos Arica, Oruro, el Cerro Rico de Potosí, y más al Sur, Casabindo y Yavi.
     
    BASE: U$S 800.-

  • Consultar

    Plano de navegación fluvial

    128. Comisión del Paraná inferior

    Plano de Navegación del Río Paraná entre Esquina y la Desembocadura. Ministerio de Obras Públicas. Dir. General de Obras Hidráulicas. 1913.

    Gran mapa -20,8 x 640 cm- plegado, entelado, y preservado en su encuadernación original con sus tapas de tela y títulos dorados, con una página que incluye la Planilla de Coordenadas Geográficas. Obra en muy buen estado.
     
    La carta náutica presenta la línea de navegación por el Río Paraná desde la localidad correntina de Esquina, hasta su desembocadura en el Río de la Plata con la Isla Martín García y su peligroso banco. Además de la profundidad, de los barcos hundidos y piedras a flor de agua, se advierte que “los sondeos están referidos al nivel de las más bajas aguas ordinarias que corresponde al cero de las escalas locales”.
    Se conoce otro “Plano de navegación”, editado en 1907, que comprende el tramo entre las ciudades portuarias de Paraná y Esquina.
     
    BASE: U$ 400.-

  • Consultar

    129. Ortiz Rosa, Raúl

    Mapa Registro Gráfico de Río Negro. Mapa Bemporat. Buenos Aires 1924.

    Mapa desplegable, entelado. Medidas: 112 x 173,5 cm. Firmado: Noviembre 1923. Original encuadernación en tela, con su tapa desprendida. El mapa en muy buen estado.

    El plano tiene la cartografía del Territorio Nacional de Río Negro e incluye un croquis del pueblo de San Antonio Oeste, además de otros cuadros con la población del Territorio, clima, fauna y flora. Importante registro del parcelamiento catastral y las propiedades adjudicadas.

    Obra del ingeniero Raúl Ortiz Rosa, muy documentada.  
                                                                                                                    
    BASE: U$S 600.-

  • Consultar

    130. Parchappe, Narciso

    Carted´une partie de la Republique Argentine comprenant les provinces de Corrientes et des Missions, dressés sur les lieux en 1828 par Mr. Parchappe d’après des ses propres observations et celles de Mr. A.D´Orbigny. Grave par Bouffard, Lith. de Lemercier. Paris. F. G. Levrault. 1835.

    Muy raro. Mapa impreso sobre gran papel. Medidas: 53,5 x 70,8 cm. Buen ejemplar. Se lo presenta enmarcado.

    Se trata del primer plano de la Provincia de Corrientes y del territorio de las antiguas misiones jesuíticas levantado por el agrimensor francés, Narciso Parchappe, quien además se apoyó en las observaciones realizadas por D´Orbigny a su paso por la región en 1828. Este registro antecede por décadas al editado en el álbum de De Moussy.

    La actual provincia de Misiones estaba ocupada por colonos provenientes del imperio del Brasil y en el mapa aparece como “bosque habitado por indios”. La disputa fue saldada mediante un laudo arbitral en 1895.

    Parchappe actuó también en la formación del fuerte que da origen a la ciudad de Bahía Blanca.
     
    Base: U$S 750.-

  • Consultar

    131. Ruiz Moreno, I. / Farinia, Manuel

    Gran plano del Territorio Nacional del Chaco. Realizado para la Dirección de Territorios Nacionales. Buenos Aires. Lartigue y Cía. 1916.

    Excepcional mapa entelado, plegado, preservado con sus cubiertas originales en tela. Medidas: 169 x 183 cm. En muy buen estado.
     
    La carta, con el parcelamiento catastral y sus propietarios, es un documento de valor histórico. Contiene además un plano de la Ciudad de Resistencia y el Proyecto de su puerto y canal de acceso. El entonces Territorio Nacional del Chaco comprendía las actuales provincias de Chaco y Formosa. El mapa fue editado por la Dirección Nacional de dichos territorios y firman como responsables del mismo, su jefe -I. Ruiz Moreno- y el jefe de la Sección Registros Gráficos, Manuel Farinia.

    Estos planos tenían la misión de ser la base informativa para el control del fraccionamiento territorial.
     
    Base: U$S 600.-


  • Fotografía.


     
    Consultar

    La hermana de Newton, el irlandés que trajo el alambrado al país

    132. Daguerrotipista no identificado

    Retrato de Sarah Palmer. Circa 1848.

    Daguerrotipo de 1/4 de placa -medidas: 11 x 9 cm-, iluminado, inserto en un marco francés (20,5 x 18 cm) tipo caoba, con paspartú de vidrio pintado y dorado.
     
    Registro al daguerrotipo de un retrato pictórico de Sarah, una de las cuatro hermanas de Richard Blake Newton, el introductor del alambrado en nuestro país. Si bien ninguna de ellas vivió entre nosotros, Sarah se casó con William Palmer en Inglaterra y su hijo George llegó a Buenos Aires hacia 1851. Aquí se registró en el consulado británico como independiente, residente en Chascomús; anotándose al margen que era sobrino de Mr. Newton. (1)

    La supervivencia de este daguerrotipo abre dos hipótesis sobre su origen: a) que su hijo haya viajado con el retrato pictórico de su madre -quizás una miniatura-, el que luego acercó al estudio de un daguerrotipista en Argentina para reproducir, o b) que viajó ya con esta obra daguerreana tal como se ha conservado. De una u otra manera, un tesoro que se vincula a Chascomús y la cuenca del Salado, cuna de la historia de la Fotografía en nuestro país gracias a su primer cronista, el doctor Julio F. Riobó.

    Notas:
    1. Maxine Hanon: Diccionario de Británicos en Buenos Aires. B. A., Ed. de la autora, 2005, p. 654.
     
    Agradecemos la información brindada por la Señora Teresa Newton, de Chascomús, a sus noventa y nueve años.

     
    BASE: U$S 560.-

  • Consultar

    Mirando al sur...

    133. Fotógrafo no identificado

    Viaducto del Ferrocarril a la Ensenada. Buenos Aires. Circa 1875.

    Albúmina -medidas: 21 x 26,5 cm-, sin montar, enmarcada para su exhibición. Ejemplar en buena forma, con una pequeña pérdida en su margen derecho.
     
    Para nosotros, desconocida vista del viaducto en una toma realizada desde el antiguo fuerte español en la búsqueda de la mejor perspectiva (1). Estamos frente a una gran obra de ingeniería del siglo XIX con el ferrocarril pasando a altura sobre los bajíos del río.

    A la derecha se advierte el molino San Francisco con sus altas chimeneas. Sobre la calle Belgrano destaca la antigua Aduana que operaba en su tiempo en la casa de Basavilbaso. Al pie de la imagen -sobre el propio fuerte-, un obrador seguramente vinculado a la instalación del viaducto. A la vera del río, la ropa tendida sobre las toscas, donde a diario llegaban las lavanderas de origen africano dispuestas a realizar sus labores.
    Consideramos que este panorama supera las tomas documentales de Christiano Junior sobre el mismo viaducto, reproducidas en “Buenos Aires memoria antigua (...)”. (2)
     
    Nota: 
    1. Una toma similar -desde el mismo punto de cámara- fue realizada por Benito Panunzzi hacia 1867, cuando aún no existía el viaducto. El contraste en menos de diez años nos muestra el paso acelerado de la aldea a la gran urbe. (Ver: Buenos Aires memoria antigua. Fotografía 1850 - 1900. B. A., Fundación CEPPA, 2017, p. 93.
    2. Ob. cit.: pp. 136 y 137.

     
    BASE: U$S 480.-

  • Consultar

    134. Fotógrafo no identificado

    Río Negro. El Chichinal. Circa 1883.

    Albúmina -medidas: 16,8 x 22,5 cm-, con sus ángulos recortados (octogonal), montada sobre la cartulina del fotógrafo con un recuadro interno impreso en color gris, con sello húmedo, “Biblioteca del Dr. Estanislao S. Zeballos”. Con letra manuscrita, el título, replicado al dorso en grafito.
     
    Frente a la gran cámara fotográfica, provista de negativos al colodión húmedo, posan tres hombres teniendo como fondo, un paisaje de agua y montañas. El primero, acuclillado en la orilla. El segundo, de pie sobre una roca, otea el horizonte (viste uniforme del Ejército argentino) y el tercero, parece apuntar con un rifle.

    En 1879, en plena Campaña encabezada por Julio A. Roca, en el Chichinal se construyó un fortín, pieza clave en la estrategia de ocupación de la Patagonia. La imagen nos muestra aquel barranco y el río. Hoy en las proximidades encontramos la localidad de Chichinales, en pleno valle del Río Negro.
     
    BASE: U$S 700.-

  • Consultar

    El corazón de la ciudad de Buenos Aires

    135. Samuel Rimathé

    Plaza de Mayo. Buenos Aires, circa 1895.

    Gelatina de plata virada al sepia -medidas: 22,2 x 28,3 cm- montada sobre un cartón secundario, a cuyo dorso se conservan otras dos vistas, más pequeñas: 9,7 x 14 cm.
     
    Vista de la calle Victoria, entre Bolívar, Defensa y Balcarce (que no se ve en la imagen). Se aprecia en toda su magnitud la Recova nueva; sus clásicos arcos y una acumulación de pequeños comercios que daban hacia la Plaza de Mayo, entre otros, bares, restaurantes, almacenes, casa de remate (con su bandera al viento), y en lo que nos concierne, un maravilloso registro de dos de los estudios que allí se encontraban. El primero, la Fotografía de Juan Pía, con publicidad en la puerta de entrada y su dintel, y el restante, hacia la calle Defensa, con un gran cartel sujeto desde la balaustrada de la terraza, sobre la cual se advierte la casilla utilizada para los retratos (su galería de pose) a cuyo costado se ve una parte de la cámara solar giratoria, como así se llamaban las antiguas ampliadoras aplicadas a obtener retratos de gran tamaño.

    En frente, la Casa de Gobierno ya con el arco del arquitecto Tamburini y los carruajes de alquiler esperando clientes.

    Las dos albúminas restantes, más pequeñas, también con vistas de Buenos Aires. Una de ellas -Plaza de Belgrano (1)- con la Iglesia de la Inmaculada Concepción, con su planta redonda, ícono del barrio de Belgrano -el que en la década de 1880 fue capital de la República. A un costado, parte del frente del hotel Watson, escenario de un crimen pasional sucedido en 1878 con inmigrantes alemanes.
     
    Notas:
    1. Reproducida en “Buenos Aires. Memoria antigua. Fotografías 1850 - 1900” (Por Abel Alexander y Luis Priamo. Fundación CEPPA, 2017, p. 290)

     
    BASE: U$S 1.000.-




  • La Sociedad Fotográfica Argentina de Aficionados y sus concursos
     
    Presentamos dos albúminas que formaron parte del Concurso Fotográfico de 1891 organizado por esta entidad amateur a dos años de su fundación.
    Vale recordar que las albúminas de la SFAdeA aparecen de manera muy excepcional en el mercado anticuario.

