VOLVER

PASEOS CULTURALES

EGIPTO, BUENAS NUEVAS CON MILES DE AÑOS









Para quienes nos emocionamos frente a un testimonio del mundo antiguo, visitar Egipto con todos sus tesoros es un destino muy atractivo. Pero desde nuestra sede en Buenos Aires, Argentina, viajar hasta aquel país siempre ha sido una empresa de relevante costo económico. Conscientes de ello e inmersos en este tiempo de pandemia, queremos invitarlos a realizar un tour virtual por aquel espacio de fascinación y misterio. Lo hacemos además inspirados por las noticias más recientes.

El Desfile Dorado de los Faraones

En un acontecimiento histórico, días pasados, El Cairo vivió una sorprendente fiesta de patrimonio cultural; el traslado de veintidós momias -cuatro reinas y dieciocho reyes- desde su antiguo emplazamiento hacia la nueva sede del Museo de Fustat, que forma parte del llamado Gran Museo Egipcio (GEM). La caravana se formó respetando el orden cronológico de los faraones; la encabezó Seqenenre Taa II, gobernante de la dinastía XVII, y fue Ramsés IX quien la cerró, la autoridad suprema de aquella civilización en el siglo XII antes de Cristo. Entre las faraonas se encontraba la reina Hatshepsut, proclamada después de la muerte de su esposo -Tutmosis II- cuando las mujeres no podían acceder al sitial máximo del Estado egipcio.

Cada faraón avanzó por las calles de la capital egipcia instalado sobre una carroza dorada; veintidós carrozas construidas por artesanos locales respetando las formas de los carros de combate encontrados en la tumba de Tutankamón, aunque con todos los avances tecnológicos para la preservación de aquellos restos sagrados: llevaban una urna de vidrio con nitrógeno, replicando las condiciones en las que dichas momias se preservaban en el museo. El espectáculo cautivó la mirada de los pobladores locales y del público internacional, coronando con éxito un programa destinado a promover el turismo cultural.

El cortejo fue transmitido por centenares de cadenas televisivas y millones de espectadores lo vieron en directo por todo el mundo. Si quieres revivir aquellos momentos en un video breve, puedes acceder a este link.

Y si prefieres disfrutar de la ceremonia completa, te invitamos a verla en este link.

El recorrido se inició en la plaza Altahrir, sede del antiguo Museo Egipcio y donde se encuentra el obelisco de Ramses II -cuyos restos también formaba parte de la procesión- y luego de avanzar a lo largo de cinco kilómetros, fue recibido por las más altas autoridades locales en el acceso al nuevo museo de Fustat, ubicado en las proximidades de las pirámides. Está previsto que la nueva sede sea inaugurada en los meses venideros; reunirá los más importantes tesoros arqueológicos de Egipto, entre ellos, la tumba de Tutankamón.

La historia de estos restos se vincula con las actividades ilegales de los buscadores de tumbas en la segunda mitad del siglo XIX. Un importante grupo de estas momias de los faraones fue localizado en 1881, las mismas se encontraban ocultas en un acantilado de la necrópolis de Luxor. El sitio ya había sido saqueado por años y tras los pasos de aquellos profanadores se localizó el yacimiento y para sorpresa de los especialistas dependientes del Servicio de Antigüedades, salió a la luz un depósito con medio centenar de momias, once de ellas correspondientes a faraones, entre las que se encontraban los restos de Ramsés II. A fines del siglo XIX, un nuevo depósito de tumbas reales fue descubierto en el Valle de los Reyes: junto al sarcófago de Amenofis II -quien hizo construir la estructura- se hallaron los sarcófagos de otros nueve faraones.

Descubren la ciudad de Luxor

Apenas unos días después de aquel fantástico desfile, su arqueólogo más destacado, Zahi Hawass, anunció un sorprendente hallazgo: los restos de la mayor ciudad hasta aquí localizada, oculta desde hace 3000 años bajo las arenas de Luxor.

Aquel enorme conglomerado humano fue fundado por el faraón Amenhotep III, quien gobernó desde 1391 hasta 1353 antes de Cristo, y se mantuvo activo al menos durante los reinados de Tutankamón y Ay. La misión científica ya ha desenterrado distintas áreas con edificaciones, identificando numerosos objetos que ya han permitido definir su ubicación cronológica y buena parte de su funcionalidad. Para los expertos, se trataba de un importante centro administrativo y residencial, el que también alojaba un área de trabajo artesanal. Fruto de las excavaciones, ya se localizó un taller con moldes para la elaboración de amuletos y otros objetos decorativos, y también una zona de producción de ladrillos, los que se utilizaron en la construcción de los templos, bien lo indica el sello con la identificación del faraón Amenhotep III.

A miles de años de su apogeo la civilización egipcia nos sigue sorprendiendo. En el último tiempo, numerosos hallazgos han permitido confirmar referencias y despertar nuevas incógnitas. Bajo las arenas de Egipto, qué duda cabe, yacen aún cuantiosos tesoros que despertarán nuestro asombro cuando salten a la luz bajo la paciente labor de los arqueólogos.

Fotografías: Gentileza Embajada de la República Árabe de Egipto en Argentina, y Comunidad de Facebook This is wonderful Egypt.


¿Le interesa vender algunas obras?

Envíenos un correo electrónico indicando brevemente
qué obras piensa poner en venta, y le responderemos. Haga click aquí­

Suscríbase a nuestro newsletter para estar actualizado.