     
    Consultar

    136. L´Orange / Ángel Roverano

    Vendedor de leche. Buenos Aires. 1891.

    Albúmina -medidas: 16 x 23 cm-, montada sobre un cartón secundario con título en rojo -Sociedad Fotográfica Argentina de Aficionados (SFAA) y debajo, Concurso de 1891- y un recuadro en color crema a cuya base leemos el seudónimo de fotógrafo participante (L´Orange) y más abajo: N. (manuscrito: 37). Con su título y datación impresos. Medida total: 29,5 x 38 cm.
     
    Como le sucediera a los pintores costumbristas llamados precursores (entre fines del siglo XVIII y mediados de la siguiente centuria) y luego a los pioneros fotográficos, siempre hubo un especial interés por retratar a los tipos populares. Dentro de esta categoría vemos al “vendedor de leche”, protagonista de la toma firmada por L´Orange, seudónimo de Ángel Roverano. Un vasco lechero con boina; montado en su caballo se destacan tres tarros, dos probablemente forrados con cueros. En horas del mediodía posa para el fotógrafo sobre el escenario inusual de una Buenos Aires con establecimientos industriales de fondo. En la imagen, Roverano utilizó el enmascaramiento en formato oval para resaltar la figura del hombre a caballo.

    La SFAdeA, primera entidad amateur del país, nace en 1889 bajo el entusiasmo de un grupo liderado por Francisco Paco Ayerza.  Esta obra formó parte del primer concurso organizado entre sus socios y L´Orange presentó una importante cantidad de obras.
     
    BASE: U$S 1.000.-

  • Consultar

    137. L´Orange / Ángel Roverano

    Antigua esquina del Pobre Diablo (lavadero). Buenos Aires. 1891.

    Albúmina -medidas: 16 x 22,8 cm-, montada sobre un cartón secundario con título en rojo -Sociedad Fotográfica Argentina de Aficionados (y debajo, Concurso de 1891- y un recuadro en color crema a cuya base leemos el seudónimo del participante (L´Orange) y más abajo: N. (manuscrito: 10). Con su título y datación manuscrito. Medida total: 29,5 x 38 cm.
     
    En su título manuscrito se indica: “Paseo de Julio entre las calles de Callao y Garantías”. El registro urbano fue realizado en horas del mediodía; la cámara plantada sobre un fuerte trípode toma en primer plano el Almacén de la Alegría, con publicidad sobre la pared, donde se lee “Despacho de vinos finos y licores”, y sobre la otra pared: Fiambrería, licores y bebidas. Un grupo de paisanos mira hacia la cámara y se pueden observar varias líneas férreas que concluían en la Estación Central.
     
    BASE: U$S 1.000.-

  • Consultar

    138. Della Croce

    Panaderos de cuadra. Buenos Aires. 

    Albúmina -medidas: 27,5 x 36 cm-, montada sobre un soporte rígido de gran peso, negro adelante y rojo detrás, con impresión en dorado con el nombre del fotógrafo y su dirección: Tacuarí 92, Buenos Aires. Ejemplar algo desvaído, de excepcional calidad, con ínfima pérdida marginal.

    De nuestro conocimiento, estamos probablemente ante el mayor retrato ocupacional realizado por aquellos años; en el formato de más alto precio entre los de uso comercial, extremadamente raro en la fotografía patrimonial argentina. (1) Observamos a un grupo de nueve operarios que acompañan a un capataz y al dueño del establecimiento. Posan con su ropa de trabajo, delantales, e incluyen boinas y pañuelos al cuello. El fotógrafo Della Croce ha ubicado a este grupo en su galería de pose donde apreciamos a la izquierda una decoración “natural” de un tronco de árbol construido en papier maché, vínculo indubitable hacia los hornos de la panadería alimentados a leña. El joven patrón, de botas, posa con su cigarrillo y un rebenque.
     
    Notas:
    1. En nuestro Catálogo Fotográfico N° 7 presentamos un retrato del General Julio A. Roca tomado por Witcomb, con el mismo formato, indicado por el especialista Abel Alexander como “formato mamut”.

     
    BASE: U$S 400.-

  • Consultar

    México

    139. Nacho López

    Las Glorias Nacionales. México. Circa 1953.

    Gelatina de plata -medidas: 8,9 x 16,6 cm-, en papel simple peso, con el sello húmedo de autoría, detrás. Muy buen ejemplar.

    Ignacio López Bocanegra, o Nacho López (Tampico: 1923 - Ciudad de México: 1986), discípulo de Manuel Álvarez Bravo, construyó un espacio propio en la historia de la fotografía mexicana del siglo XX. Fotógrafo y cineasta se destaca su labor en el primer campo al enfatizar en sus obras a la gente común y en situaciones cotidianas, alejándose así de la llamada fotografía exótica de su país.

    Nacho López fue autor de las series fotográficas tituladas “foto ensayos”, y una de estas imágenes forma parte de nuestra subasta. Alude a un conjunto de parroquianos ubicados frente a la pulquería “Las glorias nacionales”. El fotógrafo pone de manifiesto un contrapunto entre aquel nombre del comercio con las ruinas del edificio y la pobreza de sus parroquianos.

    Este registro formó parte de su “reportaje n. 158”; los paisanos beben mientras platican, y a la izquierda tres niños juegan sobre un cajón a modo de mesa. El pulque se extrae del maguey, planta típica en México, y se lo bebe en todo el país siendo un rasgo de su identidad cultural.
     
    BASE: U$S 600.-

  • Consultar

    140. Fotógrafo no identificado

    Máscaras Michoacán. México. Mediados del siglo XX.

    Gelatina de plata -medidas: 20,8 x 25,4 cm-, con un sello húmedo detrás del Departamento de Turismo de México. Una foto utilizada para promocionar el arte popular de aquel país.
     
    Artesanía típica de la región de Pátzcuaro, las máscaras talladas en madera unen culturas y plasman pasado y presente de los pueblos indígenas y mestizos. Un torbellino de máscaras aún sin pintar salidas del taller de un maestro artesano se refleja en esta imagen.

    Entre las artes populares mexicanas, las máscaras siempre han ocupado un espacio privilegiado. Las colecciones del mundo atesoran testimonios de sus cruces culturales reflejados en el valor simbólico de cada una de ellas, con sus expresiones, mitos y misterios que se manifiestan además en los bailes típicos donde los danzantes las utilizan a modo de representación ritual.
     
    BASE: U$S 300.-

  • Consultar

    141. Rafael y Marcos

    Zapata. Ana Mérida y Guillermo Arriaga. México. 1956/1958.

    Gelatina de plata -18,8 x 23,6 cm-, con sello húmedo de autoría, detrás: “Rafael y Marcos. Avenida Martí no. 230” e impresos sobre el negativo, la firma “Rafael”.
     
    La obra “Zapata” fue estrenada en 1953 por el autor de su coreografía, el también compositor y bailarín, Guillermo Arriaga Fernández (1926 - 2014), quien la interpretó junto a Ana Mérida -ambos aquí en la imagen- entre los años 1956-1958.

    Al estilo de los grandes fotógrafos de arte en el campo de la danza -como por ejemplo, Annemarie Heinrich- los fotógrafos Rafael y Marcos plasman un instante decisivo del ballet Zapata y resaltan su dramatismo con un poderoso golpe de luz que modela los rostros crispados de los intérpretes.

    Pablo Moncayo fue el autor de la música y el propio Arriaga, su coreógrafo, con diseños de Luis Covarrubias. Para los críticos, es el trabajo coreográfico más importante de la historia de la danza en México. Arriaga formó parte del denominado Movimiento Mexicano de la Danza Moderna, siendo “Zapata” una de sus más logradas realizaciones.
     
    BASE: U$S 300.-

  • Consultar

    142. Archivo Casasola

    Pirámide de los Nichos. Veracruz. México. Circa 1955.

    Gelatina de plata - 20,1 x 25,1 cm-, con un pequeño margen blanco. Detrás, el sello húmedo del fotógrafo. Muy buen ejemplar, se la exhibe enmarcada.
     
    Una simpática caricatura nos muestra al titular de la firma -Agustín Víctor Casasola (1874 - 1938)- en el sello del fotógrafo estampado al dorso de la obra. Lo vemos empuñando la icónica cámara de los reporteros gráficos, la Speed Graphic, como símbolo de su firma. Agustín V. se inició en la fotografía en 1894 y hacia fin de siglo y en sociedad con su hermano Miguel, fundaron el Archivo Casasola que funcionó hasta 1970 sucedido por sus herederos.

    Hacia 1911 A. V. Casasola fundó en México la Sociedad de Fotógrafos de Prensa. Su empresa funcionó como un banco de imágenes al servicio de los medios nacionales e internacionales, destacándose especialmente por sus registros de la revolución mexicana. Aquí presentamos la documentación sobre una de las monumentales obras precolombinas, como lo es la pirámide de los nichos.

    En la zona arqueológica del Tajín, estado de Veracruz, emerge esta maravillosa pirámide de siete niveles levantada por la cultura Totonaca (su altura: 25 metros y 36 metros de lado); en cada uno de ellos con criptas o nichos, albergando 365 en sus fachadas, más algunas otras que tienen sus accesos ocultos tras la escalinata. En su época estaba totalmente pintada de rojo y con sus nichos en negro.

    La imagen testimonia su estado en plena reconstrucción; dos arqueólogos intercambian opiniones al pie de la escalera; más allá los obreros en un descanso. 
     
    BASE: U$S 800.-

  • Consultar

    La monumentalidad del Arte

    143. MAYA SAAVEDRA, AGUSTÍN

    Templo de Kukulkán. Chichén Itzá. México. Circa 1930.

    Gelatina de plata -medidas: 26,5 x 33,7 cm-, virada al sepia en papel doble peso textura mate. En muy buen estado. Se exhibe enmarcada.

    Estamos frente a la obra de un gran fotógrafo documentalista quien para abarcar esta monumental construcción prehispánica; aprovechando la luz cenital, ubicó su cámara de gran formato montada sobre un fuerte trípode. Lo hizo disponiendo de un árbol en primer plano y utilizando filtros especiales para registrar las nubes. Por resultado nos entregó una de las más bellas imágenes tomada sobre esta pirámide, ubicada en la ciudad de Chichén Itzá -península de Yucatán-, el Templo de Kukulkán, llamado El Castillo por los conquistadores, una de las grandes construcciones de la cultura Maya.

    La construcción precolombina es una pirámide de planta cuadrada, con una gran escalinata y nueve niveles por lado. Cada escalinata cuenta con 91 peldaños, dando un total de 364 peldaños en otro rasgo que la vincula al mundo astral.
     
    El fotógrafo Agustín Maya Saavedra (México, 1914-1996) realizó campañas fotográficas para el Instituto de Geografía y Geología de la UNAM por la Sierra Madre Occidental y  los grandes asentamientos de Yucatán deteniéndose particularmente en Chichen Itzá y Uxmal. Su obra tuvo gran difusión documentando los grupos de diferentes etnias indígenas junto a la antropóloga Henrietta Yurchenko desde 1944. Sus registros de las ruinas prehispánicas tanto de conjunto como de detalle tienen la virtud de un adecuado encuadramiento y un aprovechamiento del relieve y la fuerza que expresan estas obras de la cultura maya. La pirámide de Kukulkan responde a las normativas del calendario maya y las escalinatas están flanqueadas por la expresión de las “serpientes emplumadas” cuyas cabezas se manifiestan en el arranque de las mismas, La pirámide es la principal manifestación de este conjunto declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.   

    BASE: U$S 600.-

  • Consultar

    Registro etnográfico

    144. Fotografía moderna (Gunter Braetz)

    Grupo de indígenas. Misiones, Argentina. Circa 1938.

    Gelatina de plata en papel brillante -medidas: 11 x 17 cm-, con la emulsión algo quebrada. Detrás, el sello húmedo de la casa fotográfica. Obra enmarcada.

    Retrato grupal con un buen encuadre, registro hecho al mediodía con once nativos mirando hacia la cámara.
    La casa “Fotografía Moderna”, de la ciudad de Posadas, era propiedad del fotógrafo Gunter Braetz. Funcionó en los años ´30 del siglo pasado con venta de un “gran surtido de cámaras fotográficas y todos los accesorios. Materiales fotográficos para profesionales y aficionados”, como lo indica en un aviso publicitario de 1938. Dirección comercial, en la calle Bolívar 266 de aquella ciudad. (1)
     
    Notas:
    1. Agradecemos la información brindada por Leonardo Duarte, especialista de la ciudad de Posadas. 

     
    BASE: U$S 120.-

  • Consultar

    145. Foto Montaña

    Atamisqui. Manta bordada.

    Gelatina de plata -24,1 x 18,4 cm- montada sobre una cartulina, con su número de negativo y título al pie de ésta última. Al dorso del papel fotográfico, un sello húmedo con la publicidad “Foto Montaña. Amenábar 835 - U. T. 73-7967. Buenos Aires”, y en tinta manuscrita: “6984. Atamisqui. Manta bordada”. Ejemplar en óptimo estado.
     
    El paisano luce su nueva adquisición con orgullo. Desde su brazo izquierdo extendido la manta bordada despliega todo su encanto; flores y hojas le dan vida en su decoración y en los bordes (¿en tres, o cuatro?, no lo sabemos), un rapacejo voluminoso la emparenta con las formas tradicionales españolas. Posa frente a la cámara en un puesto de textiles en plena tierra santiagueña; al pie de la imagen lo aclara, en Atamisqui. El fotógrafo lo ubicó en una posición acorde para realizar su toma.

    Hacia la fecha y con más de siete mil obras, el volumen fotográfico de Montaña nos señala un prolífico autor documentalista en uno de sus viajes por el interior del país.
     
    BASE: U$S 300.-


  • Manuscritos.


     
    Consultar

    Carta de hidalguía en un espléndido ejemplar

    146. Carlos III

    Executoria de Don Basilio de Iscar. San Ildefonso, a 7 de Septiembre de 1779.

    En Folio (31 x 20 cm), 12 hojas en vitela más 4 en papel, manuscritas con letras capitulares, y 2 pinturas a plena página, precedidas con sus sedas protectoras. Preciosa encuadernación en pleno cuero marroquí con hierros dorados y cierres de época forjados en bronce. El conjunto -infrecuente- con su sello de bronce y laca.
     
    Las gestiones de Ejecutorias de hidalguía se realizaban para que la Cancillería que actuaba en nombre del Rey declarase al solicitante “Hijos dalgo” (hidalgo). Luego de los estudios pertinentes y del veredicto sobre el pedimento, la documentación quedaba archivada en dicha Cancillería junto con todas las actuaciones de la Ejecutoria. Y el protagonista encargaba la realización de su testimonio con los mejores artistas, quienes iluminaban el manuscrito y lo encuadernaban con arte y oficio. Aquí con un Frontis y una Portada pictóricas; ésta con la leyenda “Don Carlos por la Gracia de Dios”, con el escudo de aquel monarca español y una alegoría con cañones y otras armas entre roleos y hojas. El Frontis, con el escudo heráldico del titular, Don Basilio de Iscar, coronado por un yelmo y dividido en partes o cuarteles, cada una con sus atributos.
     
    BASE: U$S 2.800.-

  • Consultar

    Con una carta de “su afectuosisimo patrón”

    147. Rosas, Juan Manuel

    Manuscrito. Palermo (Buenos Aires). 1850.

    Carta con sobre y sello de lacre, junto con una divisa federal. Enmarcado.
     
    Precioso documento histórico con la instrucción del gobernador de la provincia, Juan Manuel de Rosas, indicando: “El portador será el Oficial Escribiente de la Oficina de mi inmediato despacho, D. Eudoro Carrasco, que va a esa a restablecerse de salud. Este Oficial es de toda mi estimación, y debe U. acomodarlo adentro en alguna de mis viviendas, y facilitarle todo cuanto necesitare y pidiese”. La nota va dirigida a Don Dionicio y la rubrica Rosas indicando: Su afectuosisimo patrón.

    La cinta punzón (con pequeña rotura) lleva la leyenda: “¡Viva la Confederación Argentina! ¡Mueran los salvajes asquerosos inmundos unitarios!”.

    Eudoro Carrasco (1824 - 1881), militar y periodista, aprendió el arte tipográfico de la mano de Pedro de Ángelis, trabajó en la secretaría de Rosas -en el tiempo de esta misiva-; combatió en Caseros, actuó a las órdenes de Hilario Lagos y participó en Cepeda. Instalado en Rosario editó darios, es el autor del Escudo Municipal de aquella ciudad y junto a Ovidio Lagos fundó el matutino La Capital.
     
    BASE: U$S 1.000.-

  • Consultar

    Cuestiones urbanas. Se le otorga un permiso de reforma

    148. García Manuel - Arenales, José

    Manuscrito. Buenos Aires. Febrero / Marzo, 1848.

    En 4° mayor (31,6 x 22 cm), 2 h., con sello húmedo federal para el año 1848, 1 h. manuscrita, la otra en blanco. Con las firmas de García, Arenales y Sales. Buen ejemplar.
     
    Domiciliado en Buenos Aires, Manuel García solicita al jefe del Departamento Topográfico, José Arenales, se le conceda autorización para colocar un portón en el terreno de su propiedad ubicado sobre la calle Cangallo. Luego de consultar al ingeniero Saturnino Sales, le es otorgado el permiso advirtiendo que está “prohibido construir pilastres, refuerzos o cualesqueiras otras obras que resalten de la línea trazada hacia la calle, bajo las penas impuestas por los superiores decretos de la materia”.

    Un interesante documento de época que reúne a Manuel García -abogado, funcionario, y de controvertida gestión en el acuerdo de paz firmado con el Imperio del Brasil después de la guerra- y José Arenales, el jefe del Departamento Topográfico, aquí en la misión de hacer cumplir las disposiciones que regularon el plan urbanístico de la ciudad. Manuel García falleció en octubre de aquel año.
     
    BASE: U$S 460.-

  • Consultar

    La congoja por el adiós de su hijo en una carta que conmueve

    149. Sarmiento, Domingo Faustino

    Mi estimada amiga. Nueva York. 1866.

    Un documento histórico de enorme valor emocional. En 8° (18,8 x 12 cm), 4 pp., manuscritas. Ejemplar en muy buen estado. A solicitud del interesado se entrega la trascripción completa.
     
    La carta escrita por Sarmiento nos introduce en los pliegues más recónditos de su ser. Acaba de recibir la noticia de la muerte de su hijo Dominguito y estremecido ante el dolor, le escribe a la esposa del presidente de la República y comandante del Ejército Argentino en operaciones en Paraguay, el general Bartolomé Mitre. El 22 de septiembre de 1866, Mitre ordenó el asalto a Curupaytí con 9.000 soldados argentinos y 8.000 brasileños. Todo terminó en una tragedia con la muerte diez mil hombres de las fuerzas aliadas; entre ellos, el hijo de Sarmiento.

    Tres semanas después de Curupaytí, sintiendo el frío que penetra sus huesos, Sarmiento le escribió a Delfina, la mujer de Mitre. Entre otros pensamientos, le confiesa:“(...) cuando las leyes de la naturaleza son violadas por las necesidades de la sociedad solo queda levantar los ojos más arriba y obedecer con resignación a otras leyes superiores que estan acaso proveyendo a necesidades que se nos ocultan o no sabemos sentir.” “Mis dolores de viejo, de padre, de maestro, de patriota, han encontrado en la parte que tantos han tomado, un alivio. Consuélame que un pueblo entero haya comprendido i estimado lo que se perdía en el malogrado niño.” “Se la parte que a usted i a su familia le cabe. Para la juventud después de la borrasca está la primavera, el estío, el otoño de la vida. Yo contemplo desde aquí aquella tumba donde fueron a fracasar tantas esperanzas, sintiendo el frío del invierno que ya penetra mis huesos. (...)”

    Con dolor, y sin reproches al esposo de su querida amiga, cierra su carta: “Ha muerto antes de probar el desencanto que está en el fondo de la copa, i su imajen se me presenta espirante i risueña con sus juveniles recuerdos.”
     
    BASE: U$S 3.200.-

  • Consultar

    La primera novelista argentina

    150. Gorriti, Juana Manuela

    El mundo de los recuerdos. La primera decepción. Lima, 1884.

    En 4° (28,2 x 22,3 cm), 4 pp, manuscritas, cada una en una sola cara. Buen ejemplar.
     
    J. M. Gorriti (Los Horcones, Salta: 1818 - Buenos Aires: 1892), hija del guerrero de la Independencia José Ignacio Gorriti, vivió el exilio siendo casi una niña, y en La Paz, sin haber cumplido quince años, se casó con Manuel Isidoro Belzú, un militar boliviano que enfrentó a los más altos poderes nacionales y que, luego de derrocar al general Melgarejo de la presidencia de su país, este lo mató de un tiro en la cabeza. Con el esposo siempre en campaña y fuera del hogar, el matrimonio había sufrido largas desdichas y fue Juana Manuela quien llevó adelante la crianza de los hijos. Lo hizo con mucho compromiso y afrontó todas las adversidades con estoica dignidad. Infrecuente para la época, escribió en periódicos y revistas, y fundó una escuela en Lima. Vivió en Perú y en Bolivia, alcanzó gran prestigio en los cenáculos culturales y su casa fue un lugar de tertulias donde se reunían las personalidades más destacadas. En 1874 se instaló en Buenos Aires por primera vez, donde continuó con su labor literaria, y reunió su obra dispersa, publicándola. En 1886 sacó a la luz “El mundo de los recuerdos”, uno de cuyos capítulos presentamos aquí en un texto original manuscrito que lleva su firma.

    Juana Manuela Gorriti se destacó entre las precursoras latinoamericanas de las letras y para Ricardo Rojas, fue la primera novelista de nuestro país. Sus restos descansan en el Panteón de las Glorias del Norte, en la Catedral de Salta. Sus textos conforman hoy verdaderos tesoros bibliográficos y este hallazgo de un manuscrito literario de su puño y letra, y con su firma, merece el mejor destino.
     
    Trascripción (parcial):
     
    • El mundo de los recuerdos -
            -
    • La primera decepción -
          A José M. Zuviría.
                    |
    Entre la ruidosa plática de los soldados de mi padre en torno al hogar nocturno, evocando el recuerdo de sus campañas, extasiábame en el eufemismo de una frase repetida por ellos con frecuencia.
    • Los godos.
    • Bajaron los godos -decían- Atacáronnos los godos - rechazamos á los godos - Los godos volaron, dejándonos un rico botín. (Continúa)
     
    BASE: U$S 600.-

  • Consultar

    Letra y poesía de Borges padre. Un manuscrito excepcional

    151. Borges, Jorge

    Para Lucía Díaz. Circa 1905.

    Extremadamente raro. En 4° (28,8 x 19,3 cm), 1 p., manuscrita. Buen ejemplar, preservado en una moderna carpeta con lomo de cuero y títulos dorados.
     
    Siendo abogado, Jorge Guillermo (1874 - 1938), el padre de Jorge Luis Borges, nunca ejerció aquella profesión; fue docente y escritor. Dedicado a estas disciplinas está claro que recibió mayor influencia de su madre, Frances Haslam -”una gran lectora”, como la reconocía el nieto cuando hablaba de su Fany-, que del coronel Francisco Borges, su padre.

    Jorge Guillermo fue profesor de psicología e inglés, y gran amigo de Macedonio Fernández, un dato no menor para ambos Borges. Sin recursos económicos pero dotado de gran energía dejó la docencia preso de una ceguera y se embarcó con su familia -Leonor Acevedo y los pequeños Jorge Luis y Norah- hacia el Viejo Mundo. Sus hijos vivieron aquella travesía de modo iniciático, luego de residir en París se radicaron en Ginebra -apenas comenzada  la Primera Guerra Mundial- y más tarde pasaron a España para descubrir las nuevas corrientes literarias y artísticas. 

    Mucho tiempo más tarde, ya sexagenario, el autor de El Aleph (por nombrar una de sus joyas) supo reconocer que su padre le “reveló el poder de la poesía: el hecho de que las palabras sean no sólo un medio de comunicación sino símbolos mágicos y música”. (1)

    Inhallable, la voz de Jorge Guillermo Borges en un poema intimista; la destinataria no fue otra que Luisa Díaz Sáenz Valiente.
     
    (Trascripción:)
     
    Para Lucía Díaz
     
    Perderse en un lejano
    recodo del camino
    donde el afán no turbie
    la intimidad del libro
    y el tropel de los pasos
    suene tardo y tranquilo
    sentir de un pecho ausente
    muy cerca los latidos
    en comunión estrecha
    de los sueños amigos
    y al descender la noche
    valor para el olvido.
      
     (Firma:) Jorge Borges
     
    Notas:
    1. Vlady Kociancich: Jorge Luis Borges. En Inernet: https://www.antroposmoderno.com/antro-version-imprimir.php?id_articulo=18

     
    BASE: U$S 1.560.-

  • Consultar

    Un tesoro de la literatura en habla hispana

    152. Borges, Jorge Luis

    Guillermo de Torre - Literaturas europeas de vanguardia. Buenos Aires. Circa 1925.

    En 4° (27 x 20 cm), 1 pág., manuscrita. Ejemplar en muy buen estado, se lo exhibe en su carpeta con lomo de cuero y títulos dorados. Disponemos de una trascripción completa del texto.

    Excepcional manuscrito de trabajo, con sus tachaduras, correcciones y ampliaciones. El texto fue publicado en el periódico “Martín Fierro” de Buenos Aires, el 5 agosto de 1925. Borges se ocupa en estas líneas del primer gran ensayo de Guillermo de Torre, titulado “Literaturas europeas de vanguardia” y lo hace con una posición crítica sobre aquellas vanguardias, aunque con una especial referencia a su autor, poeta ultraísta español que luego se convertiría en su cuñado al contraer matrimonio con su hermana Norah.

    En las primeras observaciones le concede claros elogios: “La erudición apasionada, las tesoneras aventuras y las calaveradas inocentes de la averiguación erudita, parecen conducir más y mejor con hombres graves, cincuentones, bien asentados al amor de la gloria, que con la mocedad urgente y variable, atrabancada de esperanzas chambonas y buscadora de martingalas del éxito. Si un señor serio, si un gran terrateniente del tiempo (del tiempo casi eternidá y despejado que ojalá nos toque al final) fuese el feliz culpable de este infinito libro de Torre, yo ensalzaría su empeñosa labor, bien justificado sin duda de años enteros de taciturna pesquisa. Si considero que los de Guillermo de Torre no rebasan los veinticinco, he de ensalzarlo forzosamente dos veces y con azoramiento duplicado. Tres literaturas de Europa examinadas con prolija vehemencia, inquisiciones sobre la adjetivación, las imágenes, el entorpecimiento de la rima y otras tecniquerías, (...)”
     
    Pero más adelante, le pone “tachas”, como lo anticipa pecando de “desagradecido”:
     
    “Primeramente, quiero echarle en cara su progresismo, ese ademán molesto de sacar el reloj a cada rato. Su pensamiento traducido a mi idioma (con evidente riesgo de sofisticarlo y cambiarlo) se enunciaría así: Nosotros los altruistas ya somos los hombres del viernes; y ustedes rubenistas son los del jueves y tal vez los del miércoles, “ergo”, valemos más que ustedes… Al lo cual cabe replicar: ¿Y cuando viene el sábado, dónde lo arrinconan al viernes? También podemos retrucarle con su propio argumento (...)”

    Borges pasaba sus manuscritos por constantes revisiones. En “Las versiones homéricas” (1932) escribe: “no puede haber sino borradores. El concepto de texto definitivo no corresponde sino a la religión o al cansancio”, mientras que en “La supersticiosa ética del lector” (1931) sostiene: “La página de perfección, la página de la que ninguna palabra puede ser alterada sin daño, es la más precaria de todas”. (1)

    Cada uno de sus textos ológrafos hacen a la historia universal de la literatura.
     
    Notas:
    1. Daniel Balderston: Una lógica simbólica: manuscritos de Jorge Luis Borges en la Biblioteca Nacional. (En Borges el mismo, otro. Buenos Aires, Bibl. Nac. de la República Argentina, 2016, p. 14.

     
    BASE: U$S 14.000.-

  • Consultar

    Para su publicación en una revista porteña

    153. Torre, Guillermo de

    Libros. Auge de la novela. (Texto:) Los presagios que hace algún tiempo eché a volar sobre un nuevo auge de la novela, (...). Circa 1942.

    Muy raro, de este gran autor español. En 4° (28 x 22 cm), 18 hoja manuscritas. En muy buena forma.
     
    El ensayo aborda distintos tópicos sobre la literatura de aquel momento, y se ordena con subtítulos; desde el primero “Auge de la novela”, donde analiza el boom de la literatura hispanoamericana de los años cuarenta. Le continúan: “La catedral y el niño”; “Sartre, Waugh, Wolfe” (sobre las novelas escritas por Jean Paul Sastre, Evelyn Waugh y Thomas Wolfe); “Un humorista bien humorado”, sobre la novela “De Palermo a Montparnasse” de Alejandro Sirio, y “Una nueva colección de clásicos”, sobre una “colección de novelas. Los clásicos Jackson” con importantes prólogos y trabajos preliminares.

    Guillermo de Torre, aquel joven poeta ultraísta, miembro de la llamada Generación del 27, devino en un sólido crítico literario y de arte. En 1925 publicó un temprano texto consagratorio: “Literaturas europeas de vanguardia”. (1) En 1927 creó junto a Ernesto Giménez Caballero un “periódico de letras”, como lo denominaron, cuyo nombre fue “La Gaceta Literaria”. Al año siguiente se casó con Norah Borges. Colaboró en numerosas publicaciones periódicas; nombramos algunas: La Vie Desleertes, L´Esprit Nouveau, Revista de Occidente, Revista Sur y La Gaceta Literaria. Y en 1938 fue uno de los fundadores de la editorial Losada, ya residiendo en Buenos Aires, donde murió en 1971. Se lo recuerda como un de los más destacados críticos de habla hispana del siglo XX.
     
    Nota:
    1. En el lote anterior ofrecemos la crítica sobre aquel libro escrita y firmada por Jorge Luis Borges.

     
    BASE: U$S 1.600.-

  • Consultar

    Borges director de la Biblioteca Nacional

    154. Acevedo De Borges, Leonor - (Borges, Jorge Luis)

    Nota manuscrita. Buenos Aires, Agosto 9 de 1960.

    En 4° (22 x 16 cm), 1 pág., manuscrita en papel membretado de la institución. Y acompañada por el sobre en el que fue entregada. Buen ejemplar.

    Infrecuente documento escrito y firmado por su madre, Leonor Acevedo de Borges, sin duda a partir del dictado del célebre director de la BN: “escribo estas líneas por pedido de Georgie (...)”.

    En su texto, un curioso entrevero de espejos en una redacción cruzada. Doña Leonor escribe: (...) con repetida y bondadosa mención de “mi” obra (...) para luego tachar “mi” y sobreescribir “su”,  y el “mi” persiste a la vista como huella del arrepentimiento. Y reafirmando ese juego de espejos, se despide en primera persona del singular y primera del plural: “yo le agradezco y lo saludamos”.
     
    BASE; U$S 600.-


  • Libros, folletos e impresos.


     
    Consultar

    Literatura

    155. Amorín, Enrique

    Presentación de Buenos Aires. Ediciones Triángulo. Buenos Aires. 1936.

    Raro, en un ejemplar especial por su dedicatoria. En 8° (18,5 x 13,4 cm), 77 p, (incluye 1 h., en blanco con la dedicatoria manuscrita, Anteportada, Portada y Colofón). Encuadernación rústica de editor, apenas fatigada. Buen ejemplar. Primera edición.
     
    Interesante diálogo en esta dedicatoria entre dos literatos ubicados en pensamientos ideológicos contrapuestos. Amorín, de actuación en el Grupo de Boedo, vicepresidente de la Sociedad Argentina de Escritores en 1936, le regala una dedicatoria plena de respeto a Manuel Gálvez, de clara ideología nacionalista, tradicionalista y católica; le dice: “a quien estimo y quiero, con sincera amistad”.

    Una obra de cuentos, su “Presentación de Buenos Aires” es el vehículo utilizado para manifestar esa relación que en el tiempo actual más valoramos.
     
    BASE: U$S 220.-

  • Consultar

    156. Borges, Jorge Luis

    Inquisiciones. Ed. Proa. Buenos Aires. 1925.

    Muy raro. En 4°, 160 pp., (incluye Portada), 2 h. Encuadernación rústica de editor, con pérdida en el lomo, y motas de óxido en las primeras y últimas hojas, frecuente en las impresiones de esta época. Primera edición, de una corta tirada de quinientos ejemplares.
     
    Se trata del primero de sus libros en prosa, publicado en 1925 y vuelto a editar recién en 1994.

    En “Inquisiciones” Borges abordó temas que continuarán atrayéndolo el resto de su vida. Conviven sus estudios sobre literatos hispánicos, tanto clásicos como contemporáneos (Quevedo y Ramón Gómez de la Serna, entre otros), con los anglosajones (como Sir Thomas Browne y James Joyce), y con los del mundo germano (tradujo aquí tres poetas expresionistas). Tal es la madurez de esta obra temprana de Borges, que decide continuarla con “Otras inquisiciones”, publicado en 1952.
     
    BASE: U$S 1.500.-

  • Consultar

    157. Borges, Jorge Luis

    Montaigne, Walt Whitman. Buenos Aires. Colombo. 1957.

    En 4° (24,1 x 16,8 cm), 12 h., incluye Anteportada y Portada. Encuadernación de editor.  Precioso ejemplar en rama, nominativo, número 7/120, impreso en papel B. F. K. Rives. Helf, pág. 79. Primera edición.
     
    Esta vez con un ensayo de Jorge Luis Borges -quien lo fechó en “Buenos Aires, 24 de Noviembre de 1957”-, Vogelius encargó a Francisco Colombo la impresión de una nueva plaqueta. Lleva en el colofón la indicación “(...) para sus amigos (8…), en esta Navidad de 1957.
     
    BASE: U$S 300.-

  • Consultar

    El origen del Modernismo

    158. Darío, Rubén

    Azul… Valparaíso. Imprenta y Litografía Excelsior. 1888.

    Muy escaso, en un buen ejemplar. En 8° (19,5 x 13,2 cm), Portada, 1 h., en bl., XXXIV, 1 h., 133 p., 2 h, con Índice y colofón. Encuadernación en pleno cuero azul, con títulos dorados. Primera edición.
     
    Libro fundacional, “Azul…” quebró una tradición literaria en las letras hispanoamericanas y su autor, el poeta nicaragûense Rubén Darío, inauguró una nueva corriente, el modernismo. La obra se inicia con una dedicatoria y un extenso prólogo de Eduardo de la Barra, y se compone de tres tramos; los dos primeros en prosa y el último, “El año lírico”, en verso. Cosechó los más intensos elogios; en Madrid escribió Juan Valera: “Usted es usted: con gran fondo de originalidad, y de originalidad muy extraña (...) Usted no imita a nadie; (...). Usted lo ha revuelto todo; lo ha puesto a cocer en el alambique de su cerebro, y ha sacado de ello una rara quintaesencia (...)”.

    Tiempo más tarde dirá Borges sobre Darío (y expresó muchísimos más elogios), “Todo lo renovó Darío, la materia, el vocabulario, la métrica, la magia peculiar de ciertas palabras, la sensibilidad del poeta y de sus lectores. Su labor no ha cesado y no cesará; quienes alguna vez lo combatimos, comprendemos hoy que lo continuamos. Lo podemos llamar el Libertador”. (1)
     
    Notas:
    1. Citado por Sergio Ramírez en “Punto de llegada, punto de partida”. Rubén Darío, el Modernismo en Buenos Aires. Biblioteca Nacional, Buenos Aires, 2016, p. 7. 

     
    BASE: U$S 5.500.-

  • Consultar

    Poesía

    159. Soto y Calvo, Francisco

    Frutos de mar. Buenos Aires. Juan Toya (hijo). 193 (sic).

    Extremadamente raro. En 8°, 94 pp., más 1 h. Encuadernación rústica de editor. Ejemplar con algunas pocas y antiguas huellas de agua, preservado en una moderna caja.
     
    La poesía de Soto y Calvo (1860-1936) nos sitúa en el Buenos Aires de 1930. Escritor, ensayista, crítico literario, poeta y traductor, fue miembro de la Academia Argentina de Letras y dirigió una celebrada antología: Exposición de zanahorias de la actual poesía argentina.  También colaboró en el diario “La Nación” y en la revista “Nosotros”. De origen estanciero, Soto y Calvo se autodefinía poeta y traductor. A propósito de este último oficio, Jorge Luis Borges lo recordaba advirtiendo que sólo se lo podía abordar desde el humor: “Era el único traductor que traducía del idioma inglés sin conocer el inglés (...) partía de la teoría de que había que traducir palabras, en el mismo orden y con el mismo número de sílabas. Yo le señalé, alguna vez, que esto era imposible” -recordaba el autor de El Aleph.

    Aquí en un título inhallable. Llama la atención que en la portada el año “concluye” con el dígito de la decena: 193… sin indicar su verdadero año de edición, que estimamos es 1930.
     
    BASE: U$S 200.-

  • Consultar

    Su primer gran texto

    160. Le Corbusier - Saugnier

    Vers une architecture. Editions G. Crès et Cie., Paris, Tours. Imprimerie E. Arrault et Compagnie. 1923.
    En 4° (23,5 x 15,6 cm), XI (incluye Anteportada y Portada), 230 pp. Encuadernación en tela, sin su cubierta original. En lo demás, ejemplar en buena forma. Primera edición, muy buscada.
     
    Vers une architecture (Hacia una arquitectura), fue ampliado en las sucesivas ediciones hasta 1928. Recoge los artículos escritos para la revista L’Esprit Nouveau, dirigida por Paul Dermée, en origen, y después por Amedée Ozenfant y el propio Le Corbusier. Estos artículos y manifiestos alimentaron también otros libros editados poco después: L’Art décorant d’aujourd’hui, L Peinture moderne, y Urbanisme, publicados en 1925; Une Maison, Un palais, en 1928; Précisions sur un état présent de l’architecture et de l’urbanisme, en 1930, y Crosaide ou le Crépuscule des Académies, en 1933. Esta colección de escritos se centró en la crítica implacable hacia la arquitectura académica.

    “Vers une architecture”, como primer libro de la serie, contiene las premisas de esta renovación que es también revolución. Sentido práctico y creatividad, norma y armonía, el texto va trazando lo que será constante en toda la obra de Le Corbusier; una forma de realismo crudo y despojado de retórica, que libera para el futuro las máximas aspiraciones de creación del espíritu humano.

    Charles Édouard Jeanneret-Gris, conocido como Le Corbusier (Suiza, 1887 –Francia, 1965), fue un teórico de la arquitectura, diseñador y pintor suizo nacionalizado francés. Es considerado uno de los más claros exponentes de la arquitectura moderna (junto con Frank Lloyd Wright, Walter Gropius y Ludwig Mies van der Rohe), y uno de los arquitectos más influyentes del siglo XX.
     
    BASE: U$S 950.-

  • Consultar

    161. Guido, Ángel

    La machinolatrie de Le Corbusier. Rosario. 1930.

    Raro e importante. En 8° (20,6 x 15 cm), 60 pp., más 13 hojas. Encuadernación rústica de editor. Muy buen ejemplar. Primera edición ilustrada con viñetas xilográficas.
     
    Estamos ante la notable réplica del arquitecto Ángel Guido a la visita de Le Corbusier a la Argentina en 1929. Guido le respondió a los planteos que desarrollara en “Vers une architecture”; lo hizo en francés y lo publicó en su ciudad, Rosario.

    Aquella visita fue precedida de fuertes críticas sobre su ideario. Dos años antes la revista Arquitectura de la Sociedad de Arquitectos de Rosario publicó su editorial titulada Le Corbusier, donde Ángel Guido, su director, atacó su búsqueda de una producción estandarizada. Guido partió de la lectura de Vers une Architecture, y acometió contra el ´activista´ de Le Corbusier. Después de su paso por Argentina, editó en Rosario su juicio crítico, publicado en francés, quizás en el ánimo de alcanzar los círculos europeos con su crítica.

    Ángel Guido pregona por una genuina arquitectura americana, basada en la estética del arte colonial. Le Corbusier por su parte fue apoyado por el grupo de la revista Martín Fierro, quienes también homenajearon al “maquinólatro” más encumbrado, Filippo T. Marinetti. (1)

    Notas: 
    1. Adriana Collado: Ángel Guido y Le Corbusier: Comentarios acerca de un debate unilateral. En Le Corbusier en el Río de la Plata, 1929. Buenos Aires, Ed. CEDODAL / farq Uruguay, 2017, p. 112.

     
    BASE: U$S 450.-

  • Consultar

    El Teatro Solís de Montevideo

    162. Zucchi, Carlos

    Proyecto de Teatro compuesto y dibujado por el Ingeniero Arquitecto Carlos Zucchi por encargo de los Señores de la Comisión Directiva de la Sociedad de Accionistas. Montevideo. Febrero 1841.

    Muy raro. En 4° (25 x 18,8 cm), Portada, más 18 páginas y plano plegado, con firma original. Encuadernación en tela con la cubierta anterior en rústica de editor. Buen ejemplar, dedicado por el autor al empresario francés Pablo Duplessis, fundador de la Sociedad de Cambios y el Banco Comercial, quien editó libros de viaje en México y Cuba. La casa quinta de Duplessis fue comprada por la familia Batlle que la habitó hasta 1929, posteriormente pasó a formar parte del Museo Histórico Nacional.
     
    Este proyecto difunde uno de los primeros teatros diseñados en Sudamérica en el siglo XIX. El arquitecto italiano Carlos Zucchi llegó al Río de la Plata convocado por el argentino B. Rivadavia, afincandose primero en Buenos Aires, donde trabajó por varios años hasta que en 1835 se radicó en Montevideo, donde fue nombrado miembro de la Comisión Topográfica e ingeniero de la Policía y de Obras Públicas.

    Muy amigo de Pedro de Ángelis, el publicista de Juan Manuel de Rosas, cuando la República del Uruguay se enemistó con el gobernador argentino, Zucchi sufrió las consecuencias de aquella amistad, despertando un reguero de sospechas en la sociedad montevideana. Sin embargo, su conducta profesional fue irreprochable. Lo encontramos aquí ante el proyecto del magnífico Teatro Solís.
     
    BASE: U$S 750.-

  • Consultar

    El puerto que no fue

    163. Bateman, Juan F.

    Documentos relativos a las obras del Puerto de Buenos Aires. Imprenta del Siglo. Buenos Aires. 1871.
    En 4° (25,3 x 16,6 cm), 102 pp., incluye Portada con dedicatoria a Bernardo de Irigoyen, más un Estado plegado. 

    [Junto con]
    El segundo informe del Ingeniero Bateman sobre el Puerto.
    Portada, XXXX pp., más 1 plano del Puerto y un Apéndice, plegados. Suárez, n. 668. Encuadernación en tela azul, preservando las cubiertas originales. Buen ejemplar.
     
    Preocupado Sarmiento por la poca eficacia del puerto para la movilización de importaciones y exportaciones, en el mensaje del 1º de mayo de 1869 hizo mención de los proyectos de Rivadavia, del atraso sufrido en los 45 años transcurridos y poco después, en nota al ingeniero francés Lesseps que proyectó y construyó el Canal de Suez, pidió su colaboración para la construcción de un canal entre las aguas profundas y el puerto a construirse en la costa; pero el ingeniero Gioia, designado por Lesseps no pudo llegar al país. En julio del año siguiente (1870) se votaron treinta mil pesos fuertes para el estudio técnico de la rada y se resolvió tomar un empréstito por 4 millones de pesos para la construcción del puerto. Llegó entonces el ingeniero Juan F. Bateman que presentó un proyecto que no fue estudiado; en esos momentos, tanto el gobierno de la Nación como el de la provincia concentraban sus esfuerzos en la epidemia de fiebre amarilla que atacó Buenos Aires. Unos de los puntos resueltos, la canalización del Riachuelo determinó la creación del puerto en aquel lugar.

    La publicación que se ofrece es el estudio completo presentado por el ingeniero Bateman en las desgraciadas circunstancias de la epidemia que asolaba Buenos Aires. No por ello es de menor importancia, sino que a partir de su publicación fue siempre tenido en cuenta en los estudios sucesivos hasta la realización definitiva del puerto de Buenos Aires.
     
    BASE: U$S 500.-

  • Consultar

    164. Huergo, Luis

    Los intereses argentinos en el Puerto de Buenos Aires. Memoria presentada a la Sociedad Científica Argentina. Imprenta Rural. Buenos Aires. 1873.

    En 4° (21,6 x 15,5 cm), 150 pp., incluye Portada, más 1 plano plegado. Encuadernación en tela preservando la cubierta anterior original. Buen ejemplar, algo moteado en las primeras hojas. Suárez, n. 3079. Primera edición.
     
    Texto fundamental en los orígenes de la polémica sobre el Puerto de Buenos Aires que enfrentó los intereses comerciales y la ingeniería británica con la visión de las posibilidades de una solución nacional menos onerosa y funcional. Este trabajo de Huergo suscitó un encendido debate con las posiciones de Bateman, y más tarde con Eduardo Madero y sus aliados. El proyecto que aquí propone Huergo implicaba la rectificación del Riachuelo. Tres años más tarde, en 1876, fue designado director de los Trabajos del Riachuelo. Pero el debate sobre qué iniciativa adoptar, ya estaba instalado.

    Fue en 1882 cuando el entonces diputado nacional Eduardo Madero presentó otra alternativa que el Senado aprobó sin demoras. La impulsaba Carlos Pellegrini. Ésta es la que hoy conocemos...
     
    BASE: U$S 250.-

  • Consultar

    Un diario con su opinión definida

    165. AA.VV.

    Puerto Madero. Datos para la Historia. Colección de algunos editoriales de La Prensa. Junio de 1891. Imprenta Martín Biedma. Buenos Aires. 1891.

    En 4° menor (22,6 x 15,7 cm), Portada, 1 h., 106 pp. Ejemplar con la Portada algo tostada, con ex libris de la Librería Pardo. Encuadernación de época con lomo de cuero y títulos dorados.
     
    Lo periódicos de Buenos Aires -“La Nación” defendiendo las posturas de Madero y “La Prensa” las de Huergo- jugaron un papel decisivo en las definiciones gubernamentales más allá de las razones alegadas. La Prensa consideró la firma del contrato con Madero en 1886 como “un obstáculo funesto a una solución más racional”. El Puerto Nuevo, que se comenzó a plantear casi al concluir Puerto Madero, mostró las razones de la rápida obsolescencia de la cuantiosa inversión que se había concretado. Libro raro que recoge las críticas vertidas por “La Prensa”, una voz con su posición tomada en el debate.
     
    BASE: U$S 200.-

  • Consultar

    166. Arata, Pedro - García, Jacobo – Carmona, Enrique

    Saneamiento del Riachuelo y Puerto de Buenos Aires. Tipografía de la Penitenciaría Nacional. Buenos Aires. 1904.

    En 4° (25 x 16,3 cm), 48 páginas -incluye Portada), más 1 plano plegado. Encuadernación en tela verde conservando su cubierta anterior en rústica. Buen ejemplar. 
     
    A pesar de los trabajos de Huergo en el drenaje para convertirlo en puerto navegable de mayor calado, el Riachuelo derivó a través del tiempo en un curso de agua muy contaminado. Se lo utilizó como vertedero desde mediados del siglo XIX por los saladeros instalados a sus márgenes y continuó en el XX con el advenimiento de la industria, que a pesar de devolver al Riachuelo su función original portuaria le adicionó otros contaminantes.

    El tema de compatibilizar puerto, industria y eliminación de fluidos y residuos, ya estaba instalado en los inicios de la centuria pasada.  
     
    BASE: U$S 180.-

  • Consultar

    Caminos hacia la modernización

    167. Balbín, Valentín

    Mejoras de las vías públicas de la ciudad de Buenos Aires. Imprenta del Mercurio. Buenos Aires. 1873.

    Raro. En 8° (23,8 x 16 cm), 89 pp., incluye Portada, más 5 Láminas plegadas. Ejemplar algo tostado. Encuadernación en tela con títulos dorados en el lomo. No en Suárez. Primera edición.
     
    Balbín fue uno de los primeros Ingenieros graduados en Argentina en 1870 con una tesis sobre servicios de aguas corrientes. Realizó estudios en Europa donde se doctoró en Oxford y conoció los adelantos técnicos para mejorar las calles y avenidas de Buenos Aires propuestas sobre pavimentos, desagües, higiene y forestación. Este trabajo señala el inicio de estrategias de planificación moderna en las redes de comunicación de la ciudad.
     
    BASE: U$S 300.-

  • Consultar

    En el norte de la Patagonia

    168. Carrasco, Gabriel

    De Buenos Aires Al Neuquén: Reseña Geográfica, Industrial, Administrativa. Ed. Tipografía de la Penitenciaría Nacional. Buenos Aires. 1902.

    En 4° (25,8 x 17,3 cm), 116 pp, incluye Portada. Encuadernación de editor con sus tapas en tela gofrada y dorada con los títulos. Buen ejemplar. Suárez, n. 1298. Primera edición.
     
    Un texto sumamente descriptivo de la situación de Neuquén y su región a comienzos del siglo XX. Realiza esta travesía por instrucciones del entonces Ministro del Interior, Dr. Joaquín V. González, y nos entrega una vívida mirada de aquel territorio patagónico, por entonces aún tan alejado del centro del poder nacional, Buenos Aires.

    Su autor, G. Carrasco (1854 - 1908), de origen rosarino, abogado, político, historiador, geógrafo y periodista, escribió esta obra siendo director de la Oficina Demográfica Nacional. Prolífico autor, fue miembro de la Junta de Historia y Numismática.
     
    BASE: U$S 150.- 


  • El padre Alberto María de Agostini, eximio documentalista
     
    Alberto María de Agostini (1883 – 1960) de origen italiano, fue un misionero de la orden de Don Bosco, montañista y geógrafo. Visitó Tierra del Fuego y buena parte de la Patagonia. Exploró territorios sólo descriptos en mapas, y descubrió otros como el Parque Nacional chileno ubicado al sur del Estrecho de Magallanes, que hoy lleva su nombre. De Agostini documentó el territorio patagónico con notable precisión publicando obras imperdibles.


     
    Consultar

    169. De Agostini, Alberto María

    Última Esperanza. Chile. Estudios Fotográficos de (…) 20 Vistas y 2 Panoramas. Cartografía de Agostini. Torino (Italia). Circa 1920 / 1930.

    Álbum (17,5 x 24 cm), con 20 fotografías -impresiones fotomecánicas- y dos panoramas impresos. Encuadernación de editor acordonada. Buen ejemplar.
     
    Este material fotográfico, obtenido muchas veces a riesgo de vida en las inhóspitas zonas montañosas del sur de la Patagonia, son plasmadas en un álbum de gran calidad técnica, con vistas mostrando cascadas, ventisqueros, la cordillera del Paine -sobre este pico, escribió en otra ocasión De Agostini: “de los más salvajes y grandiosos. Selvas, lagos, ríos, cascadas, constituyen el pedestal de este fantástico castillo torreado, con murallones gigantescos, acorazado de hielos, sobrepasado por agujas de terrible aspecto que tanta seducción ofrece al denuedo de los montañistas”-, y una cantidad de paisajes diurnos y nocturnos que revelan un verdadero artista de la cámara.
     
    BASE: U$S 140.-

  • Consultar

    170. De Agostini, Alberto María

    Tierra del Fuego. Chile. Estudios Fotográficos de (…) 20 Vistas y 2 Panoramas. Cartografía de Agostini. Torino (Italia). Circa 1920 / 1930.

    Muy raro. Álbum (17,5 x 24,6 cm), con 30 fotografías -impresiones fotomecánicas- y dos panoramas impresos. Encuadernación de editor acordonada. Buen ejemplar.
     
    En la línea editorial del título anterior, De Agostini presenta esta obra referida al tramo chileno de Tierra del Fuego. Vistas sorprendentes de aquella naturaleza inhóspita que cautivó a los viajeros de todo el mundo y en registros fotográficos que muestran las cualidades artísticas del misionero salesiano. 
     
    BASE: U$S 150.-

  • Consultar

    171. De Agostini, Alberto María

    Ushuaia. Tierra del Fuego. República Argentina. Editorial Don Bosco. Buenos Aires. Circa 1951.

    Álbum (14,8 x 20,6 cm), 4 h., incluye Portada, más 18 h., con ilustraciones fotográficas. Encuadernación de editor acordonada. Buen ejemplar.
     
    En las primeras hojas, el autor nos entrega una reseña sobre la ciudad de Ushuaia, vívido testimonio sobre su historia y progreso con una referencia al contingente de inmigrantes italianos llegado en 1948. A continuación, un repertorio de vistas de la ciudad y el paisaje circundante.
     
    BASE: U$S 140.-

  • Consultar

    172. Ferriere, Is

    De l´Ecuateur aux Pampas au Continent de la Race Cosmique. Neuchatel - Paris. Éditions Victor Attinger. 1934.

    En 8° (17,8 x 11,9 cm), 254 pp., 2 h. Encuadernación rústica de editor. Gran ejemplar, intonso.
     
    La obra fue escrita por la esposa del educador, doctor Adolfo Ferrière, quien realizó un viaje por América en 1930. Desde su título toma el concepto de raza cósmica utilizado en 1925 por el mexicano José Vasconcelos, que imaginó una nueva civilización a partir del crisol de razas asentadas en América. La esposa de aquel educador entrega un minucioso relato de los países visitados, en particular, de Argentina.
     
    BASE: U$S 80.-

  • Consultar

    173. Kellenberg, Emil

    Schweizer Schützenfahrt nach Argentinien. Von Emil Kellenberg, Walzenhausen. Herisau. 1904.

    En 8°, 84 pp, con Portada incluida; más 12 láminas con reproducciones fotográficas. Encuadernación rústica de editor. Muy buen ejemplar.
     
    Desde el título -“Viaje de un jinete suizo a Argentina”- la obra se interna en el corazón de nuestro país, destino de una corriente de inmigrantes suizos, marginados de su propia sociedad e ilusionados con un porvenir sin sobresaltos. Numerosas agencias promovieron el traslado de una fuerza de trabajo vigorosa, y el gobierno argentino se abocó a ejercer los controles necesarios para que la aventura no fuera un salto al vacío.
     
    BASE: U$S 90.-

  • Consultar

    Así nos veía un norteamericano

    174. Page, Thomas Jefferson

    La Plata, the Argentine Confederation, and Paraguay: Being a Narrative of the Exploration of the Tributaries of the River La Plata and Adjacent Countries During the Years 1853, ‘54, ‘55, and ‘56 under the orders of the United States Government. New York. Harpers & Brothers. 1859.

    En 8° (23,2 x 14,8 cm), xxxii pp, incluye Portada y Frontis; texto: 26 a 632, con un Gran mapa plegado: Map of the Basin of La Plata.. Con numerosos grabados, cuadros y planos intercalados en el texto. En el mismo año se publicó en Nueva York y Londres, aunque esta última fue quitada del comercio por el autor y el editor. Santos Gómez, 2181. Primera edición.
     
    Tras la caída de Rosas, uno de los primeros actos de Urquiza fue declarar (mediante un decreto de agosto de 1852), que las aguas de la Confederación estaban libres para las banderas de todas las naciones. Estados Unidos fue el primero en acogerse a esta disposición. En 1853 la “Water Witch” fue puesta al mando del comodoro Page, con instrucciones de explorar los afluentes del Río de La Plata, e informar sobre su navegabilidad y adaptación al comercio. La exploración, que abarcó los años 1853 a 1856, se extendió por Paraguay y la Confederación Argentina. La obra publicada contiene una amplia información sobre el suelo, el clima y las producciones de la región, y sobre los modales, hábitos y costumbres de sus pobladores.
     
    BASE: U$S 400.-

  • Consultar

    175. Schmidt, Hans

    Meine Jagd nach dem Glück in Argentinien und Paraguay. Voigtländer Verlag in Leipzig. 1921.
    En 8° (21,4 x 16,5 cm), 208 pp., más 24 pp., con reproducciones fotográficas. Primera edición.
     
    En la zaga de viajeros alemanes por Argentina, el relato de Hans Schmidt se inscribe en un relato vivencial. Lo hace buscando la felicidad en nuestro país y en Paraguay. Su periplo lo lleva por esta región y en el texto deja plasmadas sus experiencias, como si pretendiera abrirles los ojos a quienes podrían seguir sus pasos más adelante. Se conoce otro título de su autoría, también con crónicas de viaje por el Río de la Plata y el Alto Paraguay, editado en 1938.
     
    BASE: U$S 90.-

  • Consultar

    176. Wonderful Adventures (…)

    Wonderful Adventures. A series of narratives of personal experiences among the Native Tribes of America. Cassell & Company, Limited. London, Paris, New York & Melbourne. (Sin fecha)

    En 8° (18,3 x 12 cm), Frontis, Portada, 313 pp., más 8 hojas de publicidad de la editorial. Encuadernación en tela de editor, estampada. Muy buen ejemplar.

    Incluye un capítulo sobre Argentina -pp. 77 a 117- con un relato de su paso en 1868, enriquecido con ocho ilustraciones. El texto pertenece a W. S. Parfitt.
     
    BASE: U$S 160.-




  • Estanislao S. Zeballos
     
    Nacido en Santa Fe (1854 - 1923) fue un jurisconsulto, político y estadista; presidió la Cámara de Diputados de la Nación, ocupó tres veces el Ministerio de Relaciones Exteriores, director de la Sociedad Rural Argentina, profesor titular de Derecho Internacional Privado en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de Buenos Aires. Zeballos dirigió las relaciones internacionales del país en los momentos más difíciles, resolviendo pleitos de límites con Chile y Brasil.
    En varias ocasiones se desplazó sobre los territorios en litigio con las etnias “pampas”, de cuya experiencia escribió páginas de gran valor.


     
    Consultar

    177. Zeballos, Estanislao S.

    La conquista de las quince mil leguas. Estudio sobre la traslación de la frontera sud de la República al Río Negro. Dedicado a los gefes y oficiales del Ejército Expedicionario. Establecimiento Tipográfico a Vapor de “La Prensa”, Buenos Aires, 1878.

    En 4° (24 x 16 cm), 488 páginas, incluye Anteportada -con una dedicatoria del autor fechada en 1878- y Portada; con dos mapas, un plano y una lámina (con croquis de barcos) plegadas . Encuadernación de época con lomo de cuero, con algunos deterioros en la parte inferior de éste. Suárez, n. 6607. Primera edición.
     
    Este trabajo de Zeballos alentó decisivamente la ampliación de las fronteras sobre el espacio dominado por los indígenas y alertó sobre la necesidad de ocupar los territorios “vacíos”. Su dedicatoria, fechada el 11 de octubre del ´78 indica que lo hizo apenas salido de la imprenta, ya que la obra incluye una carta con la recomendación fechada el 17 de septiembre por Julio A. Roca… La edición fue distribuida entre los jefes y oficiales de la expedición comandada por Roca.

    La cartografía inglesa de la época señalaba la existencia de una amplia región  autónoma, al sur de la Argentina, denominada “Patagonia”. La cartografía nacional la titulaba “Territorio indio al sur”.
     
    BASE: U$S 200.-   

  • Consultar

    Un país colmado de expectativas

    178. Zeballos, Estanislao S.

    Descripción amena de la República Argentina. Buenos Aires. Ed. Jacobo Peuser. 1881 - 1883.

    En tres volúmenes, en 4° (25,7 x 17 cm), con encuadernación en tela gofrada de editor. Tomo I. Viaje al país de los araucanos: 447 pp., 20 láminas y 2 mapas plegados. Tomo II. La región del trigo: 330 pp., 9 láminas (una, plegada), 1 mapa plegado y tablas plegadas. Tomo III. A través de las cabañas: 335 pp., XII (Índice), y 12 láminas. Buen ejemplar, con el grabado de Zeballos en Quethé y la lámina con la vista panorámica de Rosario y su puerto, muy raras. Suárez, n. 6609.
     
    Una estudio clave en la bibliografía de los territorios recién controlados a través de la campaña militar en el sur y para verificar el desarrollo de la colonización en la región del litoral. Ilustraciones muy poco conocidas de ciudades, arquitectura rural de estancias y cabañas ganaderas. Importante ensayo que se ocupa de la Argentina en los años ’80 en el siglo XIX, en plena consolidación del desarrollo nacional.
     
    BASE: U$S 800.-  

  • Consultar

    Cuando Argentina esté en guerra, Corrientes la va a ayudar

    179. López, Carlos Antonio / (Virasoro, Benjamín)

    Tratado de Convención Especial entre el Gobierno de la República y el de la Provincia de Corrientes, sobre modificaciones del derecho de visita de las embarcaciones en los casos que tenga lugar segun el derecho de gentes. 1844. Asunción. Imprenta de la República del Paraguay.

    Rarísimo. En 8° (20,8 x 15,1 cm), 2 hojas. En una moderna carpeta con lomo de cuero y títulos dorados. Cuasi desconocido en la bibliografía paraguaya.
     
    En pleno gobierno de Carlos Antonio López, la república del Paraguay (no reconocida por la Confederación Argentina) firma un tratado internacional con el gobernador de la provincia de Corrientes. Esta anomalía se explica por razones de buena vecindad, ya que el acuerdo hace al “derecho de vista” o control de las embarcaciones mercantes, incluso las “convoyadas por barcos de guerra”.

    En tanto Juan Manuel de Rosas -a cargo de los asuntos externos de la Confederación- no reconocía su independencia como nación -se comunicaba con A. López como “Gobernador y Capitán General de la Provincia de Paraguay”-, el gobernador Benjamín Virasoro optó por restablecer el comercio con aquella, y aceptada esta iniciativa por Rosas, avanzó en un acuerdo, restableciendo “las comunicaciones y relaciones de comercio entre los dos países”, como lo indica expresamente la Convención.

    Virasoro, aliado estratégico del general Urquiza, había asumido la gobernación de su provincia bajo una bandería federal, pero las circunstancias lo llevaron a distanciarse de la política de Rosas. El 1° de mayo de 1851 firmó el Pronunciamiento contra aquel, y en Caseros cumplió una destacada actuación en el Ejército Grande. En este papel histórico lo encontramos destrabando un nuevo conflicto con el Paraguay.
     
    BASE: U$S 760.-


  • En el año de la anarquía, 1820, hacia la paz interior
     
    Ambos fueron impresos el mismo día, y ese 28 de septiembre también se publicó una Proclama de Juan Manuel de Rosas anunciando su alegría por haber contribuido al restablecimiento del general Rodríguez al mando de la provincia.


     
    Consultar

    180. Rodríguez, Martín

    El Gobernador y Capitan General Interino de esta provincia (...) A sus habitantes. (Texto:) Ciudadanos: he sido llamado por el voto de vuestros Representantes al gobierno de esta gloriosa, y benemérita Provincia en circunstancias tan difíciles (...) (Al final:) Buenos Aires Setiembre 28 de 1820. Imprenta de los Expósitos.

    En 4° (30,8 x 20,3 cm), 1 h. Buen ejemplar.  Zinny, 1820, n. 218, pp. 384 – 385.
     
    El brigadier general D. Martín Rodríguez acaba de ser nombrado gobernador y capitán general interino de la provincia y se dirige por vez primera a sus habitantes, expresando su compromiso personal con el destino que le cabe asumir. La designación de Rodríguez se hacía bajo el espíritu de resolver las agudas contradicciones que aún sacudían los vínculos de Buenos Aires con el resto de su territorio y con las provincias del litoral.
     
    BASE: U$S 330.-

  • Consultar

    Hacia el Congreso de Córdoba

    181. Manifiesto de la Honorable Junta de Representantes (...)

    Manifiesto de la Honorable Junta de Representantes (...) A todas las hermanas. (Texto:) Así que ha sido llamada esta Junta por el sufragio de la provincia que representa al árduo ejercicio de sus funciones (...) (Al final:) Dado en Buenos Aires á 28 de Setiembre de 1820. Continúa la firma impresa de las autoridades y demás miembros de la Junta. Imprenta de la Independencia.

    En 4° mayor (30,9 x 21 cm), 2 h., impresas. Buen ejemplar. Zinny, 1820, n. 219, pp. 385.
     
    La Junta de representantes realiza un pormenorizado análisis de los sucesos históricos, así como de los compromisos actuales. Al fin, comunica a sus hermanas la elección de los diputados que habrán de concurrir al Congreso organizado en Córdoba. Además, informarán sobre los trascendidos que dan cuenta del reconocimiento de nuestra independencia por parte del gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica.
     
    BASE: U$S 360.-

  • Consultar

    Con el castigo de pena de muerte, en guerra con el Brasil

    182. Soler, Miguel

    Canelones y Abril 26 de 1827. Imprenta de la Provincia Oriental.

    Rarísimo. En 4° (28,5 x 19,5 cm), 1 p., v. en bl. Ejemplar restaurado, enmarcado.  Pivel Devoto y Furlong Cardiff (en “Historia y bibliografía de la Imprenta de la Provincia…”), n. 129, p. 66, indica que se imprimieron 250 ejemplares.
     
    La nota de Soler es contra quienes favorezcan al enemigo. La Confederación se encontraba aún en guerra contra el Imperio del Brasil, y anoticiado que las fuerzas enemigas incursionarían “en una de estas noches en dirección a las puntas de Canelón Chico”, advierte e indica “Que todo individuo a quien se le fustifique relación con el enemigo por escrito, ó de palabra, en que se aceche la seguridad individual ó común del Estado, sus tropas, ó ciudadanos, será castigado con pena de muerte”.
     
    BASE: U$S 580.-

  • Consultar

    183. Cunninghame Graham, R. B.

    Success. London. Duckworth & Col. 1902.

    En 8° (medidas: 17,8 x 11,8 cm), xiv (incluye Anteportada y Portada), 1 h., 196 pp. Encuadernación de editor en tela estampada. Muy buen ejemplar. Primera edición.
     
    La obra contiene una importante sucesión de textos breves: Succes, The Gualichu Tree, Los Seguidores, Un Infeliz, From the Mouth of the Sahara, At Utrera, Might Majesty and Dominion, Sursum Corda, The Pyramid, Terror, Postponed, London, Beattock for Moffat, A Fisherman, The Impenitent Thief, The Evolution of a Village y Castles in the Air.

    Robert Bontine Cunninghame Graham fue un periodista y aventurero que cabalgaba con los gauchos en ranchos ganaderos en Argentina antes de servir como miembro del Parlamento del Partido Liberal. Fue el primer miembro socialista del Parlamento del Reino Unido; fundador y primer presidente del Partido Laborista escocés; fundador del Partido Nacional de Escocia en 1928, y el primer presidente del Partido Nacional Escocés en 1934.
     
    BASE: U$S 80.-

  • Consultar

    Ciudad de Buenos Aires

    184. Martínez, Alberto M.

    Censo general de población, edificación, comercio é industrias de la Ciudad de Buenos Aires (...) levantado en los días 11 y 18 de septiembre de 1904 bajo la administración del Señor Don Alberto Casares. Buenos Aires, Compañía Sud-Americana de Billetes de Banco. 1906.

    En 4° (26,1 x 18 cm), CLXV -incluye grabado plegado (“Vista panorámica del puerto y de la ciudad”), Anteportada y Portada), más 553 pp., y un Plano de la Ciudad de Buenos Aires plegado. Encuadernación en tela de editor. Ejemplar en gran forma.
     
    En su primera parte la obra reúne varios estudios firmados por Alberto M. Martínez con numerosos análisis sobre los resultados numéricos del censo y sus razones y consecuencias. Vemos allí por ejemplo, grupos de edades, creencias religiosas, nivel de escolaridad, la población extranjera, los huérfanos, los propietarios… Y en particular, publica los estudios sobre los resultados en las casas de inquilitato, del comercio, de la industria, de las ong (“Asociaciones”) y los diarios y revistas. En la segunda parte se da a conocer el resultado crudo del censo en sus distintos puntos de interés.

    En suma, una verdadera radiografía de nuestra capital federal en los inicios del siglo XX.
     
    BASE: U$S 200.-

  • Consultar

    Educación y desarrollo

    185. Amadeo, Tomás (Director)

    Boletín mensual del Museo Social Argentino. Buenos Aires. Ed. Coni Hermanos. 1912/1913.

    Inhallables. Ambos volúmenes, en 4° (24,7 x 15,8 cm), encuadernados de época con lomo de cuero y títulos dorados. Tomo I: 584 pp. Tomo II: 555 pp. Ejemplares en buena forma.
     
    En 1911 se fundó en Buenos Aires el Museo Social Argentino bajo la iniciativa del doctor Tomás Amadeo. Inspirado en el Musée Social de Paris, buscó crear un ámbito de estudio de los problemas que aquejan a la sociedad reuniendo científicos e intelectuales dispuestos a promover una novedosa cooperación y además, se trazó el compromiso de promover las bondades de Argentina “en todo el mundo”.

    Bajo esa iniciativa, al año siguiente comenzó la edición del Boletín que en forma mensual daba a conocer los temas centrales en estudio. Fue una importante publicación que abordó temas rurales y urbanos de la educación; la situación social de la mujer; la economía, la minería, los parques nacionales, el ahorro escolar y múltiples aspectos de la vida en la Argentina.
     
    BASE: U$S 180.-

  • Consultar

    186. Malaurie, Clémence (Directora)

    Revue Illustrée du Rio de la Plata. 1889 – 1892. Imprimerie Alcan-Levy. Paris.

    Dos volúmenes, en Gran Folio (40 x 29 cm), con su antigua encuadernación con lomo de cuero y títulos dorados. El tomo I: N° 1 al 15. Tomo II: N° 16 al 36. Cada número con el retrato de un personaje en la portada -el número 35, con la imagen de Juana Manuela Gorriti-, profusamente ilustrado con fotografías y grabados impresos en gran calidad. Muy difícil de hallar con esta sucesiva cantidad de números.
     
    Excepcional obra, de gran interés iconográfico; con textos en francés y algunos, bilingüe español-francés; con su edición al estilo de “La Ilustración Española”.

    Sus ilustraciones, algunas a plena y doble página, se extienden por distintos puntos del interior de Argentina y Uruguay, y en particular de sus dos capitales. La ciudad de Buenos Aires aparece de modo recurrente con vistas del Puerto, el Paseo de Palermo; el Pabellón Argentino y la Exposición Universal de 1889, la Exposición Rural de 1890, y hasta la revolución de aquel año. Además, nos entrega numerosas imágenes de su gente; del gaucho, el soldado, los indígenas… Ciudad y campaña reflejadas con gran efusión de imágenes. Y entre los autores de los artículos, la pluma de Rubén Darío, de Domingo Faustino Sarmiento y Bartolomé Mitre, quien publicó por encargo de su directora -madame Clémence Malaurie-, su “Autotipia”, un ensayo autobiográfico que es un clásico. También damos con artículos firmados por Alejo Peyret y Emilio Daireaux. El número de Mayo de 1892 es un especial homenaje a la revolución de 1810.

    Muy interesante obra de consulta sobre las tierras del Plata a fines del siglo XIX. Sus páginas de arte y el análisis del pasado y del presente son hoy fuentes de gran valía.

    Se aprecian notables ilustraciones firmadas por Oreste Cortazzo, también obras pictóricas de Eduardo Sívori, Aguyari y Nicolás Cotanda, y otras obtenidas a partir de imágenes fotográficas de gran interés iconográfico.
     
    BASE: U$S 900.-

  • Consultar

    El Mercurio Peruano

    187. (Editor) Fuentes, Manuel A.

    Biblioteca Peruana de Historia, Ciencias y Literatura. Colección de escritos del anterior y presente siglo. De los más acreditados autores peruanos. Por Manuel A. Fuentes. Tomo Primero. Antiguo Mercurio Peruano. Lima. Felipe Bailly. 1861.

    En 8° (17,2 x 11,4 cm), Anteportada, Portada, 2 h., 315 pp, más un Estado y un mapa plegados. Encuadernación en tela de editor. Primer título de la colección. Buen ejemplar, apenas algo moteado y con una vieja huella de agua en el margen inferior derecho.
     
    El “Mercurio peruano” se editó entre los años 1791 y 1705; fueron sus responsables los miembros de la llamada Sociedad de Amantes del País, entre ellos Hipólito Unanue.  Para que los textos de aquel periódico no ingresen a un cono de sombras y olvido, Manuel A. Fuentes decidió editar esta obra con numerosos artículos escogidos de la publicación original, la que ya por entonces sólo se podía conseguir “a subidos y caprichosos precios”. En las páginas de este volumen damos con interesantes textos referidos a historia, viajes, misiones y descripciones geográficas y políticas.
     
    BASE: U$S 180.-

  • Consultar

    Perú musical

    188. Henri Herz

    La Tapada. Polka caractéristique du Pérou. Paris. Imp. Bertauts. (Circa 1860).

    En Folio (30,6 x 25,6 cm), Portada con grabado, texto: 1 - 11 p. Buen ejemplar.
     
    Partitura con la música del compositor austriaco Henri Herz (1803 -  1888), un eximio pianista que visitó Lima en dos ocasiones en los años 1850 y 1851 como parte de su gira por América. Herz fabricó pianos los que comercializó con buen resultado. Exquisito en su ejecución, se dijo en México que quien no ha oído tocar a Herz no sabe lo que es un piano… Como lo hiciera en aquel país -donde cosechó los más cálidos elogios- el compositor se esmeró en Lima por cultivar una identidad local; aquí en una partitura editada en París con el retrato de una tapada limeña y su texto explicativo al pie de la portada.

    La obra fue distribuida por la casa parisina de Alfred Ikelmer, un destacado editor de música. Lo advertimos en el sello húmedo de la portada.
     
    BASE: U$S 180.-

Volver a arriba